HEPARINA CALCICA NORTHIA

NORTHIA

Anticoagulante.

Composición.

Cada envase contiene: Heparina Cálcica 5.000 U.I. y 7.500 U.I. Agua bidestilada c.s.p. 0,2 ml y 0,3 ml.

Farmacología.

La heparina calcica se obtiene de la mucosa intestinal porcina. La heparina calcica produce una menor incidencia de hematomas locales. La Heparina Cálcica se obtiene de mucosa intestinal porcina en concentraciones de 25.000 UI/ml y se produce una menor incidencia de hematomas locales. La acción anticoagulante de la Heparina se basa fundamentalmente en su efecto inhibidor sobre la trombina y el factor X activado. La antitrombina, sintetizada en hígado, inhibe los factores de la coagulación activados: trombina, IXa, Xa, XIa, XIIa y calicreína. La antitrombina III inhibe la trombina sólo en presencia de la Heparina, ya que ésta al fijarse a la antitrombina le induce un cambio conformacional que hace más accesible el sitio reactivo a la trombina. Su unión a las proteínas en muy alta, fundamentalmente a lipoproteínas de baja densidad; también se une a globulinas y a fibrinógeno.

Farmacocinética.

La Heparina sólo puede administrarse por vía parenteral (infusión intravenosa continua, intermitente o subcutánea). Cuando se administra por vía intravenosa la acción comienza de inmediato; en cambio, existe una gran variación de la biodisponibilidad si se administra por vía subcutánea (la acción comienza entre 20 y 60 minutos). La Heparina no atraviesa la barrera placentaria. El tratamiento con Heparina en general se controla con KPTT, llevándolo de 1,5 a 2 veces el valor medio. La terapéutica con dosis bajas (5.000 UI c/8 a 12 horas) no requiere control de laboratorio ya que no se prolonga el KPTT. Su vida media es de 1 a 6 horas (1,5 hora de media); la dosis y la vía dependen y están sujetos a variación entre pacientes y en un mismo paciente. Puede ser mayor de la media en pacientes con insuficiencia renal, disfunción hepática u obesidad. Puede disminuir en pacientes con embolismo pulmonar, infecciones o procesos malignos. Su eliminación renal, generalmente como metabolitos. Sin embargo, después de la administración intravenosa de dosis elevadas, hasta un 50% de la dosis se puede excretar inalterada. En la leche materna no se excreta y no se elimina vía hemodiálisis.

Indicaciones.

Está indicada para la terapéutica anticoagulante en la profilaxis y tratamiento de la trombosis venosa y su progresión. El régimen de bajas dosis es útil para prevenir la trombosis venosa profunda posoperatoria y el embolismo pulmonar en pacientes bajo cirugía mayor o en quienes por otras razones están sujetos al riesgo de desarrollar la enfermedad tromboembólica. Profilaxis y tratamiento del embolismo pulmonar. Fibrilación atrial con embolización. Diagnóstico y tratamiento de coagulopatías por consumo, aguda o crónica (coagulación intravascular diseminada). Prevención de coágulos en cirugía del corazón y las arterias. Profilaxis y tratamiento del embolismo arterial periférico como anticoagulante en tranfusiones de sangre y circulación extracorpórea. Hemodiálisis. En muestras de sangre para estudios de laboratorio.

Dosificación.

Forma de administración: Las únicas vías de administración posibles son: infusión intravenosa continua, inyección intravenosa intermitente y subcutánea profunda. La vía intramuscular no se recomienda debido a la frecuente formación de hematomas en el sitio de la inyección. La dosificación de la Heparina se ajustará de acuerdo a los resultados de las pruebas de coagulación del paciente. Cuando la Heparina se administra por infusión intravenosa contínua, el tiempo de coagulación se deberá determinar aproximadamente cada 4 horas, especialmente al comienzo del tratamiento. Cuando se la administra por vía intravenosa intermitente, las pruebas de coagulación deberán realizarse antes de cada aplicación. Cuando se la administra por vía subcutánea profunda, las pruebas se realizarán con muestras tomadas aproximadamente 4 a 6 horas luego de la última aplicación. La dosificación se considerará adecuada cuando el tiempo total de tromboplastina activada (KPTT) sea 1,5 a 2 veces superior al valor previo al tratamiento o cuando el tiempo de coagulación de sangre entera sea entre 2,5 y 3 veces superior al valor de control. Independientemente de la vía de administración, se recomienda realizar recuentos periódicos de plaquetas, hematocrito y búsqueda de sangre oculta en materia fecal durante el curso de tratamiento con Heparina. Terapéutica Anticoagulante con Heparina a Dosis Plena: (para un paciente de 70 Kg de peso) Subcutánea Profunda: Dosis inicial, 5.000 unidades por vía intravenosa seguidas de 10.000 o 20.000 unidades de solución concentrada por vía subcutánea. Dosis de mantenimiento, cada 8 horas aplicar 8.000-10.000 unidades de solución concentrada o 15.000 a 20.000 unidades cada 12 horas. Rotar el sitio de inyección. Inyección Intravenosa Intermitente: Dosis inicial de 10.000 unidades diluidas o no en 50 o 100 ml de solución salina isotónica. Dosis de mantenimiento cada 4 a 6 horas con 5.000 a 10.000 unidades diluidas o no en 50 o 100 ml de solución salina isotónica. Infusión Intravenosa. Dosis inicial de 5.000 unidades por vía intravenosa, y mantener infundiendo 20.000 a 40.000 unidades diluidas en 1.000 ml de solución salina isotónica cada 24 horas. Administración en Niños: Siga las recomendaciones de los textos de pediatría de referencia. Profilaxis de Tromboembolismo Postoperatorio con Baja Dosis de Heparina: Administrar 5.000 unidades 2 horas antes de la cirugía y 5.000 unidades cada 8 a 12 horas, durante los siguientes 7 días o hasta que el paciente deambule. La vía de elección es la subcutánea profunda en el abdomen o en el brazo con una aguja fina (25 a 26 g) para minimizar el trauma. Se recomienda administrarla sin diluir. Reemplazo de Heparina por Anticoagulantes Orales: Cuando un anticoagulante oral derivado de los dicumarínicos se administra junto con la Heparina, las determinaciones de tiempo de protombina debe realizarse con muestras de sangre extraídas en el momento de menor concentración plasmática de Heparina, de esta forma los resultados se ven menos afectados por la misma. Luego de la administración intravenosa se deberán esperar cerca de 5 horas. Si se la administra por vía subcutánea profunda debe esperar 24 horas (ver Interacciones Medicamentosas). Las dosis iniciales de anticoagulante oral deben ser habituales, y los controles por medio de tiempo de protombina a los intervalos usuales. Para asegurar un efecto anticoagulante eficaz, se recomienda no interrumpir la administración de Heparina hasta que el tiempo de protombina llegue al valor deseado, una vez alcanzado el mismo, la Heparina puede suspenderse. Llenado de Jeringa: Por tratarse de una dosis inyectable tan pequeña, resulta indispensable proceder de la siguiente manera: 1- Colocar la ampolla verticalmente y observar que todo su contenido se aloje en la parte inferior de la misma. 2- Proceder a la apertura de la ampolla por la zona del anillo de corte respectivo marcado en la misma. 3- Aspirar con la aguja todo el contenido de la ampolla, verificar detenidamente la graduación en la escala impresa de la jeringa. 4- Inyectar siguiendo la técnica que se describe: La inyección, de HEPARINA CALCICA, debe obligatoriamente aplicarse en el tejido celular subcutáneo de la región de la cresta ilíaca tanto derecha como izquierda. La aguja debe introducirse completamente de manera perpendicular en el espesor de un pliegue cutáneo obtenido entre el pulgar y el índice del operador. El pliegue debe mantenerse durante todo el tiempo que dura la inyección. La introducción no debe ser brusca. Postergar la inyección si la introducción de la aguja determina un dolor vivo, la que traduce la agresión de un vaso. En tal caso, retirar la aguja y practicar la inyección del lado opuesto.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad a la Heparina. Administración por vía I.M., riesgo de hematoma importante. Estados hemorragíparos, endocarditis bacteriana, hipertensión severa; durante e inmediatamente después de la neurocirugía, en especial de cerebro, médula o cirugía oftálmica. Hemofilia, trombocitopenia, púrpura, lesiones ulcerativas gastrointestinales, menstruación y enfermedades hepáticas asociadas con dificultades en la hemostasia.

Reacciones adversas.

El principal efecto adverso es la hemorragia (1% a 33% de los pacientes), y es menor la incidencia en pacientes que reciben Heparina por fleboclisis (ciertas hemorragias, suprarrenal, ovárica o retroperitoneal, suelen ser de difícil detención). Se han descripto 2 formas de trombocitopenia aguda inducida por Heparina: a) Trombocitopenia leve, 5% de los pacientes; después de 2 a 5 días de iniciada la terapéutica completa el tratamiento puede ser continuado sin riesgo de hemorragia, y b) trombocitopenia pronunciada (reacción alérgica), se presenta con menor frecuencia, a los 7 o 14 días de iniciado en tratamiento y es reversible al suspenderlo. De manera paradójica, la forma grave de trombocitopenia está asociada con complicaciones trombóticas (coágulos blancos) que pueden provocar infarto, accidentes cerebrovascular o llevar a la amputación de una extremidad. La trombocitopenia es menos frecuente con la Heparina porcina que con la bovina. La Heparina no está asociada a malformaciones fetales, pero administrada durante el embarazo se ha observado mortalidad fetal o parto prematuro en un tercio de los pacientes. Alteración de las pruebas funcionales hepáticas; aumento de transaminasas. Osteoporosis y fracturas vertebrales espontáneas; dosis de Heparina mayores a 20.000 U.I. por día durante 3 a 6 meses. En ocasiones: hiperpotasemia (inhibición de la síntesis de aldosterona de la glándula suprarrenal).

Precauciones.

Generales: Se ha reportado que los pacientes tratados con Heparina pueden desarrollar nuevos trombos con el contexto de una trombocitopenia inducida por la agregación irreversible de plaquetas debido a un efecto de la Heparina. Esta situación se la conoce como síndrome de coágulo-blanco. Este cuadro puede provocar complicaciones tromboembólicas severas, como necrosis cutánea, gangrena de las extremidades que puede terminar en amputaciones, infarto de miocardio, embolismo pulmonar, accidente cerebrovascular, y la muerte. Por lo tanto, la administración de Heparina debe interrumpirse en cualquier paciente que presente, en el curso de su tratamiento, nueva trombosis asociada a trombocitopenia. La resistencia a la Heparina es más frecuente en pacientes febriles, en pacientes con trombosis, tromboflebitis, infecciones con propensión a formar trombos, infarto de miocardio, cáncer, y en pacientes posquirúrgicos. En pacientes mayores de 60 años, de sexo femenino, la incidencia de complicaciones hemorrágicas es más frecuente. Pruebas de Laboratorio: El recuento de plaquetas, hematocrito y búsqueda de sangre oculta en materia fecal debe ser periódico en el paciente tratado con Heparina, independientemente de la vía y forma de administración. Pruebas de la función Hepática: Aumento significativo de las transaminasas se produjeron en pacientes y en individuos sanos tratados con Heparina. Interpretar con precaución las alteraciones de laboratorio, teniendo en cuenta diferencias entre alteraciones secundarias a la enfermedad de base o el tratamiento con Heparina. Interacciones Medicamentosas: Anticoagulantes Orales: La Heparina puede prolongar el tiempo de protombina (tiempo de Quick). En caso de administrar Heparina concomitantemente a dicumarínicos (Warfarina, Acenocumarol), esperar al menos 5 horas luego de la última aministración intravenosa o 24 horas luego de la última administración subcutánea para realizar pruebas de coagulación válidas para anticoagulantes orales. Antiagregantes plaquetarios: drogas tales como Aspirina, Fenilbutazona, Ibuprofeno, Indometacina, Diclofenac, Dipiridamol, Hidroxicloroquina y expansores como el Dextrán y otros medicamentos que interfieren con la agregación plaquetaria pueden aumentar la incidencia de sangrado. Otras: digitálicos, tetraciclinas, nicotina, la nitroglicerina intravenosa o los antihistamínicos pueden contrarrestrar parcialmente la acción anticoagulante de la Heparina. Embarazo y Lactancia: No hay estudios adecuados y controlados que establezcan la seguridad de la Heparina en estas circunstancias. Si bien la Heparina no atraviesa la barrera placentaria ni es excretada por la leche materna, su uso en la mujer embarazada y durante el período de lactancia queda sujeto al criterio del médico, en función de los riesgos potenciales para la madre y/o feto y los beneficios del tratamiento.

Advertencias.

En general debe cuidarse el uso en el síndrome del coágulo blanco. Un incremento de la resistencia a la Heparina (más de 50.000 U.I./día) se suele encontrar en trombosis, tromboflebitis, infecciones, fiebre, infarto de miocardio, cáncer y pacientes posquirúrgicos. No se recomienda la utilización de este medicamento por vía intramuscular. Las complicaciones hemorrágicas pueden ocurrir en cualquier sitio durante el curso de tratamiento con Heparina. La caída del hematocrito sin explicación aparente, de la tensión arterial o de la presencia de cualquier otro síntoma inesperado debe hacer sospechar la posibilidad de estar frente a una complicación hemorrágica del tratamiento que debe ser investigada.

Sobredosificación.

Se buscará neutralizar el efecto de la HEPARINA con sulfato de protamina solución a l%. Cada mg de sulfato de protamina neutraliza alrededor de 100 unidades de HEPARINA. La administración de protamina puede causar reacciones de hipotensión y anafilaxia, por lo que se recomienda administrar la protamina cuando se disponga de técnicas de reanimación. Centros de intoxicación: Hospital Posadas Toxicología (011) - 4658-7777 / (011) - 4654-6648. Hospital de Pediatría Dr. Ricardo Gutiérrez (011) - 4962-6666 / (011) - 4962-2247.

Presentación.

5000UI/0,2ml env. x 50 amp. x 0,2ml con jer. descartable. 7500UI/0,3ml env. x 50 amp. x 0,3ml con jer. descartable.

HEPARINA CALCICA NORTHIA

NORTHIA

Anticoagulante.

Composición.

Cada envase contiene: Heparina Cálcica 5.000 U.I. y 7.500 U.I. Agua bidestilada c.s.p. 0,2 ml y 0,3 ml.

Farmacología.

La heparina calcica se obtiene de la mucosa intestinal porcina. La heparina calcica produce una menor incidencia de hematomas locales. La Heparina Cálcica se obtiene de mucosa intestinal porcina en concentraciones de 25.000 UI/ml y se produce una menor incidencia de hematomas locales. La acción anticoagulante de la Heparina se basa fundamentalmente en su efecto inhibidor sobre la trombina y el factor X activado. La antitrombina, sintetizada en hígado, inhibe los factores de la coagulación activados: trombina, IXa, Xa, XIa, XIIa y calicreína. La antitrombina III inhibe la trombina sólo en presencia de la Heparina, ya que ésta al fijarse a la antitrombina le induce un cambio conformacional que hace más accesible el sitio reactivo a la trombina. Su unión a las proteínas en muy alta, fundamentalmente a lipoproteínas de baja densidad; también se une a globulinas y a fibrinógeno.

Farmacocinética.

La Heparina sólo puede administrarse por vía parenteral (infusión intravenosa continua, intermitente o subcutánea). Cuando se administra por vía intravenosa la acción comienza de inmediato; en cambio, existe una gran variación de la biodisponibilidad si se administra por vía subcutánea (la acción comienza entre 20 y 60 minutos). La Heparina no atraviesa la barrera placentaria. El tratamiento con Heparina en general se controla con KPTT, llevándolo de 1,5 a 2 veces el valor medio. La terapéutica con dosis bajas (5.000 UI c/8 a 12 horas) no requiere control de laboratorio ya que no se prolonga el KPTT. Su vida media es de 1 a 6 horas (1,5 hora de media); la dosis y la vía dependen y están sujetos a variación entre pacientes y en un mismo paciente. Puede ser mayor de la media en pacientes con insuficiencia renal, disfunción hepática u obesidad. Puede disminuir en pacientes con embolismo pulmonar, infecciones o procesos malignos. Su eliminación renal, generalmente como metabolitos. Sin embargo, después de la administración intravenosa de dosis elevadas, hasta un 50% de la dosis se puede excretar inalterada. En la leche materna no se excreta y no se elimina vía hemodiálisis.

Indicaciones.

Está indicada para la terapéutica anticoagulante en la profilaxis y tratamiento de la trombosis venosa y su progresión. El régimen de bajas dosis es útil para prevenir la trombosis venosa profunda posoperatoria y el embolismo pulmonar en pacientes bajo cirugía mayor o en quienes por otras razones están sujetos al riesgo de desarrollar la enfermedad tromboembólica. Profilaxis y tratamiento del embolismo pulmonar. Fibrilación atrial con embolización. Diagnóstico y tratamiento de coagulopatías por consumo, aguda o crónica (coagulación intravascular diseminada). Prevención de coágulos en cirugía del corazón y las arterias. Profilaxis y tratamiento del embolismo arterial periférico como anticoagulante en tranfusiones de sangre y circulación extracorpórea. Hemodiálisis. En muestras de sangre para estudios de laboratorio.

Dosificación.

Forma de administración: Las únicas vías de administración posibles son: infusión intravenosa continua, inyección intravenosa intermitente y subcutánea profunda. La vía intramuscular no se recomienda debido a la frecuente formación de hematomas en el sitio de la inyección. La dosificación de la Heparina se ajustará de acuerdo a los resultados de las pruebas de coagulación del paciente. Cuando la Heparina se administra por infusión intravenosa contínua, el tiempo de coagulación se deberá determinar aproximadamente cada 4 horas, especialmente al comienzo del tratamiento. Cuando se la administra por vía intravenosa intermitente, las pruebas de coagulación deberán realizarse antes de cada aplicación. Cuando se la administra por vía subcutánea profunda, las pruebas se realizarán con muestras tomadas aproximadamente 4 a 6 horas luego de la última aplicación. La dosificación se considerará adecuada cuando el tiempo total de tromboplastina activada (KPTT) sea 1,5 a 2 veces superior al valor previo al tratamiento o cuando el tiempo de coagulación de sangre entera sea entre 2,5 y 3 veces superior al valor de control. Independientemente de la vía de administración, se recomienda realizar recuentos periódicos de plaquetas, hematocrito y búsqueda de sangre oculta en materia fecal durante el curso de tratamiento con Heparina. Terapéutica Anticoagulante con Heparina a Dosis Plena: (para un paciente de 70 Kg de peso) Subcutánea Profunda: Dosis inicial, 5.000 unidades por vía intravenosa seguidas de 10.000 o 20.000 unidades de solución concentrada por vía subcutánea. Dosis de mantenimiento, cada 8 horas aplicar 8.000-10.000 unidades de solución concentrada o 15.000 a 20.000 unidades cada 12 horas. Rotar el sitio de inyección. Inyección Intravenosa Intermitente: Dosis inicial de 10.000 unidades diluidas o no en 50 o 100 ml de solución salina isotónica. Dosis de mantenimiento cada 4 a 6 horas con 5.000 a 10.000 unidades diluidas o no en 50 o 100 ml de solución salina isotónica. Infusión Intravenosa. Dosis inicial de 5.000 unidades por vía intravenosa, y mantener infundiendo 20.000 a 40.000 unidades diluidas en 1.000 ml de solución salina isotónica cada 24 horas. Administración en Niños: Siga las recomendaciones de los textos de pediatría de referencia. Profilaxis de Tromboembolismo Postoperatorio con Baja Dosis de Heparina: Administrar 5.000 unidades 2 horas antes de la cirugía y 5.000 unidades cada 8 a 12 horas, durante los siguientes 7 días o hasta que el paciente deambule. La vía de elección es la subcutánea profunda en el abdomen o en el brazo con una aguja fina (25 a 26 g) para minimizar el trauma. Se recomienda administrarla sin diluir. Reemplazo de Heparina por Anticoagulantes Orales: Cuando un anticoagulante oral derivado de los dicumarínicos se administra junto con la Heparina, las determinaciones de tiempo de protombina debe realizarse con muestras de sangre extraídas en el momento de menor concentración plasmática de Heparina, de esta forma los resultados se ven menos afectados por la misma. Luego de la administración intravenosa se deberán esperar cerca de 5 horas. Si se la administra por vía subcutánea profunda debe esperar 24 horas (ver Interacciones Medicamentosas). Las dosis iniciales de anticoagulante oral deben ser habituales, y los controles por medio de tiempo de protombina a los intervalos usuales. Para asegurar un efecto anticoagulante eficaz, se recomienda no interrumpir la administración de Heparina hasta que el tiempo de protombina llegue al valor deseado, una vez alcanzado el mismo, la Heparina puede suspenderse. Llenado de Jeringa: Por tratarse de una dosis inyectable tan pequeña, resulta indispensable proceder de la siguiente manera: 1- Colocar la ampolla verticalmente y observar que todo su contenido se aloje en la parte inferior de la misma. 2- Proceder a la apertura de la ampolla por la zona del anillo de corte respectivo marcado en la misma. 3- Aspirar con la aguja todo el contenido de la ampolla, verificar detenidamente la graduación en la escala impresa de la jeringa. 4- Inyectar siguiendo la técnica que se describe: La inyección, de HEPARINA CALCICA, debe obligatoriamente aplicarse en el tejido celular subcutáneo de la región de la cresta ilíaca tanto derecha como izquierda. La aguja debe introducirse completamente de manera perpendicular en el espesor de un pliegue cutáneo obtenido entre el pulgar y el índice del operador. El pliegue debe mantenerse durante todo el tiempo que dura la inyección. La introducción no debe ser brusca. Postergar la inyección si la introducción de la aguja determina un dolor vivo, la que traduce la agresión de un vaso. En tal caso, retirar la aguja y practicar la inyección del lado opuesto.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad a la Heparina. Administración por vía I.M., riesgo de hematoma importante. Estados hemorragíparos, endocarditis bacteriana, hipertensión severa; durante e inmediatamente después de la neurocirugía, en especial de cerebro, médula o cirugía oftálmica. Hemofilia, trombocitopenia, púrpura, lesiones ulcerativas gastrointestinales, menstruación y enfermedades hepáticas asociadas con dificultades en la hemostasia.

Reacciones adversas.

El principal efecto adverso es la hemorragia (1% a 33% de los pacientes), y es menor la incidencia en pacientes que reciben Heparina por fleboclisis (ciertas hemorragias, suprarrenal, ovárica o retroperitoneal, suelen ser de difícil detención). Se han descripto 2 formas de trombocitopenia aguda inducida por Heparina: a) Trombocitopenia leve, 5% de los pacientes; después de 2 a 5 días de iniciada la terapéutica completa el tratamiento puede ser continuado sin riesgo de hemorragia, y b) trombocitopenia pronunciada (reacción alérgica), se presenta con menor frecuencia, a los 7 o 14 días de iniciado en tratamiento y es reversible al suspenderlo. De manera paradójica, la forma grave de trombocitopenia está asociada con complicaciones trombóticas (coágulos blancos) que pueden provocar infarto, accidentes cerebrovascular o llevar a la amputación de una extremidad. La trombocitopenia es menos frecuente con la Heparina porcina que con la bovina. La Heparina no está asociada a malformaciones fetales, pero administrada durante el embarazo se ha observado mortalidad fetal o parto prematuro en un tercio de los pacientes. Alteración de las pruebas funcionales hepáticas; aumento de transaminasas. Osteoporosis y fracturas vertebrales espontáneas; dosis de Heparina mayores a 20.000 U.I. por día durante 3 a 6 meses. En ocasiones: hiperpotasemia (inhibición de la síntesis de aldosterona de la glándula suprarrenal).

Precauciones.

Generales: Se ha reportado que los pacientes tratados con Heparina pueden desarrollar nuevos trombos con el contexto de una trombocitopenia inducida por la agregación irreversible de plaquetas debido a un efecto de la Heparina. Esta situación se la conoce como síndrome de coágulo-blanco. Este cuadro puede provocar complicaciones tromboembólicas severas, como necrosis cutánea, gangrena de las extremidades que puede terminar en amputaciones, infarto de miocardio, embolismo pulmonar, accidente cerebrovascular, y la muerte. Por lo tanto, la administración de Heparina debe interrumpirse en cualquier paciente que presente, en el curso de su tratamiento, nueva trombosis asociada a trombocitopenia. La resistencia a la Heparina es más frecuente en pacientes febriles, en pacientes con trombosis, tromboflebitis, infecciones con propensión a formar trombos, infarto de miocardio, cáncer, y en pacientes posquirúrgicos. En pacientes mayores de 60 años, de sexo femenino, la incidencia de complicaciones hemorrágicas es más frecuente. Pruebas de Laboratorio: El recuento de plaquetas, hematocrito y búsqueda de sangre oculta en materia fecal debe ser periódico en el paciente tratado con Heparina, independientemente de la vía y forma de administración. Pruebas de la función Hepática: Aumento significativo de las transaminasas se produjeron en pacientes y en individuos sanos tratados con Heparina. Interpretar con precaución las alteraciones de laboratorio, teniendo en cuenta diferencias entre alteraciones secundarias a la enfermedad de base o el tratamiento con Heparina. Interacciones Medicamentosas: Anticoagulantes Orales: La Heparina puede prolongar el tiempo de protombina (tiempo de Quick). En caso de administrar Heparina concomitantemente a dicumarínicos (Warfarina, Acenocumarol), esperar al menos 5 horas luego de la última aministración intravenosa o 24 horas luego de la última administración subcutánea para realizar pruebas de coagulación válidas para anticoagulantes orales. Antiagregantes plaquetarios: drogas tales como Aspirina, Fenilbutazona, Ibuprofeno, Indometacina, Diclofenac, Dipiridamol, Hidroxicloroquina y expansores como el Dextrán y otros medicamentos que interfieren con la agregación plaquetaria pueden aumentar la incidencia de sangrado. Otras: digitálicos, tetraciclinas, nicotina, la nitroglicerina intravenosa o los antihistamínicos pueden contrarrestrar parcialmente la acción anticoagulante de la Heparina. Embarazo y Lactancia: No hay estudios adecuados y controlados que establezcan la seguridad de la Heparina en estas circunstancias. Si bien la Heparina no atraviesa la barrera placentaria ni es excretada por la leche materna, su uso en la mujer embarazada y durante el período de lactancia queda sujeto al criterio del médico, en función de los riesgos potenciales para la madre y/o feto y los beneficios del tratamiento.

Advertencias.

En general debe cuidarse el uso en el síndrome del coágulo blanco. Un incremento de la resistencia a la Heparina (más de 50.000 U.I./día) se suele encontrar en trombosis, tromboflebitis, infecciones, fiebre, infarto de miocardio, cáncer y pacientes posquirúrgicos. No se recomienda la utilización de este medicamento por vía intramuscular. Las complicaciones hemorrágicas pueden ocurrir en cualquier sitio durante el curso de tratamiento con Heparina. La caída del hematocrito sin explicación aparente, de la tensión arterial o de la presencia de cualquier otro síntoma inesperado debe hacer sospechar la posibilidad de estar frente a una complicación hemorrágica del tratamiento que debe ser investigada.

Sobredosificación.

Se buscará neutralizar el efecto de la HEPARINA con sulfato de protamina solución a l%. Cada mg de sulfato de protamina neutraliza alrededor de 100 unidades de HEPARINA. La administración de protamina puede causar reacciones de hipotensión y anafilaxia, por lo que se recomienda administrar la protamina cuando se disponga de técnicas de reanimación. Centros de intoxicación: Hospital Posadas Toxicología (011) - 4658-7777 / (011) - 4654-6648. Hospital de Pediatría Dr. Ricardo Gutiérrez (011) - 4962-6666 / (011) - 4962-2247.

Presentación.

5000UI/0,2ml env. x 50 amp. x 0,2ml con jer. descartable. 7500UI/0,3ml env. x 50 amp. x 0,3ml con jer. descartable.

HEPARINA CALCICA NORTHIA

NORTHIA

Anticoagulante.

Composición.

Cada envase contiene: Heparina Cálcica 5.000 U.I. y 7.500 U.I. Agua bidestilada c.s.p. 0,2 ml y 0,3 ml.

Farmacología.

La heparina calcica se obtiene de la mucosa intestinal porcina. La heparina calcica produce una menor incidencia de hematomas locales. La Heparina Cálcica se obtiene de mucosa intestinal porcina en concentraciones de 25.000 UI/ml y se produce una menor incidencia de hematomas locales. La acción anticoagulante de la Heparina se basa fundamentalmente en su efecto inhibidor sobre la trombina y el factor X activado. La antitrombina, sintetizada en hígado, inhibe los factores de la coagulación activados: trombina, IXa, Xa, XIa, XIIa y calicreína. La antitrombina III inhibe la trombina sólo en presencia de la Heparina, ya que ésta al fijarse a la antitrombina le induce un cambio conformacional que hace más accesible el sitio reactivo a la trombina. Su unión a las proteínas en muy alta, fundamentalmente a lipoproteínas de baja densidad; también se une a globulinas y a fibrinógeno.

Farmacocinética.

La Heparina sólo puede administrarse por vía parenteral (infusión intravenosa continua, intermitente o subcutánea). Cuando se administra por vía intravenosa la acción comienza de inmediato; en cambio, existe una gran variación de la biodisponibilidad si se administra por vía subcutánea (la acción comienza entre 20 y 60 minutos). La Heparina no atraviesa la barrera placentaria. El tratamiento con Heparina en general se controla con KPTT, llevándolo de 1,5 a 2 veces el valor medio. La terapéutica con dosis bajas (5.000 UI c/8 a 12 horas) no requiere control de laboratorio ya que no se prolonga el KPTT. Su vida media es de 1 a 6 horas (1,5 hora de media); la dosis y la vía dependen y están sujetos a variación entre pacientes y en un mismo paciente. Puede ser mayor de la media en pacientes con insuficiencia renal, disfunción hepática u obesidad. Puede disminuir en pacientes con embolismo pulmonar, infecciones o procesos malignos. Su eliminación renal, generalmente como metabolitos. Sin embargo, después de la administración intravenosa de dosis elevadas, hasta un 50% de la dosis se puede excretar inalterada. En la leche materna no se excreta y no se elimina vía hemodiálisis.

Indicaciones.

Está indicada para la terapéutica anticoagulante en la profilaxis y tratamiento de la trombosis venosa y su progresión. El régimen de bajas dosis es útil para prevenir la trombosis venosa profunda posoperatoria y el embolismo pulmonar en pacientes bajo cirugía mayor o en quienes por otras razones están sujetos al riesgo de desarrollar la enfermedad tromboembólica. Profilaxis y tratamiento del embolismo pulmonar. Fibrilación atrial con embolización. Diagnóstico y tratamiento de coagulopatías por consumo, aguda o crónica (coagulación intravascular diseminada). Prevención de coágulos en cirugía del corazón y las arterias. Profilaxis y tratamiento del embolismo arterial periférico como anticoagulante en tranfusiones de sangre y circulación extracorpórea. Hemodiálisis. En muestras de sangre para estudios de laboratorio.

Dosificación.

Forma de administración: Las únicas vías de administración posibles son: infusión intravenosa continua, inyección intravenosa intermitente y subcutánea profunda. La vía intramuscular no se recomienda debido a la frecuente formación de hematomas en el sitio de la inyección. La dosificación de la Heparina se ajustará de acuerdo a los resultados de las pruebas de coagulación del paciente. Cuando la Heparina se administra por infusión intravenosa contínua, el tiempo de coagulación se deberá determinar aproximadamente cada 4 horas, especialmente al comienzo del tratamiento. Cuando se la administra por vía intravenosa intermitente, las pruebas de coagulación deberán realizarse antes de cada aplicación. Cuando se la administra por vía subcutánea profunda, las pruebas se realizarán con muestras tomadas aproximadamente 4 a 6 horas luego de la última aplicación. La dosificación se considerará adecuada cuando el tiempo total de tromboplastina activada (KPTT) sea 1,5 a 2 veces superior al valor previo al tratamiento o cuando el tiempo de coagulación de sangre entera sea entre 2,5 y 3 veces superior al valor de control. Independientemente de la vía de administración, se recomienda realizar recuentos periódicos de plaquetas, hematocrito y búsqueda de sangre oculta en materia fecal durante el curso de tratamiento con Heparina. Terapéutica Anticoagulante con Heparina a Dosis Plena: (para un paciente de 70 Kg de peso) Subcutánea Profunda: Dosis inicial, 5.000 unidades por vía intravenosa seguidas de 10.000 o 20.000 unidades de solución concentrada por vía subcutánea. Dosis de mantenimiento, cada 8 horas aplicar 8.000-10.000 unidades de solución concentrada o 15.000 a 20.000 unidades cada 12 horas. Rotar el sitio de inyección. Inyección Intravenosa Intermitente: Dosis inicial de 10.000 unidades diluidas o no en 50 o 100 ml de solución salina isotónica. Dosis de mantenimiento cada 4 a 6 horas con 5.000 a 10.000 unidades diluidas o no en 50 o 100 ml de solución salina isotónica. Infusión Intravenosa. Dosis inicial de 5.000 unidades por vía intravenosa, y mantener infundiendo 20.000 a 40.000 unidades diluidas en 1.000 ml de solución salina isotónica cada 24 horas. Administración en Niños: Siga las recomendaciones de los textos de pediatría de referencia. Profilaxis de Tromboembolismo Postoperatorio con Baja Dosis de Heparina: Administrar 5.000 unidades 2 horas antes de la cirugía y 5.000 unidades cada 8 a 12 horas, durante los siguientes 7 días o hasta que el paciente deambule. La vía de elección es la subcutánea profunda en el abdomen o en el brazo con una aguja fina (25 a 26 g) para minimizar el trauma. Se recomienda administrarla sin diluir. Reemplazo de Heparina por Anticoagulantes Orales: Cuando un anticoagulante oral derivado de los dicumarínicos se administra junto con la Heparina, las determinaciones de tiempo de protombina debe realizarse con muestras de sangre extraídas en el momento de menor concentración plasmática de Heparina, de esta forma los resultados se ven menos afectados por la misma. Luego de la administración intravenosa se deberán esperar cerca de 5 horas. Si se la administra por vía subcutánea profunda debe esperar 24 horas (ver Interacciones Medicamentosas). Las dosis iniciales de anticoagulante oral deben ser habituales, y los controles por medio de tiempo de protombina a los intervalos usuales. Para asegurar un efecto anticoagulante eficaz, se recomienda no interrumpir la administración de Heparina hasta que el tiempo de protombina llegue al valor deseado, una vez alcanzado el mismo, la Heparina puede suspenderse. Llenado de Jeringa: Por tratarse de una dosis inyectable tan pequeña, resulta indispensable proceder de la siguiente manera: 1- Colocar la ampolla verticalmente y observar que todo su contenido se aloje en la parte inferior de la misma. 2- Proceder a la apertura de la ampolla por la zona del anillo de corte respectivo marcado en la misma. 3- Aspirar con la aguja todo el contenido de la ampolla, verificar detenidamente la graduación en la escala impresa de la jeringa. 4- Inyectar siguiendo la técnica que se describe: La inyección, de HEPARINA CALCICA, debe obligatoriamente aplicarse en el tejido celular subcutáneo de la región de la cresta ilíaca tanto derecha como izquierda. La aguja debe introducirse completamente de manera perpendicular en el espesor de un pliegue cutáneo obtenido entre el pulgar y el índice del operador. El pliegue debe mantenerse durante todo el tiempo que dura la inyección. La introducción no debe ser brusca. Postergar la inyección si la introducción de la aguja determina un dolor vivo, la que traduce la agresión de un vaso. En tal caso, retirar la aguja y practicar la inyección del lado opuesto.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad a la Heparina. Administración por vía I.M., riesgo de hematoma importante. Estados hemorragíparos, endocarditis bacteriana, hipertensión severa; durante e inmediatamente después de la neurocirugía, en especial de cerebro, médula o cirugía oftálmica. Hemofilia, trombocitopenia, púrpura, lesiones ulcerativas gastrointestinales, menstruación y enfermedades hepáticas asociadas con dificultades en la hemostasia.

Reacciones adversas.

El principal efecto adverso es la hemorragia (1% a 33% de los pacientes), y es menor la incidencia en pacientes que reciben Heparina por fleboclisis (ciertas hemorragias, suprarrenal, ovárica o retroperitoneal, suelen ser de difícil detención). Se han descripto 2 formas de trombocitopenia aguda inducida por Heparina: a) Trombocitopenia leve, 5% de los pacientes; después de 2 a 5 días de iniciada la terapéutica completa el tratamiento puede ser continuado sin riesgo de hemorragia, y b) trombocitopenia pronunciada (reacción alérgica), se presenta con menor frecuencia, a los 7 o 14 días de iniciado en tratamiento y es reversible al suspenderlo. De manera paradójica, la forma grave de trombocitopenia está asociada con complicaciones trombóticas (coágulos blancos) que pueden provocar infarto, accidentes cerebrovascular o llevar a la amputación de una extremidad. La trombocitopenia es menos frecuente con la Heparina porcina que con la bovina. La Heparina no está asociada a malformaciones fetales, pero administrada durante el embarazo se ha observado mortalidad fetal o parto prematuro en un tercio de los pacientes. Alteración de las pruebas funcionales hepáticas; aumento de transaminasas. Osteoporosis y fracturas vertebrales espontáneas; dosis de Heparina mayores a 20.000 U.I. por día durante 3 a 6 meses. En ocasiones: hiperpotasemia (inhibición de la síntesis de aldosterona de la glándula suprarrenal).

Precauciones.

Generales: Se ha reportado que los pacientes tratados con Heparina pueden desarrollar nuevos trombos con el contexto de una trombocitopenia inducida por la agregación irreversible de plaquetas debido a un efecto de la Heparina. Esta situación se la conoce como síndrome de coágulo-blanco. Este cuadro puede provocar complicaciones tromboembólicas severas, como necrosis cutánea, gangrena de las extremidades que puede terminar en amputaciones, infarto de miocardio, embolismo pulmonar, accidente cerebrovascular, y la muerte. Por lo tanto, la administración de Heparina debe interrumpirse en cualquier paciente que presente, en el curso de su tratamiento, nueva trombosis asociada a trombocitopenia. La resistencia a la Heparina es más frecuente en pacientes febriles, en pacientes con trombosis, tromboflebitis, infecciones con propensión a formar trombos, infarto de miocardio, cáncer, y en pacientes posquirúrgicos. En pacientes mayores de 60 años, de sexo femenino, la incidencia de complicaciones hemorrágicas es más frecuente. Pruebas de Laboratorio: El recuento de plaquetas, hematocrito y búsqueda de sangre oculta en materia fecal debe ser periódico en el paciente tratado con Heparina, independientemente de la vía y forma de administración. Pruebas de la función Hepática: Aumento significativo de las transaminasas se produjeron en pacientes y en individuos sanos tratados con Heparina. Interpretar con precaución las alteraciones de laboratorio, teniendo en cuenta diferencias entre alteraciones secundarias a la enfermedad de base o el tratamiento con Heparina. Interacciones Medicamentosas: Anticoagulantes Orales: La Heparina puede prolongar el tiempo de protombina (tiempo de Quick). En caso de administrar Heparina concomitantemente a dicumarínicos (Warfarina, Acenocumarol), esperar al menos 5 horas luego de la última aministración intravenosa o 24 horas luego de la última administración subcutánea para realizar pruebas de coagulación válidas para anticoagulantes orales. Antiagregantes plaquetarios: drogas tales como Aspirina, Fenilbutazona, Ibuprofeno, Indometacina, Diclofenac, Dipiridamol, Hidroxicloroquina y expansores como el Dextrán y otros medicamentos que interfieren con la agregación plaquetaria pueden aumentar la incidencia de sangrado. Otras: digitálicos, tetraciclinas, nicotina, la nitroglicerina intravenosa o los antihistamínicos pueden contrarrestrar parcialmente la acción anticoagulante de la Heparina. Embarazo y Lactancia: No hay estudios adecuados y controlados que establezcan la seguridad de la Heparina en estas circunstancias. Si bien la Heparina no atraviesa la barrera placentaria ni es excretada por la leche materna, su uso en la mujer embarazada y durante el período de lactancia queda sujeto al criterio del médico, en función de los riesgos potenciales para la madre y/o feto y los beneficios del tratamiento.

Advertencias.

En general debe cuidarse el uso en el síndrome del coágulo blanco. Un incremento de la resistencia a la Heparina (más de 50.000 U.I./día) se suele encontrar en trombosis, tromboflebitis, infecciones, fiebre, infarto de miocardio, cáncer y pacientes posquirúrgicos. No se recomienda la utilización de este medicamento por vía intramuscular. Las complicaciones hemorrágicas pueden ocurrir en cualquier sitio durante el curso de tratamiento con Heparina. La caída del hematocrito sin explicación aparente, de la tensión arterial o de la presencia de cualquier otro síntoma inesperado debe hacer sospechar la posibilidad de estar frente a una complicación hemorrágica del tratamiento que debe ser investigada.

Sobredosificación.

Se buscará neutralizar el efecto de la HEPARINA con sulfato de protamina solución a l%. Cada mg de sulfato de protamina neutraliza alrededor de 100 unidades de HEPARINA. La administración de protamina puede causar reacciones de hipotensión y anafilaxia, por lo que se recomienda administrar la protamina cuando se disponga de técnicas de reanimación. Centros de intoxicación: Hospital Posadas Toxicología (011) - 4658-7777 / (011) - 4654-6648. Hospital de Pediatría Dr. Ricardo Gutiérrez (011) - 4962-6666 / (011) - 4962-2247.

Presentación.

5000UI/0,2ml env. x 50 amp. x 0,2ml con jer. descartable. 7500UI/0,3ml env. x 50 amp. x 0,3ml con jer. descartable.