Feniltoloxamina

Acción terapéutica.

Antihistamínico.

Propiedades.

Es un antihistamínico H1 que compite con la histamina por los receptores H1 de las células efectoras, con lo que evita las respuestas mediadas por ella. Las acciones muscarínicas de la feniltoloxamina generan un efecto hiposecretor sobre la mucosa nasal. La feniltoloxamina se absorbe bien en el tracto gastrointestinal después de la administración oral y su metabolismo es principalmente hepático. El uso prolongado puede provocar tolerancia o disminución de la eficacia terapéutica (taquifilaxia). Esto puede deberse a la inducción de enzimas hepáticas que se traduce en un aumento del metabolismo de la feniltoloxamina.

Indicaciones.

Rinitis, sinusitis, alergia rinosinusal, rinorrea.

Dosificación.

La dosis oscila entre 10 y 30mg/día.

Reacciones adversas.

Dolor de garganta, fiebre, hemorragias o hematomas no habituales, cansancio o debilidad no habitual, precordialgias, somnolencia, espesamiento de las secreciones bronquiales.

Precauciones y advertencias.

No se recomienda su uso en las madres en lactación ya que se excreta en pequeñas cantidades en la leche materna y puede producir irritabilidad o excitación no habitual en los lactantes; asimismo, por su acción antimuscarínica, este fármaco puede inhibir la secreción de leche. No se recomienda su uso en recién nacidos ni en prematuros, debido a que presentan mayor sensibilidad a los efectos antimuscarínicos, como excitación del sistema nervioso central y aumento de la tendencia a las convulsiones. Los pacientes geriátricos son más propensos a padecer mareos, sedación, hipotensión, hiperexcitación y efectos secundarios antimuscarínicos, como sequedad de boca y retención urinaria. El uso prolongado puede inhibir o disminuir la secreción salival, lo que contribuye al desarrollo de caries, enfermedad periodontal, candidiasis oral y malestar.

Interacciones.

Alcohol, depresores del sistema nervioso central, amantadina, otros antihistamínicos, antimuscarínicos u otros medicamentos con acción antimuscarínica, haloperidol, fenotiazinas, procainamida, ipratropio, medicamentos ototóxicos.

Contraindicaciones.

La relación riesgo-beneficio debe evaluarse en los siguientes casos clínicos: asma, obstrucción del cuello de la vejiga o retención urinaria.

Sobredosificación.

Los signos de sobredosis incluyen: torpeza o inestabilidad, sequedad de boca, nariz o garganta, sofocación o enrojecimiento de la cara, sensación de falta de aire o disnea, somnolencia severa, alucinaciones, crisis convulsivas, insomnio, cefalea, latidos cardíacos lentos o rápidos no habituales. El tratamiento de la sobredosis es sintomático y de mantenimiento e incluye inducción del vómito, lavado gástrico con una solución de cloruro sódico isotónica si el paciente es incapaz de vomitar en un plazo de tres horas después de la ingestión, uso de catárticos salinos como leche de magnesia, vasopresores para el tratamiento de la hipotensión, oxígeno y líquidos intravenosos.

Medicamentos que contienen Feniltoloxamina y otro principio activo