ROCIAMIN 200 - ROCIAMIN 400

BERNABO

Antibiótico, no sistémico de amplio espectro.

Composición.

ROCIAMIN 200: Cada comprimido recubierto contiene: Rifaximina 200 mg, Almidón pregelatinizado 45 mg, Hidroxipropilmetilcelulosa 2910 9,18 mg, Estearato de Magnesio 9 mg, Dióxido de silicio coloidal 3,2 mg,Lactosa Monohidrato 1,52 mg, Dióxido de titanio 912 mcg, Macrogol 802 mcg, Triacetina 304 mcg, Simeticona emulsionada 255 mcg, Oxido de hierro rojo 150 mcg, Celulosa microcristalina 182,7 mg. ROCIAMIN 400: Cada comprimido recubierto contiene: Rifaximina 400 mg, Almidón pregelatinizado 90 mg, Hidroxipropilmetilcelulosa 2910 18,36 mg, Estearato de Magnesio 18 mg, Dióxido de silicio coloidal 6,4 mg, Lactosa Monohidrato 3,04 mg, Dióxido de titanio 1,82 mg, Macrogol 1,60 mg, Triacetina 608 mcg, Simeticona emulsionada 510 mcg, Oxido de hierro rojo 300 mcg, Celulosa microcristalina 365,4 mg.

Farmacología.

La rifaximina es el primer antibiótico no aminoglucósido que actúa exclusivamente en la luz intestinal con un amplio espectro antimicrobiano. La rifaximina es un antibiótico semisintético, no sistémico (no absorbido en el tracto digestivo), derivado de la rifamicina SV, con similitud estructural a la rifampicina. La rifaximina actúa por unión a la subunidad beta de la polimerasa ARN dependiente del ADN bacteriano, resultando en una inhibición de la síntesis de ARN bacteriano. A diferencia de lo que sucede con otras rifamicinas, la rifaximina prácticamente no se absorbe en el tubo digestivo debido a la presencia de un grupo metil piroimidazol en su molécula. La elevada concentración de rifaximina en el tracto gastrointestinal da lugar a una eficaz actividad antibacteriana que erradica las posibles especies patógenas presentes, con lo que se normaliza la función intestinal y se eliminan los síntomas que aparecen cuando esta se altera. La actividad antimicrobiana en la luz intestinal disminuye la producción de amonio por parte de los microorganismos, mejorando la patogénesis y la sintomatología de la encefalopatía hepática. Al prevenir la degradación bacteriana de las fibras provenientes de los alimentos, reduce la producción de gases y aumenta el volumen de las heces, dando lugar a la regresión y prevención de la sintomatología de la enfermedad diverticular. La casi nula absorción gastrointestinal de la rifaximina minimiza el riesgo de reacciones adversas sistémicas. La rifaximina es muy activa frente a especies de Staphylococcus, Streptococcus y Enterococcus y muestra una menor actividad frente Enterobacteriaceae. Se ha informado el desarrollo de resistencia de la Escherichia coli a la rifaximina in vitro, sin embargo se desconoce el significado clínico de este efecto. Los microorganismos con valores de concentración inhibitoria mínima (CIM) elevados frente a rifaximina también presentan valores elevados frente a la rifampicina. No se ha estudiado la resistencia cruzada de rifaximina y otras clases de antimicrobianos. En los estudios clínicos de diarrea infecciosa la rifaximina demostró ser activa contra cepas enterotoxigénicas y enteroagregantes de Escherichia coli. Se ha realizado estudios de susceptibilidad in vitro pero no se ha determinado la correlación entre estos ensayos y el comportamiento clínico. Espectro antibacteriano: Gérmenes gram negativos: Aerobios: Salmonella spp, shigella spp, Enterococcus spp, Escherichia coli (incluyendo cepas enteropatógenas), Proteus spp, Campylobacter spp, Pseudomonas spp, Yersinia spp, Enterobacter spp, Klebsiella spp, Helicobacter pylori. Anaerobios: Bacteroides spp (incluyendo B. fragilis), Fusobacterium nucleatum. Gérmenes gram positivos: Aerobios: Streptococcus spp, Enterococcus spp (incluyendo E. faecalis), Staphylococcus spp. Anaerobios: Clostridium spp (incluyendo C. difficile y C. perfringes), Peptostreptococcus spp.

Farmacocinética.

El estudio de la absorción sistémica de rifaximina en pacientes con diarrea del viajero demostró que las concentraciones plasmáticas y la exposición son bajas y variables y sin evidencia de acumulación. Las concentraciones plasmáticas máximas variaron entre 0,68 y 3,4 ng/ml y las bajas AUC indicaron que la administración oral de rifaximina no es útil para el tratamiento de las infecciones bacterianas sistémicas. En los pacientes con antecedentes de encefalopatía hepática, los parámetros farmacocinéticos mostraron una gran variabilidad y una exposición (AUC) alrededor de 12 veces mayor que la observada en sujetos sanos. La administración de una comida con alto contenido graso antes de la dosis de rifaximina retrasó la concentración plasmática máxima (tmax) de 0,75 a 1,5 horas y aumentó dos veces la exposición sistémica (AUC). La rifaximina puede administrarse con los alimentos. La rifaximina se une moderadamente a las proteínas plasmáticas (≈65%). La vida media de eliminación es de alrededor de 1,8 horas. Luego de la administración oral de rifaximina marcada con C14, el 96,6% se recuperó en las heces como rifaximina sin modificar, 0,3% se recuperó en la orina como metabolitos y 0,03% como droga sin cambios. Estos datos indican que la escasa rifaximina absorbida es metabolizada con eliminación mínima de droga sin cambios. Se desconocen las enzimas que participan de su metabolismo. Se ha informado excreción biliar de la rifaximina. Insuficiencia hepática: Se ha informado excreción sistémica aumentada en comparación con los individuos sanos.

Indicaciones.

Tratamiento de la diarrea del viajero producida por cepas no invasivas de Escherichia coli. Infecciones intestinales agudas y crónicas debidas a bacterias gram positivas o gram negativas. Enterocolitis bacteriana resistente al tratamiento sintomático en pacientes de riesgo por inmunodepresión, edad avanzada o patología asociada. Colitis pseudomembranosa en pacientes resistentes a la vancomicina. Profilaxis pre y postquirúrgicas de complicaciones infecciosas en cirugías del tracto gastrointestinal. Enfermedad diverticular del colon y como terapia coadyuvante de la Hiperamonemia secundaria a insuficiencia hepática (encefalopatía hepática).

Dosificación.

ROCIAMIN es un antibiótico no sistémico de administración oral. En adultos y niños mayores de 12 años, se recomiendan la toma de 200 mg de ROCIAMIN, cada 6 horas hasta la remisión de los síntomas. En caso que por su complicación sea necesario un incremento de la dosis de rifaximina, en adultos se puede aumentar hasta 400 mg cada 8 horas. Estos cambios en la posología serán según su médico tratante. El tiempo de tratamiento recomendado no debería ser superior a 7 días. Para el tratamiento antidiarreico se indican 200 mg de ROCIAMIN cada 6 horas. Para el tratamiento pre y post quirúrgico se indica 400 mg de ROCIAMIN cada 12 horas. Para el tratamiento coadyuvante de la hiperamonemia 400 mg cada 8 horas.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad conocida a la rifaximina u otros antibióticos relacionados con la Rifamicina, o a cualquiera de los componentes de la fórmula. Cualquier grado de obstrucción intestinal. Lesiones ulcerativas intestinal graves. Diarrea complicada con fiebre o sangre en las heces. Embarazo.

Reacciones adversas.

Trastornos cardiovasculares: poco frecuente palpitaciones y sofocos. Hipotensión, edema periférico. Trastornos de la piel y el tejido subcutáneo: poco frecuentes: rash, rash macular, rash morbiliforme, rash eritematoso, sudor frío, aumento de la sudoración, fotosensibilidad, exantema, prurito, eritema palmar, dermatitis alérgica, urticaria local y generalizada. Trastornos gastrointestinales: Frecuentes: estreñimiento, dolor abdominal, distensión abdominal, diarrea, flatulencia, náuseas, tenesmo rectal, urgencia de evacuación y vómitos. Poco frecuentes: ascitis, dispepsia, trastorno de la motilidad gastrointestinal, dolor abdominal superior, proctorragia, heces mucosas, heces duras, sequedad labial y de garganta, sangrado, várices esofágicas, disgeusia, ardor esofágico. Trastornos hepatobiliares: aumento de la aspartato aminotransferasa. Trastornos hematológicos y linfáticos: poco frecuentes: linfocitosis, monocitosis y neutropenia, anemia, púrpura. Trastornos del metabolismo y de la nutrición: poco frecuentes anorexia, deshidratación, hiper o hipoglucemia, hipercalemia e hiponatremia.Trastornos musculoesqueléticos: poco frecuentes: dorsalgia, debilidad muscular, mialgia, espasmos musculares, dolor cervical. Trastornos del sistema nervioso: frecuentes: mareos, cefaleas. Poco frecuente: hipoestesia, migraña, pesadillas, sincope, amnesia, trastorno de la atención y memoria, temblor. Trastornos oculares: poco frecuentes: diplopia. Trastornos óticos y vestibulares: vértigo, tinnitus y otalgia. Trastornos psiquiátricos: poco frecuentes: insomnio, sueños anormales, estados de confusión, agitación. Trastornos del aparato urogenital: coluria, disuria, hematuria, poliuria, proteinuria, polaquiuria, glucosuria, polimenorrea, prurito genital. Trastornos del aparato respiratorio: poco frecuente: disnea, congestión nasal, sequedad de garganta, dolor laríngeo, irritación nasal, faringitis, rinitis, rinorrea, epistaxis, tos, dolor toráxico, síndrome pseudogripal, infecciones del tracto respiratorio superior e inferior, edema laríngeo. Generales: poco frecuentes: fatiga, malestar, debilidad, astenia, escalofríos, hipersensibilidad, edema facial, edema angioneurótico.

Precauciones.

En caso de lesión intestinal o en tratamientos prolongados a dosis elevadas puede producirse una leve absorción de ROCIAMIN 200 y 400 (menor al 1%). Al eliminarse da lugar a una coloración rojiza en la orina, hecho clínicamente irrelevante. Se recomienda monitorear durante el tratamiento: los cambios o agravamiento de los síntomas, presencia de sangre en las heces y la temperatura corporal. El crecimiento de microorganismos no susceptible puede verse incrementado con el uso de antibióticos, deben adaptarse las medidas terapéuticas apropiadas en caso de que durante el tratamiento se produjera una sobreinfección. No se ha diferenciado si existe diferencia de género en la farmacocinética de la rifaximina.

Advertencias.

Dado la baja absorción que presenta la rifaximina a nivel intestinal, no se recomienda para el tratamiento de infecciones bacterianas sistémicas. Para aquellos pacientes que presentan diarrea complicada con fiebre y/o sangre en las heces o debido a otro patógeno distinto a la Escherichia coli, el tratamiento con ROCIAMIN 200 y 400 no es efectivo. En los casos de diarrea del viajero debido a Campilobacter jejuni tampoco presenta efectividad. No obstante, en los casos de diarrea del viajero producida por Shigella spp y Salmonella spp su eficacia no ha sido demostrada. En caso de diarrea causada por dichos patógenos no se recomienda el tratamiento con rifaximina. Si los síntomas de la diarrea empeoran o persisten más de 24/48 hs el tratamiento con rifaximina debe suspenderse y considerar el uso alternativo de otro tratamiento antibiótico. Como se han presentado casos de colitis pseudomembranosas, en la mayoría de los agentes antibacterianos, con diferentes grados de severidad, es de importancia la consideración de dicho diagnóstico en paciente con diarrea secundaria a la administración de agentes antimicrobianos. La flora normal del colón puede verse afectada con el tratamiento antibacteriano pudiendo permitir el sobre desarrollo de Clostridios. El Clostridum difficile produce una toxina que según estudios es la causa primaria de la colitis asociada a los antibióticos. Una vez establecido el diagnóstico de colitis ulcerosa las medidas terapéuticas adecuadas deben ser indicadas. En los casos leves la suspensión del antibiótico suele ser suficiente. No obstante, en los casos moderados a severos debe considerarse tanto el aporte de líquidos y electrólitos así como también la suplementación proteica y el tratamiento con un antibiótico efectivo contra el Clostridum difficile.

Interacciones.

Es poco probable cualquier tipo de interacción farmacológica a nivel sistémico, dado el bajo porcentaje de absorción ( < 1%) en el tracto gastrointestinal de ROCIAMIN 200 y 400. Rifaximina no presenta interacciones farmacocinéticas con fármacos metabolizados por isoenzimas del citocromo P450, según estudios realizados sobre el comportamiento farmacocinético de midazolan o un anticonceptivo oral (con etinilestradiol y norgestimato) al ser administrados junto con rifaximina. Carcinogénesis - Mutagénesis - Trastornos de la fertilidad: No se llevaron a cabo estudios sobre carcinogenicidad. No se ha demostrado genotoxicidad de la rifaximina en los siguientes ensayos: bacteriana de reversión de la mutación aberraciones cromosómicas, ensayos de micronúcleos en médula ósea de rata y en ensayo de mutación CHO/ HGPRT. No se observa efecto sobre la fertilidad de ratas machos o hembras subsiguiente a la administración de rifaximina en dosis de hasta 300 mg/kg (aproximadamente 5 veces la dosis clínica ajustada por área de superficie corporal). Embarazo - Efectos teratogénicos: Los mencionados efectos adversos, paladar hendido, agnatia, hipoplasia mandíbular, hemorragia, ojo parcialmente abierto, microoftalmia, braquipnatia, osificación incompleta, vértebras toracolumbares aumentadas. Fueron registrados en estudios realizados a ratas a dosis de 150 a 300 mg/kg (aproximadamente 2,5 a 5 veces la dosis clínica ajustada por área de superficie corporal). Dado que no hay estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas, este producto debe ser usado en esta población solo si los potenciales beneficios son mayores que los potenciales riesgos para el feto. Embarazo y Lactancia: El médico es quien debe decidir si interrumpir la lactancia o suspender el fármaco, según la importancia del tratamiento para la madre, ya que se desconoce si la rifaximina es excretada por la leche materna con los riesgos potenciales para el lactante. Dado que no se han realizado estudios adecuados y bien controlados con rifaximina en mujeres embarazadas, este medicamento no debe usarse en dichas mujeres, a menos que el médico considere que los beneficios potenciales para la madre superan los riesgos potenciales para el feto. Empleo en pediatría: Se desconoce la seguridad y eficacia de la rifaximina en niños menores de 12 años ya que no fueron realizados estudios de farmacocinética en dicha población. Empleos en ancianos: Los estudios clínicos de rifaximina no incluyeron un número suficiente de sujetos para determinar si este grupo responde de manera diferente que sujetos más jóvenes. Empleo en insuficiencia hepática y renal: Se ha informado que la administración de rifaximina en dosis de 550 mg dos veces por día a pacientes con antecedentes de encefalopatía hepática produjo una exposición sistémica (AUC) alrededor de 10, 13 y 20 veces mayor en los pacientes con insuficiencia hepática leve (Chlid Pugh A), y moderada (Child Pugh B) y severa (Child Pugh C) respectivamente al compararlo con voluntarios sanos. Dado que la rifaximina posee una acción probablemente local no es necesario ningún ajuste de dosis, sin embargo se recomienda precaución a la hora de administrarla a aquellos pacientes con antecedentes de insuficiencia hepática grave. Estudios sobre farmacocinética no han sido realizados en pacientes con alteración de la función renal.

Conservación.

Conservar entre 15° C y 30° C, en lugar seco.

Sobredosificación.

Casos de sobredosis no han sido reportados con rifaximina, en estudios clínicos con dosis superiores a las recomendadas ( > a 1100 mg/día). Se han comunicado efectos adversos similares a los producidos con las dosis recomendadas y con el placebo. Es por esto que en caso de sobredosis se recomienda, si fuera necesario, interrumpir la administración de rifaximina e instaurar tratamiento sintomático y medidas de soporte. Ante la eventualidad de una sobredosificación concurrir al Hospital más cercano o comunicarse con los Centros de Toxicología: Hospital de Pediatría Ricardo Gutiérrez: (011) 4962 - 2247 / 6666. Hospital A. Posadas (011) 4654 - 6648 / 4658 - 7777.

Presentación.

ROCIAMIN 200 mg: 20 y 40 comprimidos recubiertos. ROCIAMIN 400 mg: 30 comprimidos recubiertos.

Principios Activos de Rociamin

Patologías de Rociamin

Laboratorio que produce Rociamin