MAGNOFEN

BALIARDA

Hipolipemiante.

Composición.

Magnofen 45: cada cápsula de liberación controlada contiene: Acido fenofíbrico (como fenofibrato de colina) 45 mg. Magnofen 135: cada cápsula de liberación controlada contiene: Acido fenofíbrico (como fenofibrato de colina) 135 mg.

Indicaciones.

Hipolipemiante. Agonista del receptor alfa activado por proliferadores de peroxisomas (PPARa).

Dosificación.

Los pacientes deben realizar una dieta baja en lípidos antes de comenzar el tratamiento con Magnofen ya sea que se administre como monoterapia o concomitantemente con una estatina, y deben continuar con la misma durante el tratamiento. Se debe controlar periódicamente los niveles de lípidos séricos. Se debe discontinuar el tratamiento con medicamentos que se conoce exacerban la hipertrigliceridemia (por ejemplo, beta bloqueantes, tiazidas, estrógenos) o cambiarlos por otros, si esto es posible, y tratar la ingesta excesiva de alcohol antes de considerar el tratamiento con hipolipemiantes. Tratamiento concomitante con estatinas de la Dislipemia Mixta: dosis recomendada: 135 mg/día. Puede administrarse al mismo tiempo que la dosis de estatina. Deberá tenerse en cuenta las recomendaciones posológicas de cada estatina. No se ha evaluado en estudios clínicos la co-administración a la dosis máxima de la estatina, por lo que deberá evitarse a menos que los beneficios superen los riesgos. Hipertrigliceridemia Severa: dosis inicial: 45 a 135 mg/día. La dosis será determinada según la respuesta del paciente, y deberá ajustarse, en caso de ser necesario, después de determinaciones periódicas de la lipemia cada 4 u 8 semanas. La dosis máxima recomendada es de 135 mg/día. Hipercolesterolemia Primaria o Dislipemia mixta: Dosis recomendada: 135 mg/día. Insuficiencia Renal: en pacientes con insuficiencia renal leve a moderada, el tratamiento debe ser iniciado a dosis de 45 mg/día, y debe aumentarse únicamente luego de la evaluación de los efectos de la función renal y la lipemia. En pacientes con insuficiencia renal severa, debe evitarse el uso de ácido fenofíbrico. Ancianos: los pacientes ancianos con función renal normal no requieren modificación de la dosis. La elección de la dosis en pacientes ancianos debe realizarse teniendo en cuenta la función renal (véase Advertencias). Forma de administración: Magnofen puede tomarse independientemente del horario de las comidas. Las cápsulas deben tragarse enteras, sin abrir, romper, disolver ni masticar.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad al ácido fenofíbrico, al fenofibrato o a cualquiera de los componentes del producto. Insuficiencia renal severa, incluyendo pacientes dializados. Enfermedad hepática activa, incluyendo cirrosis biliar primaria y anormalidades funcionales hepáticas persistentes e inexplicables. Colecistopatía preexistente. Mujeres en período de lactancia.

Reacciones adversas.

En estudios doble ciego, controlados, y estudios a largo plazo, en por lo menos el 3% de los pacientes en tratamiento con ácido fenofíbrico como monodrogas o conjuntamente con una estatina se han reportado las siguientes reacciones adversas: Reportadas en ensayos clínicos con ácido fenofíbrico: Gastrointestinales: constipación, diarrea, dispepsia, náuseas. Infecciones: nasofaringitis, sinusitis, infección en vías respiratorias altas, bronquitis, gripe e infecciones en las vías urinarias. Alteraciones en los resultados de laboratorio: incrementos en ALT, AST, otras enzimas hepáticas y CPK. Musculo-esqueléticas y del tejido conectivo: Artralgia, dorsalgia, espasmos musculares, mialgia, dolor en las extremidades. Del sistema nervioso: mareos, cefalea. Psiquiátricas: insomnio. Respiratorias, torácicas y mediastínicas: Tos y dolor faringolaríngeo. Vasculares: hipertensión. Generales: fatiga, dolor. En estudios clínicos doble ciego, placebo controlados, se reportaron las siguientes reacciones adversas en por lo menos el 2% de los pacientes tratados con fenofibrato (a dosis equivalentes a 135 mg de ácido fenofíbrico), y en mayor proporción que el grupo placebo: Reportadas en ensayos clínicos con fenofibrato: Generales: dolor abdominal, dorsalgia, cefalea. Digestivas: náuseas, constipación. Alteraciones de los resultados de laboratorio: parámetros hepáticos anormales, aumento en AST, ALT y CPK. Respiratorias: desórdenes respiratorios, rinitis. Estas reacciones llevaron a la discontinuación del tratamiento en el 5% de los pacientes tratados con fenofibrato, y en el 3% de los del grupo placebo. El aumento en los niveles de los parámetros hepáticos fue el evento adverso más frecuente, llevando a la discontinuación del tratamiento con fenofibrato en el 1,6% de los pacientes en estudios doble ciego. En casos aislados se ha reportado fotosensibilidad cutánea acompañada de reacción eritematosa, vesicular o nodular, subsecuente a la exposición de la piel a radiación ultravioleta. Debido a que estas reacciones adversas son reportadas voluntariamente a partir de una población de tamaño desconocido, no es posible estimar su frecuencia o establecer la relación causal con la exposición a la droga. Estas reacciones adversas incluyen: mialgia, rabdomiólisis, espasmos musculares, pancreatitis, falla renal, insuficiencia renal aguda, hepatitis, cirrosis, anemia, artralgia, astenia y disminuciones marcadas en los niveles de HDL.

Advertencias.

Mortalidad y morbilidad por enfermedad coronaria: el efecto de fenofibrato de colina sobre la mortalidad y morbilidad por enfermedad coronaria y sobre la mortalidad no cardiovascular no ha sido establecido. En virtud de las semejanzas entre el ácido fenofíbrico, el fenofibrato, el clofibrato y el gemfibrozil, los hallazgos de los estudios clínicos aleatorizados, placebo controlados, con estos fibratos pueden tenerse en cuenta para este producto. En un estudio clínico aleatorizado, placebo controlado, en pacientes con diabetes mellitus tipo II, el tratamiento combinado de una estatina y fenofibrato mostró una mayor reducción, aunque no significativa, del riesgo relativo de los principales eventos adversos cardiovasculares, en comparación con la monoterapia con estatina. En un estudio aleatorizado, placebo controlado, de 5 años de duración, en pacientes con diabetes mellitus tipo II tratados con fenofibrato, se observó con el tratamiento activo una reducción relativa, no significativa, en el criterio principal de valoración de la enfermedad coronaria y una reducción significativa en el criterio de valoración secundario de los eventos cardiovasculares totales. Asimismo en el grupo fenofibrato se observó un aumento no significativo en la mortalidad total y por enfermedad coronaria, en comparación con placebo. En un estudio clínico en pacientes post infarto de miocardio, tratados durante 5 años con clofibrato, no se encontraron diferencias en la mortalidad entre el grupo tratado con clofibrato y el grupo placebo. Sin embargo, se observó una diferencia en la incidencia de casos de colelitiasis y colecistitis que requirieron cirugía (3% vs. 1,8%) entre ambos grupos. En un estudio en sujetos sin enfermedad coronaria conocida a los cuales se los trató con placebo o con clofibrato durante 5 años y se los siguió otro año más, se observó una superioridad estadísticamente significativa en la mortalidad por cualquier causa ajustada por edad superior en el grupo que recibió clofibrato en comparación con el grupo placebo (5,70% vs. 3,96%, p= < 0,01). El exceso de mortalidad se debió a un incremento del 33% en las causas no cardiovasculares, incluyendo tumores malignos, complicaciones post-colecistectomía y pancreatitis. Esto confirmó el mayor riesgo de desarrollo de colecistopatía en los pacientes tratados con clofibrato observado en otros estudios. Músculo esquelético: la monoterapia con fibratos y estatinas aumenta el riesgo de miositis o miopatía, y se ha asociado a rabdomiólisis. Los datos derivados de estudios observacionales sugieren que el riesgo de rabdomiólisis es mayor cuando los fibratos se administran junto a una estatina (con una tasa mayor observada en el uso combinado de gemfibrozil y estatinas en comparación con fenofibratos y estatinas). El riesgo de toxicidad muscular seria aumenta en los pacientes ancianos, diabéticos, con insuficiencia renal, o hipotiroideos. Debe referirse al prospecto de la correspondiente estatina para las interacciones medicamentosas importantes que aumentan los niveles de la estatina y que podrían aumentar este riesgo. En estudios clínicos de fase III con ácido fenofíbrico, se reportó mialgia en el 3,3% de los pacientes tratados con ácido fenofíbrico en monoterapia y en el 3,1 % a 3,5% de los pacientes tratados con ácido fenofíbrico junto con estatinas, en comparación con el 4,7% a 6,1 % de los pacientes tratados con estatinas en monoterapia. En pacientes tratados con ácido fenofíbrico en monoterapia, no se produjeron aumentos en la creatina-fosfoquinasa (CPK) mayores a cinco veces el límite superior normal, pero sí en el 0,2% a 1,2% de los pacientes tratados con ácido fenofíbrico conjuntamente con estatinas, en comparación con el 0,4% a 1,3% de los pacientes tratados con estatinas en monoterapia. Se debe considerar la posibilidad de miopatía en todo paciente con mialgias difusas, sensibilidad o debilidad muscular y/o marcadas elevaciones de los niveles de CPK. Los pacientes deben informar de inmediato sobre cualquier dolor, sensibilidad o debilidad muscular inexplicable, especialmente si se acompaña de malestar general o fiebre. Se deberán evaluar los niveles de CPK en los pacientes que informan sobre estos síntomas, y se deberá suspender el tratamiento con Magnofen y con la estatina si estos niveles se elevan considerablemente o si se sospecha o diagnostica miopatía o miositis. Función hepática: el ácido fenofíbrico a una dosis de 135 mg/día en monoterapia o administrado conjuntamente con dosis bajas a moderadas de estatinas, se ha asociado a incrementos en las transaminasas séricas (AST o ALT). En un análisis combinado de tres estudios doble-ciego, controlados, realizados con ácido fenofíbrico en monoterapia o en combinación con estatinas, se observaron aumentos tres veces mayores al límite superior normal en la ALT y AST en dos ocasiones consecutivas en el 1,9% y 0,2%, respectivamente, de los pacientes tratados con ácido fenofíbrico en monoterapia y en el 1,3% y 0,4%, respectivamente, de los pacientes que recibían ácido fenofíbrico combinado con estatinas. Ninguno de los pacientes que recibían dosis bajas a moderadas de estatinas en monoterapia presentó aumentos que superaran tres veces el límite superior normal en la ALT y AST. Aumentos mayores a tres veces el límite superior normal en ALT y AST ocurrieron en el 0,8% y 0,4%, de los pacientes que recibían altas dosis de estatinas como monoterapia, respectivamente. En un estudio a largo plazo con ácido fenofíbrico administrado en forma conjunta con estatinas durante un período de hasta 52 semanas, se observaron aumentos de ALT y AST mayores a tres veces el límite superior normal en dos ocasiones consecutivas en el 1,2% y 0,5% de los pacientes, respectivamente. Cuando las transaminasas fueron evaluadas después de la suspensión del tratamiento o durante la continuación del mismo, se observó que éstas se habían normalizado. Los aumentos en ALT y/o AST no se vieron acompañados por incrementos en la bilirrubina ni por incrementos en la fosfatasa alcalina. En un análisis combinado de 10 estudios placebo controlados realizados con fenofibrato, se observaron aumentos de ALT mayores a tres veces el límite superior normal en el 5,3% de los pacientes tratados con fenofibrato versus el 1,1 % de los tratados con placebo. La incidencia de aumentos de las transaminasas observados con fenofibrato puede relacionarse con la dosis. En un estudio de determinación de dosis de 8 semanas en hipertrigliceridemia, la incidencia de aumentos de ALT y AST tres veces mayor o igual al normal fue del 13% en pacientes que recibieron dosis equivalentes a 90 mg - 135 mg de ácido fenofíbrico una vez al día y de 0% en aquellos que recibieron dosis equivalentes a 45 mg de ácido fenofíbrico una vez o menos al día o placebo. Luego del tratamiento de semanas o varios años con fenofibratos, se han reportado hepatitis hepatocelular, hepatitis crónica activa y hepatitis colestática. En casos extremadamente raros se ha informado cirrosis asociada a hepatitis crónica activa. Se deberá controlar la función hepática basal y realizar un monitoreo de la misma (incluidos los niveles de ALT) mientras dure el tratamiento con Magnofen, y suspender el tratamiento si los niveles enzimáticos exceden el triple del límite superior normal. Creatinina sérica: se han informado aumentos reversibles de la creatinina sérica en pacientes recibiendo ácido fenofíbrico en monoterapia o en combinación con estatinas, así como en pacientes tratados con fenofibrato. En el análisis combinado de tres estudios doble-ciego, controlados, en los que se administró ácido fenofíbrico en monoterapia o en combinación con estatinas, se observaron aumentos > 2 mg/dl de la creatinina en el 0,8% de los pacientes tratados con ácido fenofíbrico en monoterapia y en el 1,1% a 1,3% de los tratados con ácido fenofíbrico conjuntamente con estatinas, en comparación con el 0% a 0,4% de los pacientes tratados con estatinas en monoterapia. Los aumentos en la creatinina sérica fueron estables en el largo plazo y retornaron a los niveles basales después de la suspensión del tratamiento. Se desconoce el significado clínico de estos hallazgos. Se sugiere el monitoreo de la función renal en pacientes con insuficiencia renal tratados con Magnofen. Se deberá considerar también el monitoreo renal en aquellos pacientes que presenten riesgo de insuficiencia renal, tales como ancianos y diabéticos. Colelitiasis: tanto el ácido fenofíbrico como el fenofibrato, el clofibrato y el gemfibrozil, pueden elevar la excreción de colesterol en la bilis, lo que podría conducir a colelitiasis. Si se sospecha colelitiasis, se impone la realización de estudios vesiculares. En caso de observarse cálculos biliares, deberá discontinuarse el tratamiento con ácido fenofíbrico. Anticoagulantes orales: deberá tenerse precaución cuando se administre ácido fenofíbrico junto con anticoagulantes cumarínicos orales. El ácido fenofíbrico puede potenciar los efectos anticoagulantes, resultando en una prolongación del tiempo de protrombina/RIN. Se recomienda el monitoreo frecuente del tiempo de protrombina/RIN y el ajuste de la dosis del anticoagulante oral hasta que el tiempo de protrombina/RIN se hayan estabilizado, a fin de evitar complicaciones hemorrágicas (véase Interacciones). Pancreatitis: se ha reportado pancreatitis en pacientes bajo tratamiento con fibratos, incluyendo al ácido fenofíbrico. Esta situación puede representar la falta de eficacia en pacientes con hipertrigliceridemia severa, un efecto farmacológico directo, o un efecto secundario mediado por cálculos en las vías biliares o formación de sedimento con obstrucción del conducto biliar común. Cambios hematológicos: se ha observado una disminución leve a moderada en la hemoglobina, el hematócrito y los leucocitos luego de la iniciación del tratamiento con ácido fenofíbrico y fenofibrato. Sin embargo, estos niveles se estabilizaron durante la administración a largo plazo. Se han reportado casos de trombocitopenia y agranulocitosis en pacientes tratados con fenofibrato. Se recomienda un monitoreo periódico de eritrocitos y leucocitos durante los primeros doce meses de tratamiento con Magnofen. Reacciones de hipersensibilidad: en pacientes tratados con fenofibratos se han reportado reacciones agudas de hipersensibilidad tales como síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis tóxica, que requirieron hospitalización y tratamiento con corticoides. Enfermedad venosa tromboembólica: en un estudio clínico, sobre más de 9000 pacientes, se observó en mayor proporción en el grupo tratado con fenofibrato en comparación con el grupo placebo: embolia pulmonar (1% vs. 0,7% (p=0.022)) y trombosis venosa profunda (1% vs. 1% (p=0.074)). En otro estudio clínico, una mayor proporción de pacientes tratados con clofibrato experimentó embolia pulmonar definitiva o presunta, fatal o no fatal, o tromboflebitis, en comparación con el grupo placebo (5,2% vs. 3,3% a los cinco años; p < 0,01). Disminución paradojal en los niveles de HDL: disminuciones severas en los niveles de HDL (hasta 2 mg/dl) se han reportado provenientes de ensayos clínicos y post-comercialización en pacientes diabéticos y no diabéticos que iniciaban el tratamiento con fibratos. Esta disminución se ha visto reflejada en la disminución de la apolipoproteína A1, y ha sido reportada en el transcurso de las dos semanas a varios años del comienzo del tratamiento con fibratos. Los niveles de HDL se han mantenido disminuidos hasta que se retiró el tratamiento con fibratos; la respuesta al retiro de los fibratos es rápida y sostenida. Se desconoce el significado clínico de esta disminución en el HDL. Se recomienda un control en los niveles de HDL durante los primeros meses de tratamiento con fibratos. Si se detecta una disminución severa de los niveles de HDL, se debe discontinuar el tratamiento con fibratos y monitorear los niveles de HDL hasta conseguir el retorno a las concentraciones basales; no se debe reiniciar el tratamiento. Embarazo: no existen estudios adecuados y bien controlados sobre el uso de ácido fenofíbrico durante el embarazo. Sólo debe administrarse Magnofen durante el embarazo si los potenciales beneficios justifican los posibles riesgos para el feto. Cuando se administre ácido fenofíbrico junto con una estatina a una mujer con posibilidades de embarazo, debe remitirse al prospecto de la estatina, ya que todas las estatinas se encuentran contraindicadas en la mujer embarazada. Lactancia: Magnofen no debe utilizarse durante la lactancia. Deberá discontinuarse la lactancia o el medicamento, teniendo en cuenta la importancia del mismo para la madre. Niños: no se ha establecido la seguridad y eficacia del ácido fenofíbrico en monoterapia o en combinación con estatinas en pacientes pediátricos. Ancianos: la exposición al ácido fenofíbrico no está influenciada por la edad; no obstante, debido a que los pacientes ancianos tienen mayor probabilidad de padecer insuficiencia renal, se recomienda considerar el monitoreo de la función renal en este grupo etario durante la administración de ácido fenofíbrico. Insuficiencia renal: se debe evitar el uso de Magnofen en pacientes con insuficiencia renal severa (véase Contraindicaciones). Se requiere disminución de la dosis en pacientes con insuficiencia renal leve a moderada (véase Dosificación). Se recomienda el monitoreo de la función renal en pacientes con insuficiencia renal. Insuficiencia hepática: no se ha evaluado el uso de ácido fenofìbrico en pacientes con insuficiencia hepática (véase Contraindicaciones).

Interacciones.

Anticoagulantes cumarínicos: se ha observado potenciación del efecto de los anticoagulantes cumarínicos con prolongación del tiempo de protrombina/RIN. Se debe tener precaución al administrar anticoagulantes cumarínicos orales junto a Magnofen. La dosis del anticoagulante debe ser disminuida para mantener el tiempo de protrombina/RIN en los niveles deseados para evitar complicaciones. Se recomienda realizar determinaciones frecuentes del tiempo de protrombina/RIN hasta comprobar que se han estabilizado dichos niveles (véase Advertencias). Resinas secuestradoras de ácidos biliares: debido a que las resinas secuestradoras de ácido biliar pueden secuestrar otras drogas, los pacientes deben tomar Magnofen por lo menos 1 hora antes o 4 a 6 horas después de la resina, para su correcta absorción. Inmunosupresores: inmunosupresores tales como ciclosporina y tacrolimus pueden producir nefrotoxicidad con disminución en el clearance de creatinina y aumento en los niveles de la misma. Debido a que la excreción urinaria es la principal vía de eliminación de los fibratos (incluyendo a Magnofen), existe riesgo de que la interacción pueda conducir a deterioro de la función renal. Se deben evaluar los riesgos y beneficios de la administración de Magnofen junto con inmunosupresores y otros potenciales agentes nefrotóxicos, y emplear la menor dosis efectiva del mismo. Colchicina: se han reportado casos de miopatía, incluyendo rabdomiólisis, en la administración conjunta de fenofibratos con colchicina. Se debe tener precaución cuando se prescribe colchicina junto con fenofibratos.

Conservación.

Mantener a temperatura no superior a 30°C. Proteger de la luz.

Presentación.

Magnofen 45: Envases con 30 cápsulas de liberación controlada. Magnofen 135: Envases con 30 cápsulas de liberación controlada.

Principios Activos de Magnofen

Laboratorio que produce Magnofen