HYPERIUM®

SERVIER

Antihipertensivo.

Composición.

Cada comprimido contiene: Rilmenidina dihidrogenofosfato (expresado como base) 1,000 mg.

Farmacología.

Rilmenidina oxazolina tiene propiedades antihipertensivas, actúa simultáneamente sobre los centros vasomotores bulbares y el sistema periférico, posee una mayor selectividad hacia los receptores de "imidazolinas" que hacia los alfa-2 adrenorreceptores cerebrales, lo que la distingue de los alfa-2 agonistas de referencia. La rilmenidina ejerce un efecto antihipertensivo dosis-dependiente en la rata genéticamente hipertensa. Solamente con dosis superiores a la dosis antihipertensiva se observan en el animal los efectos neurofarmacológicos centrales habitualmente observados con los Alfa-2 agonistas. En particular, el efecto sedativo central parece menos acentuado. Esta disociación entre la actividad antihipertensiva y los efectos neurofarmacológicos se confirma en el hombre. La rilmenidina ejerce una actividad antihipertensiva dosis-dependiente sobre las presiones arteriales sistólica y diastólica en posición decúbito y de pie. A dosis terapéuticas, 1 mg diario, en una toma o 2 mg diarios en dos tomas, los estudios a doble-ciego (placebo-producto de referencia) han demostrado la eficacia antihipertensiva de la rilmenidina en la hipertensión arterial ligera y moderada. Esta eficacia se mantiene durante el nictémero y el esfuerzo. Estos resultados se confirman a largo plazo sin pérdida del efecto terapéutico. A la dosis de 1 mg por día, los estudios doble-ciego contra placebo han demostrado que la rilmenidina no modifica la reacción de alerta; la incidencia de los efectos laterales (somnolencia, sequedad de boca, estreñimiento) no difiere con respecto al placebo. A la dosis de 2 mg por día, los estudios doble-ciego contra un alfa 2 agonista de referencia administrado a dosis equihipotensiva, han mostrado que la incidencia de estos efectos laterales es significativamente inferior, en intensidad y frecuencia. En dosis terapéuticas respeta la función cardíaca, no provoca retención hidrosódica y no perturba el equilibrio metabólico, conserva una actividad antihipertensiva significativa 24 horas después de la toma con descenso de las resistencias periféricas totales, sin variación del gasto cardíaco. Los índices de contractilidad y la electrofisiología cardíaca no están modificados. Respeta la adaptación al ortoestatismo, en particular en el sujeto de edad, y la adaptación fisiológica de la frecuencia cardíaca al esfuerzo. No provoca variación del suministro sanguíneo renal, de la filtración glomerular o de la fracción de filtración y no modifica la función renal. Respeta la glicorregulación, incluidos los diabéticos insulinodependientes o no, y no modifica los parámetros del metabolismo lipídico.

Farmacocinética.

Absorción: Rápida: la concentración plasmática máxima de 3.5 ng/ml se alcanza 1 h 30 a 2 horas después de la absorción de una dosis única de 1 mg de Rilmenidina. Total: la biodisponibilidad absoluta es de 100%, sin efecto de primer paso hepático. Regular: las variaciones interindividuales son escasas y la ingestión concomitante de alimentos no modifica la cantidad biodisponible; la tasa de absorción no varía con las dosis terapéuticas recomendadas. Distribución: El enlace a las proteínas es inferior a 10%. El volumen de distribución es de 5 l/kg. Metabolismo: La rilmenidina se biotransforma escasamente. Los metabolitos se encuentran de nuevo en estado de trazas en la orina y proceden de la hidrólisis del ciclo oxazolina o de su oxidación. Estos metabolitos no tiene actividad alfa 2 agonista. Eliminación: Se elimina esencialmente por vía renal: 65% de la dosis administrada se excreta por orina sin cambios. El clearance renal representa los dos tercios del clearance total. La semivida de eliminación es de 8 horas: no está modificada por la dosis administrada ni por la administración repetida. En el sujeto hipertenso, tratado con 1 mg diario, la duración de la acción farmacológica es más prolongada, manteniéndose la actividad antihipertensiva, de manera significativa, durante las 24 horas consecutivas a la última toma. En administración repetida: el estado de equilibrio se alcanza desde el 3er. día; el estudio de las tasas plasmáticas durante 10 días muestra su estabilidad. La vigilancia a largo plazo de las tasas plasmáticas en el paciente hipertenso (tratamiento durante 2 años) ha establecido que las concentraciones plasmáticas de Rilmenidina siguen siendo estables. En el sujeto de edad: los estudios farmacocinéticos en pacientes de más de 70 años de edad muestran una semivida de eliminación de 12 horas. En el paciente insuficiente hepático: la semivida de eliminación es de 11 horas. En el paciente insuficiente renal: a causa de su eliminación esencialmente renal, se observa un enlentecimiento de la eliminación, proporcional al grado de la insuficiencia renal. En los pacientes atacados por una insuficiencia renal severa (clearance de la creatinina inferior a 15 ml/min), la semivida de eliminación es de unas 35 horas.

Indicaciones.

Hipertensión arterial.

Dosificación.

La posología recomendada es de 1 comprimido por día en una sola toma por la mañana. En caso de respuesta insuficiente al cabo de un mes de tratamiento, se puede aumentar la posología a 2 comprimidos diarios, en 2 tomas (1 comprimido por la mañana y otro por la noche), antes de las comidas. Se puede administrar al paciente hipertenso de edad y al paciente diabético. En pacientes con insuficiencia renal, con un clearance de creatinina superior a 15 ml/min, no hay modificación de la posología, salvo criterio médico. El tratamiento se debe proseguir bajo control y vigilancia médica.

Contraindicaciones.

No debe utilizarse en caso de: Estados depresivos graves. Insuficiencia renal severa (clearance de la creatinina < 15 ml/min). Asociación con sultoprida, Hipersensibilidad a cualquiera de sus componentes. No debe utilizarse en general en asociación con: Alcohol. Los betabloqueantes utilizados en insuficiencia cardíaca (bisoprolol, carvedilol y metoprolol) (ver Interacciones).

Reacciones adversas.

A la dosis de 1 mg en una toma diaria, durante los estudios controlados, la incidencia de los efectos indeseables es comparable a la observada con placebo. Con la dosis de 2 mg por día de HYPERIUM®, los estudios controlados comparativos versus clonidina a la dosis de 0,15 a 0,30 mg/día o alfametildopa a dosis de 500 a 1000 mg/día, han mostrado que la incidencia de los efectos indeseables era significativamente inferior a la observada con clonidina o alfametildopa. Estimación de la incidencia: muy frecuente ( > 1/10), frecuente ( > 1/100, < 1/10), poco frecuente ( > 1/1000, < 1/100), rara ( > 1/10000, < 1/1000), muy rara ( < 1/100000). Trastornos cardíacos: Frecuente: palpitaciones. No conocida: Bradicardia. Trastornos del sistema nervioso: Frecuente: somnolencia. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Frecuente: prurito, eritema. Trastornos del aparato reproductor y de la mama: Frecuente: disfunción sexual. Trastornos gastrointestinales: Frecuente: gastralgias, boca seca, diarrea, estreñimiento. Poco frecuente: náuseas. Trastornos músculo-esqueléticos: Frecuente: calambres musculares. Trastornos psiquiátricos: Frecuente: ansiedad, depresión, insomnio. Trastornos vasculares: Frecuente: frío en las extremidades, edemas. Poco frecuente: sofocos, hipotensión ortostática. Trastornos generales: Frecuente: astenia, fatiga al realizar esfuerzos.

Advertencias.

No debe interrumpirse el tratamiento en forma brusca, disminuir la posología progresivamente. Como con otros antihipertensivos, en los enfermos que presentan antecedentes vasculares recientes (ictus, infarto de miocardio), su administración debe ser bajo vigilancia médica. Debido al riesgo de disminución de la frecuencia cardíaca y de aparición de bradicardia durante el tratamiento con rilmenidina, debe evaluarse cuidadosamente el inicio del tratamiento en los pacientes con bradicardia o que presenten factores de riesgo de bradicardia (por ejemplo, en las personas de edad avanzada, los pacientes con síndrome del nodo sinusal enfermo, bloqueo cardiaco auriculoventricular, insuficiencia cardiaca preexistente o cualquier otro estado en el que la frecuencia cardiaca se mantiene debido a un tono simpático excesivo). En tales pacientes, se recomienda controlar la frecuencia cardiaca, en particular durante las 4 primeras semanas de tratamiento. Se desaconseja la ingesta de alcohol o medicamentos que lo contengan durante el tratamiento. para evitar potenciar el efecto sedativo del alcohol. En la insuficiencia renal, si el clearance de la creatinina es superior a 15 ml/min, no es necesaria ninguna modificación de la posología.

Interacciones.

Asociación contraindicada: Sultoprida: Riesgo aumentado de trastornos del ritmo ventricular (especialmente torsiones de punta). Asociaciones desaconsejadas:Alcohol: Evitar la ingestión de bebidas alcohólicas o medicamentos que lo contengan (ver Advertencias). Betabloqueantes: utilizados en insuficiencia cardíaca (bisoprolol, carvedilol y metoprolol) disminución central del tono simpático y efecto vasodilatador de los antihipertensores centrales. Perjudicial en caso de insuficiencia cardíaca tratada con betabloqueantes y vasodilatadores. Requieren precauciones de empleo: Baclofeno: Aumento del efecto antihipertensivo. Vigilancia de la presión arterial y si es necesario adaptación de la posología. Betabloqueantes: evitar la interrupción brusca del tratamiento. Vigilancia clínica. Medicamentos que provocan torsiones de puntas (excepto la sultoprida): antiarrítmicos de clase IA (quinidina, hidroquinidina, disopiramida); antiarrítmicos de clase III (amiodarona, dofetilida, ibutilida, sotalol). Ciertos neurolépticos: fenotiazínicos (clorpromazina, levomepromazina, tioridazina), benzamidas (amisulprida, sulpirida, tiaprida), butirofenonas (droperidol, haloperidol), otros neurolépticos (pimozide). Otros: bepridilo, cisaprida, difemanil, eritromicina IV, halofantrina, mizolastina, moxifloxacino, pentamidina, espiramicina IV, vincamina IV. Riesgo aumentado de trastornos del ritmo ventricular, especialmente de torsiones de puntas.Vigilancia clínica y electrocardiográfica. A tener en cuenta: Alfabloqueantes: Aumento del efecto hipotensor. Riesgo aumentado de hipotensión ortostática. Amifostina: Aumento del efecto antihipertensivo. Corticoides, tetracosactida (vía general) (excepto hidrocortisona utilizada como tratamiento sustitutivo en la enfermedad de Addison): Disminución del efecto antihipertensivo (retención hidrosalina de los corticoides). Neurolépticos, antidepresivos imipramínicos: Efecto antihipertensivo y riesgo aumentado de hipotensión ortostática mayor (efecto aditivo). Otros depresores del SNC: derivados morfínicos (analgésicos, antitusivos y tratamientos de sustitución), benzodiazepinas, otros ansiolíticos aparte de las benzodiazepinas, hipnóticos, neurolépticos, antihistamínicos H1 sedantes, antidepresores sedantes (amitriptilina, doxepina, mianserina, mirtazapina, trimipramina), otros antihipertensivos centrales, baclofeno, talidomida, pizotifeno, indoramina. Aumento de la depresión central.

Presentación.

Envases conteniendo 30 comprimidos.

Revisión.

Julio 2017.

Principios Activos de Hyperium

Patologías de Hyperium

Laboratorio que produce Hyperium