ZIAGENAVIR

GLAXOSMITHKLINE

Antirretroviral específico activo frente a VIH.

Advertencia: Los pacientes que desarrollen signos o síntomas de hipersensibilidad (los cuales incluyen fiebre, rash cutáneo, fatiga y síntomas gastrointestinales como náuseas, vómitos, diarrea o dolor abdominal), y síntomas respiratorios tales como faringitis, disnea o tos, deberían discontinuar Ziagenavir tan pronto como se sospechara dicha reacción de hipersensibilidad. Ziagenavir no debería volver a ser indicado luego de una reacción de hipersensibilidad debido a que síntomas más severos podrían reaparecer en pocas horas, incluyendo hipotensión severa y muerte. Han sido descriptas reacciones fatales de hipersensibilidad en la terapia con Ziagenavir. Los síntomas de esta reacción de hipersensibilidad pueden ocurrir en cualquier momento del tratamiento con Ziagenavir. Los pacientes que desarrollen signos o síntomas de hipersensibilidad deben consultar inmediatamente a su médico. Se han comunicado casos de acidosis láctica y hepatomegalia severa con esteatosis, incluso casos fatales, con el empleo de análogos de nucleósidos solos o en combinación, incluyendo Ziagenavir y otros antirretrovirales.

Composición.

Cada comprimido recubierto ranurado contiene: Abacavir (como sulfato) 300,00 mg. Celulosa microcristalina 414,60 mg. Glicolato de almidón sódico tipo A 24,00 mg. Estearato de magnesio 8,00 mg. Sílice coloidal anhidro 2,40 mg. Opadry amarillo YS-1-12789-A 14,00 mg. Cada ml de solución oral contiene: Abacavir (como sulfato) 20,00 mg. Sorbitol 70%.492,00 mg. Sacarina sódica 0,30 mg. Sabor artificial de fresa 2,00 mg. Sabor artificial de banana 2,00 mg. Citrato sódico 10,00 mg. Ácido cítrico anhidro 7,00 mg. Metilparahidroxibenzoato 1,50 mg. Propilparahidroxibenzoato 0,18 mg. Propilenglicol 50,00 mg. Ácido clorhídrico diluido y/o Solución de hidróxido de sodio c.s.p. pH = 4,1. Agua purificada c.s.p. 1,00 ml.

Indicaciones.

Ziagenavir está indicado en terapia de combinación antirretroviral para el tratamiento de la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en adultos y niños.

Dosificación.

El tratamiento debe ser iniciado y supervisado por un profesional con experiencia en el tratamiento de la infección con el VIH. Ziagenavir puede administrarse con o sin alimentos. Adultos y adolescentes de al menos 30 kg de peso: La dosis recomendada de Ziagenavir es de 600 mg al día. Esta dosis puede administrarse como 300 mg (un comprimido o 15 ml de solución oral) dos veces al día o como 600 mg (dos comprimidos) una vez al día. Los pacientes que cambian a la pauta de una vez al día deberían tomar 300 mg dos veces al día y cambiar a 600 mg una vez al día a la mañana siguiente. Cuando se prefiera una pauta de una vez al día por la noche, deberían tomar 300 mg de Ziagenavir sólo en la primera mañana, seguido de 600 mg por la noche. Cuando se vuelva al régimen de dos veces al día, los pacientes deberían completar los días de tratamiento y comenzar con 300 mg dos veces al día la mañana siguiente. Niños desde los 3 meses y que pesan menos de 30 kg: Comprimidos: Niños que pesan al menos 30 kg: Debe tomarse la dosis de adultos de 300 mg dos veces al día o 600 mg una vez al día. Niños que pesan entre 21 kg y 30 kg: Medio comprimido de abacavir por la mañana y un comprimido entero por la noche. Niños que pesan entre 14 kg y 21 kg: Medio comprimido de abacavir dos veces por día. La solución oral puede ser administrada a niños que pesan menos de 14 kg o a aquellos pacientes que son incapaces de tragar los comprimidos. Solución oral: La dosis recomendada es de 8 mg/kg dos veces al día, hasta un máximo de 600 mg (2 comprimidos o 30 ml de solución oral) diarios. Niños menores de 3 meses: Los datos disponibles sobre el uso de Ziagenavir en este grupo de edad son muy escasos. Alteración renal: No es necesario ajustar la dosis de Ziagenavir en pacientes con disfunción renal. No obstante, se debe evitar la administración de Ziagenavir en pacientes con enfermedad renal en fase terminal. Alteración hepática: Abacavir se metaboliza principalmente en el hígado. La dosis recomendada de Ziagenavir en pacientes con insuficiencia hepática leve (puntuación Child-Pugh 5-6) es de 200 mg (10 ml) dos veces al día. Para reducir la dosis para el tratamiento de estos pacientes deberá utilizarse Ziagenavir solución oral. Abacavir está contraindicado en pacientes con insuficiencia hepática moderada o grave, ya que no se ha estudiado la farmacocinética en este grupo de pacientes. Ancianos: Actualmente no se dispone de datos farmacocinéticos en pacientes mayores de 65 años.

Contraindicaciones.

Ziagenavir está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida a abacavir o a cualquier componente de su formulación. Ziagenavir está contraindicado en pacientes con insuficiencia hepática moderada o grave.

Reacciones adversas.

HIPERSENSIBILIDAD: En general, en los estudios clínicos conducidos antes de la introducción de la detección del alelo HLA B*5701, aproximadamente 5% de los sujetos que recibieron Ziagenavir desarrollaron una reacción de hipersensibilidad, la cual en raros casos resultó ser fatal. Esta reacción se caracteriza por la aparición de síntomas que indican un compromiso multiorgánico. Casi todos los pacientes que desarrollan reacciones de hipersensibilidad presentan fiebre y/o rash (usualmente máculo-papular o urticariano) como parte del síndrome, sin embargo, algunas reacciones han ocurrido sin rash o fiebre. Los síntomas pueden ocurrir en cualquier momento durante el tratamiento con Ziagenavir, pero generalmente aparecen en las primeras seis semanas de la iniciación del tratamiento (tiempo medio de comienzo 11 días). A continuación se relacionan los signos y síntomas de esta reacción de hipersensibilidad. Ellos se han identificado a partir bien de estudios clínicos bien del seguimiento de farmacovigilancia tras la comercialización. Los notificados en al menos un 10% de pacientes con una reacción de hipersensibilidad están en negrita. Signos y síntomas de la reacción de hipersensibilidad: Piel: Rash (usualmente máculo-papular o urticariano). Tracto gastrointestinal: Náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, ulceración de la boca. Tracto respiratorio: Disnea, tos, dolor de garganta, síndrome de distress respiratorio del adulto, paro respiratorio. Misceláneos: Fiebre, fatiga, malestar, edema, linfoadenopatía, hipotensión, conjuntivitis, anafilaxis. Neurológicos/psiquiatría: Cefalea, parestesia. Hematológicos: Linfopenia. Hígado/páncreas: Elevación de los tests funcionales, insuficiencia hepática. Musculoesqueléticos: Mialgia, raramente miólisis, artralgia, fosfocreatinquinasa elevada. Urología: Creatinina elevada, insuficiencia renal. El rash (81% frente a 67% respectivamente) y las manifestaciones gastrointestinales (70% frente a 54% respectivamente) se comunicaron con más frecuencia en niños que en adultos. Algunos pacientes con hipersensibilidad fueron diagnosticados inicialmente como portadores de una enfermedad respiratoria (neumonía, bronquitis, faringitis), un síndrome pseudo-gripal, gastroenteritis o reacciones a otros medicamentos. Esta demora en el diagnóstico de hipersensibilidad ha resultado en la continuación o reintroducción de Ziagenavir, conduciendo a una reacción de hipersensibilidad más severa o muerte. Por lo tanto, el diagnóstico de la reacción de hipersensibilidad debería ser cuidadosamente considerado en aquellos pacientes que presenten síntomas de estas enfermedades. Si la reacción de hipersensibilidad no puede ser confirmada, no debe indicarse nuevamente Ziagenavir ni cualquier otro producto conteniendo abacavir (por ej.: Kivexa®, Tricivir®). Los síntomas relacionados con esta reacción de hipersensibilidad empeoran al continuar el tratamiento y generalmente se resuelven con la interrupción de la administración de Ziagenavir. La reinstauración de Ziagenavir tras una reacción de hipersensibilidad resulta en un pronto retorno a los síntomas en cuestión de horas. Esta recurrencia de la hipersensibilidad puede ser más severa que la presentación inicial, y puede incluir hipotensión fatal y muerte. Independientemente de su condición HLA B*5701, los pacientes que desarrollan hipersensibilidad deben discontinuar Ziagenavir y no deben volver a recibirlo nunca más así como otros productos conteniendo abacavir (por ej.: Kivexa®, Tricivir®). Ha habido reportes poco frecuentes de reacciones de hipersensibilidad siguiendo a la reintroducción de Ziagenavir, cuando la interrupción fue precedida por un único síntoma característico de hipersensibilidad (rash, fiebre, malestar/fatiga, síntomas gastrointestinales o respiratorios). En muy raras ocasiones se han reportado reacciones de hipersensibilidad en pacientes que han reiniciado la terapia y que no habían presentado síntomas precedentes de una reacción de hipersensibilidad. En el caso de muchos de estos eventos adversos, no está claro si están relacionados con abacavir, con el amplio rango de fármacos utilizados en el tratamiento de la enfermedad por VIH o si son consecuencia del proceso de la enfermedad. Muchas de las reacciones adversas descriptas más abajo (náuseas, vómitos, diarrea, fiebre, fatiga, rash) ocurren comúnmente como parte de la hipersensibilidad al abacavir. Por lo tanto, los pacientes con cualquiera de estos síntomas deben ser evaluados cuidadosamente por la presencia de esta reacción de hipersensibilidad. Si se ha discontinuado el tratamiento con Ziagenavir por experimentar cualquiera de estos síntomas, y se decide reiniciar el tratamiento, debería realizarse sólo bajo una estricta supervisión médica. La mayoría no ha sido limitante para el tratamiento. La siguiente convención ha sido utilizada para la clasificación de los efectos adversos: Muy comunes (≥1/10), comunes (≥1/100, < 1/10), poco comunes (≥1/1.000, < 1/100), raramente (≥1/10.000, < 1/1.000), muy raramente ( < 1/10.000). Estudios Clínicos: Trastornos metabólicos y nutricionales: Comunes: Anorexia. Trastornos del sistema nervioso: Comunes: Cefalea. Trastornos gastrointestinales: Comunes: Náuseas, vómitos, diarrea. Trastornos generales y del sitio de administración: Comunes: Fiebre, letargo, fatiga. Datos posteriores a la comercialización: Trastornos metabólicos y nutricionales: Comunes: Hiperlactatemia. Raramente: Acidosis láctica. Redistribución adiposa: Redistribución/acumulación de la grasa corporal La incidencia de estos eventos depende de múltiples factores incluyendo la combinación particular de drogas antirretrovirales. Trastornos gastrointestinales: Raramente: Se ha reportado pancreatitis, pero se desconoce la relación causal con Ziagenavir. Trastornos de la piel y tejido subcutáneo: Comunes: Rash (sin síntomas sistémicos). Muy raramente: Eritema multiforme, síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica.

Advertencias.

Reacción de Hipersensibilidad: En general, en los estudios clínicos conducidos antes de la introducción de la detección del alelo HLA B*5701, aproximadamente 5% de los sujetos que recibieron Ziagenavir desarrollaron una reacción de hipersensibilidad, la cual en raros casos ha demostrado ser fatal. Factores de riesgo: Estudios han mostrado que la portación del alelo HLA B*5701 está asociada con un significativo aumento del riesgo de una reacción de hipersensibilidad al abacavir. Se estimó que de 48% a 61% de los pacientes con el alelo HLA B*5701 desarrollarán una reacción de hipersensibilidad en el transcurso del tratamiento. Los médicos deberían considerar la detección de la portación del alelo HLA B*5701 en cualquier paciente infectado con VIH sin exposición previa al abacavir. Se recomienda la detección antes del reinicio de abacavir en pacientes con estado HLA B*5701 desconocido que previamente han tolerado abacavir. No se recomienda el uso de abacavir en pacientes portadores conocidos del alelo HLA B*5701 y debería ser considerado solamente en circunstancias excepcionales donde el beneficio potencial supere al riesgo y con una cuidadosa supervisión médica. En cualquier paciente tratado con abacavir, el diagnóstico clínico de la sospecha de hipersensibilidad debe seguir siendo la base para la toma de decisiones clínicas. Aún en ausencia del alelo HLA B*5701, es importante discontinuar el abacavir en forma permanente y no reinstaurarlo si una reacción de hipersensibilidad no ha podido ser desestimada por motivos clínicos, debido al potencial de reacciones severas o hasta fatales. Los síntomas de esta reacción de hipersensibilidad pueden ocurrir en cualquier momento durante el tratamiento con Ziagenavir, pero generalmente ocurren en las primeras seis semanas de terapia. Se debe controlar estrechamente a los pacientes, especialmente durante los dos primeros meses de tratamiento con Ziagenavir, programándose una consulta con el paciente cada dos semanas. Ziagenavir o cualquier otro producto conteniendo abacavir (Kivexa®, Tricivir®) no debe ser nunca reinstaurado luego de una reacción de hipersensibilidad, dado que pueden presentarse síntomas más severos en cuestión de horas, incluyendo hipotensión severa y muerte. Independientemente de su condición HLA B*5701 cualquier paciente que desarrolle signos o síntomas de hipersensibilidad DEBE COMUNICARSE INMEDIATAMENTE con su médico tratante. Si se diagnostica una reacción de hipersensibilidad, debe suspenderse inmediatamente el Ziagenavir. Para evitar una demora en el diagnóstico y minimizar el riesgo de una reacción de hipersensibilidad fatal, Ziagenavir debería ser discontinuado permanentemente si no puede establecerse dicha reacción, aun cuando otros diagnósticos puedan ser posibles (enfermedades respiratorias, síndrome pseudo-gripal, gastroenteritis o reacciones a otros medicamentos). Ziagenavir o cualquier otro producto conteniendo abacavir (Kivexa®, Tricivir®) no debería reiniciarse aun cuando una recurrencia de los síntomas ocurriese tras la reinstauración de otras drogas alternativas. En el estuche de Ziagenavir se incluye una Tarjeta de Advertencia que contiene información acerca de esta reacción de hipersensibilidad. Tratamiento tras la interrupción del tratamiento con Ziagenavir: Independientemente de la condición HLA B*5701 del paciente, si el tratamiento con Ziagenavir ha sido discontinuado y se está considerando reestablecer el tratamiento, la razón para dicha discontinuación debería ser evaluada de modo tal de asegurar que el paciente no presentó síntomas de hipersensibilidad. Si la reacción de hipersensibilidad no puede ser confirmada, Ziagenavir o cualquier otro producto medicinal conteniendo abacavir (Kivexa®, Tricivir®) no debería ser reinstaurado. Ha habido reportes poco frecuentes de reacciones de hipersensibilidad siguiendo a la reintroducción de Ziagenavir, cuando la interrupción fue precedida por un único síntoma característico de hipersensibilidad (rash, fiebre, malestar/fatiga, síntomas gastrointestinales o un síntoma respiratorio). Si se toma la decisión de reiniciar la administración de Ziagenavir en estos pacientes, sólo debe hacerse bajo supervisión médica directa. En muy raras ocasiones se han reportado reacciones de hipersensibilidad en pacientes que reiniciaron el tratamiento y que no habían presentado síntomas de una reacción de hipersensibilidad en forma precedente. Si se toma la decisión de reiniciar la administración de Ziagenavir, esto debe hacerse solo si el paciente u otros pueden acceder al cuidado médico rápidamente. Se recomienda la detección de la portación del alelo HLA B*5701 previo al inicio con abacavir en pacientes con estado HLA B*5701 desconocido que previamente han tolerado abacavir. No se recomienda el reinicio con abacavir en aquellos pacientes cuyo test para HLA B*5701 resultó positivo y sólo debe considerarse bajo circunstancias excepcionales cuando el beneficio potencial supere al riesgo y con una cuidadosa supervisión médica. Información esencial para el paciente: Los médicos deben asegurarse que los pacientes están completamente informados acerca de la siguiente información sobre reacciones de hipersensibilidad: Los pacientes deben estar advertidos de la posibilidad de una reacción de hipersensibilidad a Ziagenavir que podría resultar en una reacción que represente un riesgo para la vida y que ese riesgo de una reacción de hipersensibilidad se incrementa si son HLA B*5701 positivos. Los pacientes deben ser informados que aun siendo HLA B*5701 negativos también pueden experimentar una reacción de hipersensibilidad al abacavir. Así es que, cualquier paciente que desarrolle signos o síntomas consistentes con una posible reacción de hipersensibilidad al abacavir DEBE COMUNICARSE con su médico INMEDIATAMENTE. Deberá recordarse a los pacientes hipersensibles a Ziagenavir que nunca deben volver a tomar Ziagenavir o cualquier otro producto medicinal que contenga abacavir (por ej.: Kivexa®, Tricivir®), independientemente de su condición HLA B*5701. Los pacientes que han suspendido la terapia con Ziagenavir por alguna razón, y particularmente debido a posibles reacciones adversas o enfermedad, deben ser advertidos de consultar a su médico antes de reiniciar la terapia. Los pacientes deben ser advertidos de la importancia de tomar Ziagenavir regularmente. Se debe recordar a cada paciente de leer la Información para el paciente contenida en este prospecto. Se les debe recordar la importancia de retirar la Tarjeta de Advertencia incluida en el estuche y de llevarla siempre consigo. Acidosis láctica / Hepatomegalia severa con esteatosis: Con el uso de análogos de nucleósidos solos o en combinación, incluyendo abacavir, han sido reportados casos de acidosis láctica y severa hepatomegalia con esteatosis, incluyendo casos fatales. La mayoría de estos casos se han presentado en mujeres. Las características clínicas que pueden ser indicativas del desarrollo de acidosis láctica incluyen debilidad generalizada, anorexia, pérdida de peso repentina e inexplicable, síntomas gastrointestinales y síntomas respiratorios (disnea y taquipnea). Se debe tener precaución cuando se administra Ziagenavir a cualquier paciente y particularmente a aquellos con factores conocidos de riesgo de enfermedad hepática. El tratamiento con Ziagenavir debe ser suspendido en cualquier paciente que desarrolle hallazgos clínicos o de laboratorio sugestivos de acidosis láctica o hepatotoxicidad (los cuales pueden incluir hepatomegalia y esteatosis, aun en ausencia de una marcada elevación de las transaminasas). Disfunción mitocondrial: los análogos de nucleótido y nucleósido causan un grado variable de daño mitocondrial. Ha habido informes de disfunción mitocondrial en bebés VIH negativos expuestos in utero y/o post-parto a análogos de nucleósido. Los principales acontecimientos adversos notificados son trastornos hematológicos (anemia, neutropenia), trastornos metabólicos (hiperlactatemia, hiperlipasemia). Estos acontecimientos son a menudo transitorios. Se han notificado algunos trastornos neurológicos de aparición tardía (hipertonía, convulsión, comportamiento anormal). Actualmente no se sabe si los trastornos neurológicos son transitorios o permanentes. Cualquier niño expuesto in utero a análogos de nucleótido o de nucleósido, incluso los niños VIH negativos, debe someterse a un seguimiento clínico y de laboratorio, y en caso de signos o síntomas relevantes debe ser minuciosamente investigada una posible disfunción mitocondrial. Estos hallazgos no afectan las recomendaciones actuales nacionales para utilizar tratamiento antirretroviral en mujeres embarazadas para prevenir la transmisión vertical del VIH. Redistribución adiposa: Redistribución/acumulación de la grasa corporal, incluyendo obesidad central, agrandamiento adiposo dorsocervical (joroba de búfalo), adelgazamiento periférico y facial, agrandamiento mamario, elevación de los niveles de lípidos séricos y glucosa plasmática, han sido observados en forma separada o conjunta en algunos pacientes bajo terapia combinada con antirretrovirales. Mientras que todos los miembros de las clases de inhibidores de proteasa e inhibidores nucleósidos de la transcriptasa reversa han sido asociados con uno o más de estos eventos específicos, ligados a un síndrome general comúnmente referido como lipodistrofia, los datos indican que existen diferencias en el riesgo entre los miembros individuales de las respectivas clases terapéuticas. Además, el síndrome lipodistrófico tiene una etiología multifactorial; por ejemplo el estadío de enfermedad de VIH, la edad avanzada y la duración del tratamiento antirretroviral, juegan un rol importante, posiblemente roles sinérgicos. Se desconoce hasta el momento las consecuencias a largo plazo. La evaluación clínica debe incluir la detección de signos de redistribución adiposa. Se deben considerar los niveles de lípidos en suero y glucosa en sangre. Los desórdenes lipídicos deben ser manejados clínicamente en forma apropiada. Pancreatitis: Se ha comunicado la aparición de pancreatitis, pero la relación causal con el tratamiento con Ziagenavir es incierta. Triple terapia con nucleósidos: En pacientes con elevada carga viral ( > 100.000 copias/ml) la elección de una combinación triple con abacavir, lamivudina y zidovudina necesita una consideración especial. Ha habido informes de una elevada tasa de fallo virológico y de aparición de resistencias en una fase temprana cuando abacavir se combina con tenofovir disoproxil fumarato y lamivudina en un régimen de una vez al día. Administración una vez al día (abacavir 600 mg): El beneficio de abacavir como régimen una vez al día está basado principalmente en un estudio realizado en combinación con efavirenz y lamivudina en pacientes adultos no tratados previamente con antirretrovirales. Enfermedad hepática: No se ha establecido la seguridad y eficacia de Ziagenavir en pacientes con trastornos hepáticos subyacentes significativos. Ziagenavir está contraindicado en pacientes con insuficiencia hepática grave. Los pacientes con hepatitis B o C crónicas tratados con terapia antirretrovírica combinada tienen un mayor riesgo de reacciones adversas hepáticas graves y potencialmente mortales. En caso de tratamiento antivírico concomitante para hepatitis B o C, por favor, consúltese también la información relevante del producto para estos fármacos. En pacientes con disfunción hepática preexistente, incluyendo hepatitis crónica activa, es mayor la frecuencia de anormalidades de la función hepática durante el tratamiento antirretroviral combinado y deben ser controlados de acuerdo a la práctica estándar. Si existe evidencia de empeoramiento de la enfermedad hepática en estos pacientes, debe considerarse la interrupción o suspensión del tratamiento. Se ha realizado un estudio farmacocinético en pacientes con alteración hepática leve. Sin embargo, no es posible una recomendación definitiva acerca de la reducción de la dosis debido a la variabilidad sustancial de la exposición al fármaco (ABC) en esta población de pacientes. Los datos de seguridad clínica disponibles para abacavir en pacientes con alteración hepática son muy limitados. A causa de los potenciales incrementos de la exposición en algunos pacientes, se requiere un estrecho control. No se dispone de datos en pacientes con alteración hepática moderada o grave. Se espera que las concentraciones plasmáticas se eleven sustancialmente en estos pacientes. Por tanto, no se recomienda el empleo de abacavir en pacientes con alteración hepática moderada a menos que se estime necesario y se requiere un estrecho control de estos pacientes. Ziagenavir está contraindicado en pacientes con alteración hepática grave. Enfermedad renal: No se debe administrar Ziagenavir a pacientes con enfermedad renal en fase terminal. Síndrome de reconstitución inmune: En pacientes infectados con VIH con severa deficiencia inmune al inicio del tratamiento antirretroviral puede aparecer una reacción inflamatoria debida a infecciones oportunistas asintomáticas o residuales, causando condiciones clínicas serias o agravamiento de los síntomas. Típicamente, tales reacciones se han observado dentro de las primeras semanas o meses del tratamiento antirretroviral. Ejemplos relevantes son retinitis por citomegalovirus, infecciones micobacterianas focalizadas o generalizadas y neumonía por Pneumocystis jiroveci (P. carinii). Cualquier síntoma inflamatorio debe ser evaluado sin demora e iniciar tratamiento cuando sea necesario. Osteonecrosis: Se han identificado casos de osteonecrosis, especialmente en pacientes con infección avanzada por VIH y/o exposición prolongada al tratamiento antirretroviral combinado (TARC), aunque se considera que la etiología es multifactorial (incluyendo uso de corticoesteroides, consumo de alcohol, inmunodepresión grave, índice de masa corporal elevado). Se debe aconsejar a los pacientes que consulten al médico si experimentan molestias o dolor articular, rigidez articular o dificultad de moverse. Infecciones oportunistas: Los pacientes que estén recibiendo Ziagenavir o cualquier otro tratamiento antirretroviral pueden desarrollar infecciones oportunistas y otras complicaciones de la infección por VIH. En consecuencia, los pacientes deben permanecer bajo estrecha observación clínica por médicos con experiencia en el tratamiento de estas enfermedades asociadas con el VIH. Transmisión de la infección: Se debe informar a los pacientes que el tratamiento antirretroviral actual, incluyendo abacavir, no ha demostrado prevenir el riesgo de transmisión del VIH a través del contacto sexual o contaminación sanguínea. Se deberán seguir tomando las precauciones adecuadas. Infarto de miocardio: En un estudio epidemiológico prospectivo, observacional, diseñado para investigar el índice de infarto de miocardio en pacientes en terapia antirretroviral combinada, el uso de abacavir dentro de los seis meses previos fue correlacionado con aumento en el riesgo de infarto de miocardio. En un análisis del conjunto de estudios clínicos patrocinados por GSK no se observó un excedente de riesgo de infarto de miocardio con el uso de abacavir. No existe mecanismo biológico conocido para explicar un potencial aumento. La totalidad de la información disponible proveniente de cohortes observacionales y de estudios clínicos controlados no es concluyente respecto a la relación entre el tratamiento con abacavir y el riesgo de infarto de miocardio. Como precaución, el riesgo subyacente de enfermedad coronaria debería ser considerado cuando se prescribe una terapia antirretroviral, incluyendo abacavir, y deberían tomarse acciones para minimizar todos los factores de riesgo modificables (por ejemplo: Hipertensión, hiperlipidemia, diabetes mellitus y tabaquismo). Sorbitol: Este producto contiene sorbitol el cual puede causar dolor abdominal y diarrea. El sorbitol es metabolizado a fructosa, de aquí que puede ser inadecuado para pacientes que padecen intolerancia hereditaria a la fructosa. Interacciones: La posibilidad de interacciones con otros medicamentos en las que esté implicado abacavir, es baja. Abacavir no tiene capacidad para inhibir el metabolismo mediado por el citocromo P450 3A4. También se ha demostrado que no interacciona con fármacos que son metabolizados por las enzimas CYP3A4, CYP2C9 o CYP2D6. En los estudios clínicos no se ha observado inducción del metabolismo hepático. Por lo tanto, la posibilidad de que existan interacciones con inhibidores de la proteasa y otros fármacos metabolizados por las principales enzimas P450, es escasa. Los estudios clínicos han demostrado que no se dan interacciones clínicamente significativas entre abacavir, zidovudina y lamivudina. Potentes inductores enzimáticos como rifampicina, fenobarbital y fenitoína pueden disminuir ligeramente las concentraciones plasmáticas de abacavir por su acción sobre las UDP-glucuroniltransferasas. Etanol: El metabolismo de abacavir se ve alterado por la administración concomitante de etanol originándose un incremento de alrededor de un 41% en el ABC de abacavir. Dado el perfil de seguridad de abacavir, estos hallazgos no se consideran clínicamente significativos. Abacavir carece de efecto sobre el metabolismo del etanol. Metadona: En un estudio farmacocinético, la administración conjunta de 600 mg de abacavir dos veces al día con metadona mostró una reducción del 35% en la Cmáx de abacavir, y un retraso de una hora en el tmáx, si bien el valor de ABC no se vio alterado. Los cambios en la farmacocinética de abacavir no se consideran clínicamente relevantes. En este estudio el abacavir incrementó la depuración sistémica media de la metadona en un 22%. Este cambio no se considera clínicamente relevantes para la mayoría de los pacientes, sin embargo ocasionalmente puede requerirse una retitulación de la metadona. Retinoides: Los compuestos retinoides tales como la tretinoína son eliminados vía alcohol-deshidrogenasa. La interacción con el abacavir es posible pero no ha sido estudiada. Embarazo: No se ha demostrado el uso seguro de abacavir en el embarazo humano. El abacavir ha sido asociado con hallazgos en estudios de reproducción en animales, por lo que la administración de Ziagenavir en el embarazo sólo debe considerarse si el beneficio para la madre compensa el posible riesgo para el feto. Se han reportado elevaciones moderadas y transitorias de los niveles de lactato sérico, que pueden deberse a la disfunción mitocondrial, en neonatos y niños expuestos en útero o peri-partum a inhibidores nucleósidos de la transcriptasa reversa. Se desconoce la implicancia de los aumentos transitorios de lactato en suero. Se han reportado muy raramente, retrasos en el desarrollo, convulsiones y otras enfermedades neurológicas. Sin embargo, la relación causal entre estos eventos y la exposición de los inhibidores nucleósidos de la transcriptasa reversa en útero o peri-partum no se ha establecido. Estos hallazgos no afectan las recomendaciones actuales para el uso de la terapia antirretroviral en mujeres embarazadas para prevenir la transmisión vertical de VIH. Lactancia: Abacavir y sus metabolitos se excretan en la leche de ratas en período de lactancia. Es de esperar que estos también se excreten en la leche humana, aunque esto no ha sido confirmado. No se dispone de datos sobre la seguridad de abacavir cuando se administra a niños menores de tres meses. Algunos profesionales sanitarios recomiendan que las mujeres infectadas por el VIH no amamanten a sus hijos bajo ninguna circunstancia con el fin de evitar la transmisión del VIH. Por lo tanto, se recomienda que las madres que estén en tratamiento con abacavir no amamanten a sus hijos. Efectos sobre la capacidad de conducir y utilizar máquinas: La información disponible actual no sugiere que Ziagenavir afecte la capacidad para utilizar y conducir maquinaria.

Conservación.

Ziagenavir 300 mg comprimidos recubiertos ranurados: A una temperatura inferior a los 30°C. Ziagenavir 20 mg/ml solución oral: A una temperatura inferior a los 30°C. Desechar la solución oral transcurridos dos meses desde que se abrió el frasco por primera vez.

Sobredosificación.

No existe un antídoto conocido para Ziagenavir. Se han administrado dosis únicas de hasta 1.200 mg y dosis diarias de hasta 1.800 mg de abacavir a los pacientes en los estudios clínicos. No se comunicaron reacciones adversas inesperadas. Se desconocen los efectos de dosis mayores. Si tiene lugar una sobredosis el paciente debe ser controlado para la detección de signos de toxicidad y aplicarse el tratamiento estándar de apoyo si es necesario. Se desconoce si abacavir puede eliminarse por diálisis peritoneal o hemodiálisis. Ante la eventualidad de una sobredosificación, concurrir al Hospital más cercano o comunicarse con los Centros de Toxicología: Hospital de Pediatría Ricardo Gutiérrez: (011) 4962-6666/2247. Hospital A. Posadas: (011) 4654-6648/4658-7777. Optativamente otros centros de intoxicaciones.

Presentación.

Ziagenavir 300 mg comprimidos recubiertos ranurados: Envases por 60 comprimidos recubiertos ranurados. Ziagenavir 20 mg/ml solución oral: Frascos por 240 ml.

Nota.

Es información de prescribir abreviada.

Principios Activos de Ziagenavir

Patologías de Ziagenavir

Laboratorio que produce Ziagenavir