OXYCONTIN

MUNDIPHARMA

Analgésico, agonista opioide.

Composición.

Comprimidos 10 mg: Cada comprimido recubierto de liberación controlada contiene: Oxicodona Clorhidrato 10 mg. Excipientes c.s. Comprimidos 20 mg: Cada comprimido recubierto de liberación controlada contiene: Oxicodona Clorhidrato 20 mg. Excipientes c.s. Comprimidos 40 mg: Cada comprimido recubierto de liberación controlada contiene: Oxicodona Clorhidrato 40 mg. Excipientes c.s.

Indicaciones.

Tratamiento del dolor moderado a severo, cuando la administración continua durante las 24 horas del día de un analgésico es necesaria por un extenso período de tiempo. Los médicos deberán individualizar el tratamiento en cada paciente en el marco de un adecuado plan de manejo del dolor, iniciando la terapia con oxicodona después del uso de analgésicos no opioides, como antiinflamatorios no esteroideos y acetaminofeno. Está indicado solo para uso post operatorio en casos en que el paciente ha recibido la droga antes de la operación o si el dolor post operatorio se espera que sea moderado a severo y persista por un extenso período de tiempo. No debe ser utilizado como un analgésico condicional al dolor (no destinado a usarse según la necesidad, prn).

Dosificación.

Principios generales: Los comprimidos de liberación prolongada de Oxycontin® deben tragarse enteros, no deben ser rotos, masticados ni triturados. Si los comprimidos son tomados rotos, masticados o triturados puede conducir a una liberación rapida y absorción de una dosis potencialmente fatal de oxicodona. En el tratamiento del dolor es vital evaluar sistemáticamente al paciente. La terapia también debe ser revisada regularmente y ajustada en base a los propios informes sobre dolor del paciente y los efectos secundarios y el juicio clínico del profesional. Oxycontin® se usa para el cuidado del dolor moderado a severo en pacientes que requieren tratamiento con un analgésico opioide oral. La naturaleza de liberación prolongada de la formulación le permite que sea administrado efectivamente cada 12 horas. Mientras que la dosificación simétrica (igual dosis matinal como vespertina) cada 12 horas es adecuada para la mayoría de los pacientes, algunos pueden beneficiarse con la dosificación asimétrica (diferente dosis administrada en la mañana que en la tarde) ajustado a su modelo de dolor. Por lo habitual es adecuado, el tratamiento del paciente con sólo un opioide con la terapia de 24 horas. Comienzo de la terapia: Es necesario que el régimen de dosificación sea iniciado individualmente para cada paciente, considerando el tratamiento analgésico previo con opioides o no opioides. Se debe prestar atención a: 1- La condición general y el estado médico del paciente. 2- La dosis diaria, potencia y tipo de analgésico/s que el paciente ha estado recibiendo. 3- La confiabilidad del estimado de conversión usado para calcular la dosis de oxicodona. 4- La exposición del paciente al opioide y la tolerancia al mismo. 5- El equilibrio entre el control del dolor y las reacciones adversas. Se debe tener cuidado en emplear dosis iniciales bajas de Oxycontin® en pacientes que no han desarrollado tolerancia aún a los opioides, especialmente aquellos que están recibiendo un tratamiento concurrente con relajantes musculares, sedantes u otras medicaciones activas para el SNC. Pacientes que no están todavía tomando opioides: Los ensayos clínicos han demostrado que los pacientes pueden iniciar la terapia analgésica con Oxycontin®. Una dosis inicial razonable para la mayoría de los pacientes que no han recibido opioides es de 10 mg cada 12 horas. Si se ha provisto un analgésico no opioide (aspirina, acetaminofeno o una droga antiinflamatoria no esteroide) esta puede ser continuada. Si el no-opioide corriente es discontinuado, puede ser necesaria una titulación hacia arriba de la dosis. Pacientes tratados con terapia opioide: Si el paciente ha estado recibiendo medicaciones con contenido de opioide previo a la terapia con Oxycontin®, la dosis diaria total (24 horas) de los otros opioides debe ser determinada. 1- Empleando los estimados standard de proporción de conversión (ver Tabla 3) mutiplicar el mg/día de los opioides previos x los factores de multiplicación adecuados para obtener la dosis diaria total equivalente de oxicodona. 2- Dividir esta dosis de oxicodona 24 horas en la mitad para obtener la dosis de 2 veces por día (cada 12 horas) de Oxycontin®. 3- Redondear hacia abajo a una dosis que es apropiada para las potencias disponibles del comprimido (comprimidos de 10 mg, 20 mg y 40 mg). 4- Discontinuar todas las demás drogas opioides en 24 horas cuando se inicia la terapia con Oxycontin®. Ninguna proporción de conversión fija es probable sea satisfactoria en todos los pacientes, especialmente en aquellos que reciben grandes dosis de opioides. Las dosis recomendadas presentadas en la Tabla 3 sólo son un punto inicial y una cuidadosa observación y frecuente titulación están indicadas hasta que los pacientes sean estabilizados con la nueva terapia.

En todos los casos, la analgesia suplementaria (ver abajo) debe estar a disposición en forma de un analgésico adecuado de acción breve. Oxycontin® puede ser usado con seguridad en forma concomitante con dosis habituales de analgésicos no-opioides y adyuvantes analgésicos; siempre debe tenerse cuidado de seleccionar una dosis inicial adecuada. Conversión de fentanilo transdérmico a Oxycontin®: Dieciocho horas después de la eliminación del parche transdérmico de fentanilo se puede iniciar el tratamiento con Oxycontin®. Si bien no hubo determinaciones sistemáticas de tal conversión, una dosis conservadora de oxicodona, aproximadamente 10 mg cada 12 horas de Oxycontin® debe ser sustituida inicialmente por cada 25 mcg/h del parche transdérmico de fentanilo. El paciente debe ser estrechamente vigilado referido a titulación precoz por cuanto hay una experiencia clínica muy limitada con esta conversión. Manejo de reacciones adversas esperadas con opioides: La mayoría de los pacientes que reciben opioides, especialmente aquellos que jamás lo han hecho, experimentarán reacciones adversas. Frecuentemente, las reacciones adversas por Oxycontin® son transitorias pero pueden requerir evaluación y manejo. Reacciones adversas tales como constipación deben ser anticipadas y tratadas en forma agresiva y profiláctica con un laxante estimulante y/o ablandador de materia fecal. Los pacientes no se hacen tolerantes habitualmente a los efectos constipantes de los opioides. Las otras reacciones adversas relacionadas con el opioide, tal como sedación y náuseas son habitualmente autolimitadas y a menudo no persisten más allá de los primeros días. Si persisten las náuseas y esto es inaceptable para el paciente, se debe considerar el tratamiento con antieméticos u otras modalidades que puedan aliviar estos síntomas. Los pacientes que reciben Oxycontin® pueden ver pasar una matriz intacta en las heces o vía colostomía. Estas matrices contienen poca o ninguna oxicodona residual y no tienen consecuencias clínica. Individualización de la dosis: Una vez iniciada la terapia, se deben evaluar con frecuencia, el alivio del dolor y otros efectos de los opioides. Los pacientes deben ser dosificados para un efecto adecuado (generalmente, dolor leve o ningún dolor con el uso regular de no más de 2 dosis de analgesia suplementaria durante 24 horas). Debe estar a disposición una medicación de 'rescate' (ver Analgesia suplementaria). Dado que las concentraciones plasmáticas de estado constante se alcanzan aproximadamente a las 24 a 36 horas, el ajuste de dosis puede realizarse cada 1 a 2 días. Lo más adecuado es aumentar la dosis cada 12 horas, no la frecuencia de la misma. No hay información clínica sobre los intervalos de dosificación más cortos que 12 horas. Como directiva, puede indicarse un incremento de 10 mg a 20 mg cada 12 horas, la dosis diaria total de oxicodona usualmente puede ser aumentada en un 25% a 50% de la dosis corriente en cada incremento. Si se observan signos de excesivas reacciones adversas relacionadas con el opioide, la próxima dosis puede ser reducida. Si este ajuste conduce a analgesia inadecuada puede darse una dosis suplementaria de oxicodona de liberación inmediata. En forma alternada pueden emplearse adyuvantes analgésicos no opioides. Se deben hacer los ajustes de dosis para obtener un adecuado equilibrio entre el alivio del dolor y las reacciones adversas relacionadas con el opioide. Si ocurren reacciones adversas significativas antes de alcanzarse la meta terapéutica de dolor leve o ningún dolor, estos hechos deben ser tratados en forma agresiva. Una vez que las reacciones adversas estén controladas, se debe continuar con la titulación hacia arriba hasta un nivel aceptable de control del dolor. Durante los períodos de cambio de los requerimientos analgésicos, incluyendo la titulación inicial, se recomienda el frecuente contacto entre el médico, otros participantes del equipo médico, el paciente y la familia. Analgesia suplementaria: La mayoría de los pacientes que reciben terapia las 24 horas del día con opioides de liberación prolongada pueden necesitar tener medicamentos de liberación inmediata de "rescate" disponibles para las exacerbaciones del dolor o para prevenir el dolor que ocurre previsiblemente durante ciertas actividades del paciente (dolor incidental). Mantenimiento de la terapia: La intención del período de titulación es el establecimiento de una dosis cada 12 horas específica para el paciente que mantendrá una analgesia adecuada con efectos secundarios aceptables durante todo el tiempo que sea necesario para el alivio del dolor. Si recurre el dolor, entonces la dosis puede ser aumentada para restablecer el control del dolor. El método de ajuste de terapia arriba delineado debe ser empleado para restablecer el control del dolor. Durante la terapia crónica, especialmente para síndromes de dolor no cancerosos, la necesidad continua de terapia opioide de 24 horas debe ser re-determinada periódicamente (es decir, cada 6 a 12 meses) como sea adecuado. Cesación de la terapia: Cuando el paciente deja de necesitar terapia con Oxycontin® en comprimidos, las dosis deben disminuirse gradualmente para evitar que aparezcan signos y síntomas de abstinencia en el paciente físicamente dependiente. Conversión de Oxycontin® a opioides parenterales: Para evitar la sobredosis, se deben usar índices conservadores de conversión de la dosis. Seguridad y manejo: Oxycontin® (oxicodona clorhidrato de liberación prolongada) comprimidos son una forma de dosificación que no plantea riesgos conocidos para la salud a los profesionales más allá de cualquier otro producto controlado. Como con todas estas drogas, se debe tener cuidado para impedir la desviación o abuso mediante un manejo adecuado.

Presentación.

Cajas con 1 frasco plástico conteniendo 30 y 100 comprimidos de liberación prolongada de 10 mg, 20 mg y 40 mg, respectivamente.

Principios Activos de Oxycontin

Patologías de Oxycontin

Laboratorio que produce Oxycontin