ULTRAPROCT

BAYER

Pomada

Antihemorroidal tópico.

Venta bajo receta.

Composición.

Cada 100 g de pomada contiene: Pivalato Fluocortolona M20 0.0918 g; Caproato Fluocortolona M20 0.0945 g; Clorhidrato de Cincocaína 0.5000 g.

Indicaciones.

Tratamiento sintomático de fisuras anales superficiales, hemorroides y proctitis a corto plazo.

Modo de uso.

Antes de la aplicación, que se hará preferentemente después de la defecación, debe limpiarse con cuidado la región anal. La rapidez con que suele presentarse la mejoría no debe inducir a concluir el tratamiento prematuramente. Para evitar recaídas, después de haber desaparecido las molestias, es preciso continuar el tratamiento durante 1 semana por lo menos, si bien con intervalos de administración más largos (1 sola aplicación de pomada al día). No obstante, deberá procurarse que la duración del tratamiento no sobrepase las 4 semanas. Si los síntomas no ceden rápidamente es preciso interrumpir el tratamiento y realizar un control proctológico. En general, se aplicará la pomada de Ultraproct 2 veces al día, con excepción del 1er. día de tratamiento, en el que para conseguir una eliminación rápida de las molestias se puede emplear el preparado hasta 4 veces. Para cada aplicación, basta una cantidad de pomada del tamaño de una arveja, que se extenderá con el dedo en la región anal así como en el anillo anal, venciendo con la punta del dedo la resistencia del esfínter. Para el uso intrarrectal, se empleará el aplicador que acompaña al envase, enroscándolo al tubo de la pomada. Ante procesos muy inflamados y por ello particularmente dolorosos, puede ser, no obstante, aconsejable al principio del tratamiento utilizar el dedo para la aplicación intrarrectal. Los nódulos prolapsados deben recubrirse con una capa gruesa de pomada y reponerse con mucho cuidado presionando con el dedo hacia adentro.

Presentación.

Envases conteniendo 30 g (con aplicadores).

Principios Activos de Ultraproct

Patologías de Ultraproct

Laboratorio que produce Ultraproct