UNILEVO 750

GEMINIS FARMAC.

Antibiótico quinolónico.

Composición.

Cada comprimido contiene: Levofloxacina 750 mg.

Indicaciones.

En adultos y mayores de 18 años, para el tratamiento de las infecciones producidas por cepas de microorganismos sensibles a la levofloxacina causante de: Neumonía nosocomial. Neumonía adquirida en la comunidad. Infecciones complicadas y no complicadas de la piel y partes blandas (abscesos, celulitis, furúnculos, impétigo, pioderma, heridas infectadas) Prostatitis crónica bacteriana. Infecciones complicadas del tracto urinario. Pielonefritis aguda. Peste. Ántrax inhalatorio (post-exposicion). La levofloxacina se debe utilizar únicamente, cuando el uso de antibacterianos comúnmente indicados para el tratamiento de las siguientes infecciones, se considere inapropiado: infecciones no complicadas del tracto urinario. Exacerbación aguda de la bronquitis crónica. Sinusitis bacteriana aguda.

Dosificación.

1 comprimido al día por 5 días.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad a levofloxacina, antimicrobianos quinolónicos o a cualquiera de los componentes de este producto (excipientes). Pacientes epilépticos. Pacientes con antecedentes de problemas de tendón debidos a fluorquinolonas. Menores de 18 años. Embarazo. Lactancia.

Reacciones adversas.

La incidencia de reacciones adversas relacionadas con levofloxacina durante ensayos clínicos de Fase III realizados en USA fue del 6,7%. El 4,3% de los pacientes discontinuaron el tratamiento con levofloxacina debido a efectos adversos. La incidencia, distribución y tipo de evento adverso fue similar en pacientes recibiendo 250 mg, 500 mg o 750 mg de levofloxacina. Las reacciones adversas ocurridas con una incidencia ≥1%, fueron: Gastrointestinales: náuseas, diarrea, dolor abdominal, dispepsia, vómitos, constipación. Neurológicas/psiquiátricas: insomnio, mareos. Reacciones de hipersensibilidad /reacciones mucocutáneas: vaginitis, rash, prurito, moniliasis. Otras: cefalea, edema, dolor de pecho, disnea. Las reacciones adversas ocurridas con una incidencia < 1%, fueron: Gastrointestinales: colitis pseudomembranosa, hiperglucemia, hiperkalemia, hipoglucemia, gastritis, estomatitis, pancreatitis, esofagitis, glositis, alteración de las enzimas hepáticas. Neurológicas/psiquiátricas: agitación, somnolencia, temblores, disgeusia, ansiedad, confusión, depresión, pesadillas, convulsiones, parestesia, alucinaciones, trastornos del sueño, anorexia, hipertonía, hiperquinesia, sincope, vértigo, alteraciones en marcha, parestesias. Hematológicas: anemia, trombocitopenia, granulocitopenia. Musculoesqueléticas: artralgias, mialgias y trastornos tendinosos (véase Advertencias). Renales: alteración de la función renal, falla renal aguda. Otras: reacciones alérgicas, urticaria, epistaxis, taquicardia, palpitaciones, arritmias ventriculares, flebitis, moniliasis genital. Reacciones adversas post-comercialización: Las reacciones adversas reportadas durante la experiencia post-comercialización mundial incluyen: Hematologicas: pancitopenia, anemia aplásica, leucopenia, anemia hemolítica. Inmunológicas: reacciones de hipersensibilidad, ocasionalmente fatales (incluyendo: reacciones anafilácticas, shock anafiláctico, edema angioneurótico, enfermedad del suero). Psiquiátricas: psicosis, paranoia, intentos de suicidio, ideación suicida. Neurológicas: exacerbaciones de miastenia gravis, anosmia, parosmia, ageusia, disgeusia, neuropatía periférica (en ocasiones, irreversible), encefalopatía, alteraciones del electroencefalograma, disfonía, hipertensión intracraneal. Sensoriales: uveítis, alteraciones visuales (diplopía), ametropía, visión borrosa, escotoma, hipoacusia, tinnitus. Cardíacas: Prolongación del intervalo QT, taquicardia. Hepáticas: falla hepática, hepatitis, ictericia. Dermatológicas: síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica, eritema multiforme, reacciones de fotosensibilidad/fototoxicidad, vasculitis leucocitoclástica. Musculoesqueléticas: rabdomiólisis, ruptura de tendón, daño e incluso desgarro muscular. Renales: nefritis intersticial. Otras: vasodilatación, neumonitis alérgica, pirexia, falla multiorgánica.

Precauciones.

Generales: aunque la levofloxacina es más hidrosoluble que otras quinolonas, se debe asegurar una adecuada hidratación de los pacientes bajo tratamiento, a fin de evitar una orina muy concentrada. Con el uso de levofloxacina se han notificado casos de fiebre, rash o reacciones dermatológicas severas (como necrólisis epidérmica tóxica, síndrome de Stevens-Johnson), vasculitis, artralgia, mialgia, enfermedad del suero, neumonitis alérgica, nefritis intersticial, falta o insuficiencia renal aguda, hepatitis, ictericia, falla o necrosis hepática, anemia, trombocitopenia, leucopenia, agranulocitosis, o pancitopenia. Ante los primeros signos o síntomas de cualquier reacción adversa, discontinuar inmediatamente el tratamiento con levofloxacina. Convulsiones: levofloxacina debe ser administrada con precauciones en pacientes con predisposición a crisis convulsivas, o con trastornos de SNC que pudieran bajar el umbral convulsivo (como arterioclerosis cerebral severa, epilepsia), o en presencia de otros factores de riesgo de convulsiones (iatrogénicos, disfunción renal). Hepatoxicidad: En estudios de post-comercialización se han reportado casos de hepatotoxicidad severa (como hepatitis aguda). Estos eventos pueden aparecer dentro de los 14 días de iniciado el tratamiento (aunque la mayoría ha aparecido a los 6 días). Los casos más severos no fueron asociados con hipersensibilidad. Los casos fatales predominaron en pacientes ≥ 65 años de edad. Ante el desarrollo de cualquier síntoma de hepatitis se debe suspender inmediatamente el tratamiento con levofloxacina. Fotosensibilizacion/Fototoxicidad: se han observado reacciones de fotosensibilidad y/o fototoxicidad moderada a severa (como ardor, eritema, exudación, vesículas, ampollas, edema) en pacientes expuestos a la luz solar directa durante el tratamiento con levofloxacina (incidencia < 0,1%). Los pacientes tratados con levofloxacina deberán evitar la excesiva exposición solar así como las lámparas de radiación UV. Ante los primeros signos o síntomas de cualquier reacción adversa, discontinuar inmediatamente el tratamiento con levofloxacina. Deficiencia de glucosa 6-fosfatodeshidrogenasa: los pacientes con defectos activos o latentes de la actividad de la glucosa-6-fosfatodeshidrogenada pueden padecer reacciones hemolíticas cuando se los trata con antibióticos quinolónicos. Efectos sobre la glucemia: se han reportado alteraciones de la glucemia, incluyendo hiper e hipoglucemia sintomáticas, asociadas al tratamiento con quinolonas, usualmente en pacientes diabéticos tratados concomitantemente con Hipoglucemiantes orales (como gliburida) o insulina (véase Interacciones). Se recomienda un estricto monitoreo de la glucemia. En caso de presentarse hipoglucemia se suspenderá inmediatamente el tratamiento con levofloxacina y se instituirá una terapia apropiada. Prolongación del intervalo QT: el tratamiento con quinolonas, incluyendo levofloxacina, ha sido asociado con prolongación del intervalo QT, y raramente, con el desarrollo de arritmias. Debe evitarse la administración de levofloxacina en pacientes con prolongación del intervalo QT, en pacientes con hipokalemia no corregida y en aquellos pacientes que reciben antiarrítmicos de clase IA (quinidina, procainamida) o clase III (amiodarona, sotalol). Desarrollo de resistencia bacteriana: la prescripción de antibióticos en ausencia de una infección bacteriana comprobada o frecuentemente sospechada, aumenta el riesgo de desarrollar bacterias resistentes al antibiótico. Efectos sobre la capacidad para conducir u operar maquinarias: deberá advertirse a aquellos pacientes que operen maquinarias, conduzcan vehículos, desempeñen tareas peligrosas o que requieran completa alerta mental, que la administración de levofloxacina podría influir sobre la capacidad de reacción, ya que puede provocar mareos/vértigo, somnolencia y/o perturbaciones visuales. Poblaciones especiales: Insuficiencia hepática: Administrar con precaución en pacientes con insuficiencia hepática de base, ya que se ha asociado el uso de levofloxacina con el desarrollo de hepatitis, ictericia, falla o necrosis hepática. Insuficiencia renal: administrar con precaución en presencia de insuficiencia renal, ya que se ha asociado el uso de levofloxacina con el desarrollo de nefritis intersticial, falla o insuficiencia renal aguda. Embarazo: estudios experimentales demuestran que las fluorquinolonas aumentan el riesgo de daño de cartílago de crecimiento. Aunque no existen estudios bien controlados en mujeres embarzadas, no se recomienda el uso de levofloxacina durante el embarazo (véase Contraindicaciones). Lactancia: levofloxacina no ha sido medida en la leche humana. En base a los datos de ofloxacina, puede esperarse que levofloxacina sea excretada en la leche. Considerando la gravedad de los potenciales efectos adversos en el lactante, se deberá optar por discontinuar la lactancia, o el tratamiento con levofloxacina, teniendo en cuenta la importancia de la droga para la madre. Paciente pediátrico: véase Contraindicaciones. Pacientes de edad avanzada: se recomienda proceder con precaución, cuando se usa levofloxacina en combinación con drogas que pueden prolongar el intervalo QT, en pacientes de edad avanzada, ya que son más susceptibles a este efecto.

Advertencias.

Reacciones adversas severas: El uso de las fluorquinolonas, incluyendo levofloxacina, se ha asociado con la aparición de reacciones adversas severas potencialmente incapacitantes e irreversibles en diversos sistemas orgánicos, que pueden sucederse concomitantemente en el mismo paciente. Estas reacciones incluyen: tendinitis, ruptura de tendones, artralgia, mialgia, neuropatía periférica, y efectos sobre el sistema nervioso central (alucinaciones, ansiedad, depresión, insomnio, dolores de cabeza y confusión). Estas reacciones pueden ocurrir en cuestión de horas a semanas después del inicio del tratamiento, en pacientes de cualquier edad con o sin factores de riesgo preexistentes. Ante los primeros signos o síntomas de cualquier reacción adversa severa, discontinuar inmediatamente el tratamiento con levofloxacina. Evitar el uso de levofloxacina, en pacientes que han experimentado alguna de estas reacciones adversas severas. Reacciones de hipersensibilidad: Se han reportado casos de hipersensibilidad severa, ocasionalmente fatales, y/o reacciones anafilácticos en pacientes bajo tratamiento con quinolonas, incluyendo la levofloxacina. Estas reacciones se han acompañado de colapso cardiovascular, hipotensión/shock, convulsiones, pérdida de la conciencia, sensación de hormigueo, angiodema (incluyendo broncoespasmo, falta de aire, y distres respiratorio agudo), disnea, urticaria, picazón, u otras reacciones cutáneas serias. En estos casos el tratamiento con levofloxacina debe discontinuarse inmediatamente ante la primera aparición de rash cutáneo o cualquier otro signo de hipersensibilidad. Las reacciones agudas severas pueden requerir tratamiento con adrenalina y otras medidas de soporte. Efectos centrales: se ha asociado el uso de fluorquinolonas, incluyendo levofloxacina, con aumento del riesgo de eventos en el sistema nervioso central (SNC), como convulsiones, psicosis tóxica y aumento de la presión intracraneal. Además, la estimulación del SNC puede conducir al desarrollo de temblor, intraquilidad, ansiedad, turbación, confusión, alucinaciones, paranoia, depresión, pesadillas, insomnio y rara vez, ideación suicida. Ante los primeros signos o síntomas de cualquier reacción adversa severa, discontinuar inmediatamente al tratamiento con levofloxacina. Exacerbación de la miastenia gravis: las quinolonas, incluyendo levofloxacina, pueden exacerbar la debilidad muscular en pacientes con miastenia gravis debido a su actividad bloqueante neuromuscular. Por lo tanto, no se recomienda el uso de levofloxacina en pacientes que presenten miastenia gravis o tengan antecedentes familiares de la misma. Neuropatía periférica: en pacientes tratados con quinolonas, inclusive levofloxacina, se han reportado casos de polineuropatía axonal sensitiva o sensitivomotora manifiesta por parestesia, hipoestesias, disestesias y debilidad. El tratamiento con levofloxacina debe discontinuarse si el paciente experimenta signos de neuropatía como dolor, ardor, hormigueo, adormecimiento y/o debilidad, o sensaciones como dolor al menor contacto, temperatura y trastornos de la sensibilidad profunda, a fin de prevenir una condición irreversible. Colitis pseudomembranosa: se ha reportado el desarrollo de colitis pseudomembranosa con casi todos los agentes antibacterianos, incluyendo levofloxacina. La misma puede ser desde leve hasta fatal. Por lo tanto, es importante considerar este diagnostico si el paciente presenta diarrea subsiguiente al tratamiento con levofloxacina. El antibiótico altera la flora colónica normal favoreciendo el desarrollo de Clostridium difficile. Asimismo, C. difficile puede producir dos toxinas (A y B), las cuales contribuyen al desarrollo de colitis pseudomembranosa, e incrementa la morbi-mortalidad de la misma. Este tipo de patología deber ser considerada en todos aquellos pacientes que presentan diarrea, luego, o durante una terapia con agentes antimicrobianos. Si se sospecha colitis pseudomembranosa debe suspenderse el tratamiento de levofloxacina. Los casos leves usualmente responden a la discontinuación del antibiótico. Casos más severos requieren el tratamiento con antibiótico específico contra C. difficile, y la suplementación hidroeléctrica y proteica. Tendinitis y ruptura de tendón: en pacientes que recibían quinolonas, entre ellas ciprofloxacina, levofloxacina, ofloxacina y moxifloxacina, se han detectado un aumento del desarrollo de tendinitis, o casos de rupturas de tendón a nivel del hombro, de la mano, y especialmente, tendón de Aquiles. Este riesgo se incrementa en pacientes que reciben, o hayan recibido, tratamiento con corticosteroides, o que hayan sido sometidos a un trasplante de riñón, pulmón o corazón, especialmente en los mayores de 60 años. Debe discontinuarse la administración del producto si el paciente presenta síntomas sugestivos de tendinitis (dolor, inflamación) o ruptura de tendón. Los pacientes deben descansar y abstenerse de hacer ejercicios hasta haberse descartado el diagnóstico de tendinitis o de ruptura de tendón.

Interacciones.

Antiácidos, sucralfato, cationes metálicos, multivitaminicos: la administración concomitante de levofloxacina oral con antiácidos que contienen magnesio, aluminio, iones metálicos divalentes o trivalentes; sucralfato; o con preparaciones multivitamínicas que contienen zinc, pueden interferir con la absorción de levofloxacina por efectos de quitación, resultando en niveles sistémicos considerablemente menores a los deseados. Se recomienda administrar estos agentes dos horas antes o dos horas después de la toma de levofloxacina. Warfarina: en un estudio clínico en voluntarios sanos, no se observaron efectos significativos de levofloxacina sobre la concentración plasmática, el ABC y otros parámetros de disposición para R- y S- warfarina. Del mismo modo, no se observó efecto aparente de warfarina sobre la absorción y disposición de levofloxacina. Durante la experiencia post-comercialización se han reportado incrementos de la acción anticoagulante de la warfarina frente a la coadministración de levofloxacina. Las elevaciones en el tiempo de protrombina se han asociado con episodios de sangrado. Deberán controlarse estrictamente los parámetros de anticoagulación (TP, RIN, ensayos de anticoagulación) cuando se administran concomitantemente levofloxacina y warfarina. Así mismo, deberá controlarse a los pacientes en busca de evidencias de sangrado. Agentes antidiabéticos: se han reportado alteraciones en los niveles de glucosa sanguínea, incluyendo hiperglucemia e hipoglucemia en pacientes tratados concomitantemente con quinolonas y un agente antidiabético. Por lo tanto, se recomienda realizar un cuidadoso monitoreo de la glucemia cuando estas drogas son coadministradas. Antiinflamatorios no esteroides: la administración concomitante de una quinolona, inclusive levofloxacina, y un AINE puede incrementar el riesgo de estimulación del SNC y disminuir el umbral de crisis convulsivas. Teofilina: levofloxacina no tendría efecto significativo sobre los parámetros farmacocinéticos de teofilina. Del mismo modo, no se observó efecto aparente de teofilina sobre la absorción, o disposición, de levofloxacina. Sin embargo, la administración concomitante de teofilina con otras quinolonas ha registrado prolongaciones de la vida media, y elevaciones de los niveles séricos, de teofilina, con mayor riesgo de efectos adversos asociados a esta (incluyendo convulsiones). Por lo tanto, se recomienda un cuidadoso monitoreo de los niveles de teofilina y el ajuste de la dosis de levofloxacina si fuera necesario. Ciclosporina: si bien se observaron niveles elevados de ciclosporina cuando se administró conjuntamente con otras quinolonas, levofloxacina no parece alterar la absorción o disposición de ciclosporina. Los efectos de ciclosporina sobre los parámetros cinéticos de levofloxacina son leves y carecen de relevancia clínica. No se requiere ajuste de dosis cuando levofloxacina y ciclosporina se administran concomitantemente. Digoxina: no se encontraron interacciones farmacocinéticas entre digoxina y levofloxacina cuando ambas drogas se administraron concomitantemente. Probenecid y cimetidina: en estudios en voluntarios sanos, el ABC y la vida media de levofloxacina se incrementaron un 27% - 38% y 30% respectivamente, por efecto de probenecid o cimetidina, mientras que el clearance renal de levofloxacina disminuyó un 21-25% durante el tratamiento concomitante. Si bien estas diferencias cinéticas fueron estadísticamente significativas, no justifican un ajuste de dosis de levofloxacina, cuando es coadministrada con cimetidina o probenecid. Alteraciones de las pruebas de laboratorio: levofloxacina puede producir resultados falsos positivos en los estudios de opiáceos en orina, determinados con kits comerciales inmunoensayos.

Presentación.

Envases conteniendo 5 comprimidos.

Principios Activos de Unilevo 750

Laboratorio que produce Unilevo 750