GANAVAX®

RONTAG

Antidepresivo.

Composición.

Cada comprimido de GANAVAX® 25 mg: Venlafaxina (como clorhidrato) 25 mg. Excipientes: Lactosa monohidrato; Almidón de maíz; Povidona; Dióxido de silicio coloidal; Croscarmelosa sódica; Estearato de magnesio. Cada comprimido de GANAVAX® 37,5 mg: Venlafaxina (como clorhidrato) 37,5 mg. Excipientes: Lactosa monohidrato; Almidón de maíz; Povidona; Dióxido de silicio coloidal; Croscarmelosa sódica; Estearato de magnesio; Azul Brillante. Cada comprimido de GANAVAX® 50 mg: Venlafaxina (como clorhidrato) 50 mg. Excipientes: Lactosa monohidrato; Almidón de maíz; Povidona; Dióxido de silicio coloidal; Croscarmelosa sódica; Estearato de magnesio; Eritrosina; Amarillo ocaso. Cada comprimido de GANAVAX® 75 mg: Venlafaxina (como clorhidrato) 75 mg. Excipientes: Lactosa monohidrato; Almidón de maíz; Povidona; Dióxido de silicio coloidal; Croscarmelosa sódica; Estearato de magnesio; Rojo Punzó 4R.

Indicaciones.

Tratamiento de Trastornos depresivos mayores (según DSM IV). Para la prevención de la recurrencia de Trastornos depresivos mayores (según DSM IV).

Dosificación.

Trastornos depresivos mayores: La dosis inicial recomendada de GANAVAX® comprimidos es de 75 mg/día divididas en dos o tres dosis ingeridas con los alimentos. Los pacientes que no responden a la dosis inicial de 75 mg/día pueden beneficiarse de los aumentos de dosis hasta una dosis máxima de 375 mg/día. Los aumentos de dosis pueden realizarse a intervalos de 2 semanas o más. Si se justifica clínicamente debido a la gravedad de los síntomas, los aumentos de dosis pueden realizarse a intervalos más frecuentes, pero de no menos de 4 días. Debido al riesgo de efectos adversos relacionados con la dosis, los aumentos de dosis deben hacerse sólo después de una evaluación clínica. Debe mantenerse la dosis efectiva más baja. Los pacientes deben ser tratados durante un período de tiempo suficiente, normalmente varios meses o más. El tratamiento debe ser reevaluado regularmente en base a cada caso individual. El tratamiento a largo plazo también puede ser adecuado para la prevención de la recurrencia de los trastornos depresivos mayores (TDM). En la mayoría de los casos, la dosis recomendada en la prevención de la recurrencia de TDM es la misma que la utilizada durante el episodio actual. La medicación antidepresiva debe continuarse durante al menos seis meses luego de la remisión. Uso en pacientes ancianos: No se consideran necesarios ajustes de dosis específicos de venlafaxina en base sólo a la edad del paciente. Sin embargo, se debe tener precaución en el tratamiento de los ancianos (por ejemplo, debido a la posibilidad de deterioro de la función renal, la posibilidad de cambios en la sensibilidad y la afinidad de los neurotransmisores que ocurren con el envejecimiento). Se debe utilizar siempre la dosis efectiva más baja, y los pacientes deben ser monitorizados cuidadosamente cuando es necesario un aumento en la dosis. Uso en niños y adolescentes menores de 18 años: GANAVAX® no se recomienda para uso en niños y adolescentes. Los estudios clínicos controlados en niños y adolescentes con trastorno depresivo mayor no demostraron eficacia y no apoyan el uso de venlafaxina en estos pacientes. La eficacia y seguridad de venlafaxina para otras indicaciones en niños y adolescentes menores de 18 años no han sido establecidas. Uso en pacientes con insuficiencia hepática: En pacientes con insuficiencia hepática leve o moderada, en general, debe considerarse una reducción de la dosis del 50%. Sin embargo, debido a la variabilidad interindividual en el clearance, puede ser deseable la individualización de la dosis. Existen datos limitados en pacientes con insuficiencia hepática severa. Se recomienda precaución, y debe considerarse una reducción de la dosis de más del 50%. El beneficio potencial debe ser sopesado contra el riesgo del tratamiento en pacientes con insuficiencia hepática severa. Uso en pacientes con insuficiencia renal: Aunque no es necesario un cambio en la dosis para los pacientes con una tasa de filtración glomerular (TFG) entre 30-70 ml/minuto, se recomienda precaución. Para los pacientes que requieren hemodiálisis y en pacientes con insuficiencia renal grave (TFG < 30 ml/min), la dosis debe reducirse en un 50%. Debido a la variabilidad interindividual en el clearance en estos pacientes, puede ser deseable la individualización de la dosificación. Síntomas de abstinencia observados con la interrupción del tratamiento con venlafaxina: Se debe evitar la interrupción brusca. Cuando se interrumpe el tratamiento con venlafaxina, la dosis debe reducirse gradualmente durante un período de por lo menos una a dos semanas a fin de reducir el riesgo de reacciones de abstinencia. Si se producen síntomas intolerables después de una disminución en la dosis o ante la interrupción del tratamiento, debe considerarse el restablecimiento de la dosis prescrita previamente. Posteriormente, el médico puede continuar disminuyendo la dosis, pero a un ritmo más gradual. Para uso oral. Se recomienda que GANAVAX® comprimidos sea ingerido con alimentos, aproximadamente a la misma hora cada día. Los pacientes tratados con venlafaxina comprimidos de liberación inmediata se pueden cambiar a venlafaxina cápsulas de liberación prolongada a la dosis equivalente diaria más cercana. Pueden ser necesarios ajustes individuales de dosificación.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad a venlafaxina o a cualquiera de los excipientes. El tratamiento concomitante con inhibidores irreversibles de la monoaminooxidasa (IMAOs) está contraindicado debido al riesgo de síndrome serotoninérgico con síntomas tales como agitación, temblor e hipertermia. GANAVAX® no debe iniciarse por lo menos hasta 14 días después de la interrupción del tratamiento con un IMAO irreversible. GANAVAX® debe interrumpirse al menos 7 días antes de comenzar el tratamiento con un IMAO irreversible.

Reacciones adversas.

Los efectos adversos más frecuentemente reportados ( > 1/10) en estudios clínicos fueron náuseas, sequedad de boca, cefaleas y sudoración (incluyendo sudores nocturnos). Los efectos adversos se enumeran a continuación por clase de sistemas de órganos y frecuencia. Las frecuencias se definen como: muy frecuente (≥ 1/10), frecuente (≥ 1/100 y < 1/10), poco frecuente (≥ 1/1000 y < 1/100), rara (≥ 1/10000 y < 1/1000), desconocida (no puede estimarse a partir de los datos disponibles).

La interrupción de venlafaxina (particularmente si es abrupta) frecuentemente conduce a síntomas de abstinencia. Mareos, alteraciones sensoriales (incluyendo parestesia), alteraciones del sueño (incluyendo insomnio y sueños intensos), agitación o ansiedad, náuseas y/o vómitos, temblores, cefalea y síndrome gripal son las reacciones más frecuentemente reportadas. En general, estos efectos son leves a moderados y auto-limitados; sin embargo, en algunos pacientes, pueden ser graves y/o prolongados. Por lo tanto, se recomienda que cuando el tratamiento con GANAVAX® ya no es necesario, debe llevarse a cabo la suspensión gradual con reducción de la dosis. Pacientes pediátricos: En general, el perfil de efectos adversos de venlafaxina (en estudios clínicos controlados con placebo) en niños y adolescentes (edades de 6 a 17 años) fue similar al observado para adultos. Al igual que con los adultos, se observó disminución del apetito, pérdida de peso, aumento de la presión arterial y aumento del colesterol sérico. En estudios clínicos pediátricos se observó el efecto adverso de ideación suicida. También se informó un aumento de reportes de hostilidad y, especialmente en el trastorno depresivo mayor, autolesiones. En particular, se observaron las siguientes reacciones adversas en pacientes pediátricos: dolor abdominal, agitación, dispepsia, equimosis, epistaxis y mialgia.

Advertencias.

El uso de antidepresivos con indicación aprobada por ensayos clínicos controlados en adultos con Trastorno Depresivo Mayor y otras condiciones psiquiátricas deberá establecerse en un marco terapéutico adecuado a cada paciente en particular. Esto incluye: a) que la indicación sea hecha por especialistas que puedan monitorear rigurosamente la emergencia de cualquier signo de agravamiento o aumento de la ideación suicida como así también cambios conductales con síntomas del tipo de agitación; b) que se tengan en cuenta los resultados de los últimos ensayos clínicos controlados; c) que se considere que el beneficio clínico debe justificar el riesgo potencial. Han sido reportados en pacientes adultos tratados con antidepresivos IRS o con otros antidepresivos con mecanismo de acción compartida tanto para el Trastorno Depresivo Mayor como para otras indicaciones (psiquiátricas y no psiquiátricas) los siguientes síntomas: ansiedad, agitación, ataques de pánico, insomnio, irritabilidad, hostilidad (agresividad), impulsividad, acatisia, hipomanía y manía. Aunque la causalidad ante la aparición de estos síntomas y el empeoramiento de la depresión y/o la aparición de impulsos suicidas no ha sido establecida existe la inquietud de que dichos síntomas puedan ser precursores de ideación suicida emergente. Los familiares y quienes cuidan a los pacientes deberán ser alertados acerca de la necesidad de seguimiento de los pacientes en relación tanto de los síntomas descriptos como de la aparición de ideación suicida y reportarlo inmediatamente a los profesionales tratantes. Dicho seguimiento debe incluir la observación diaria de los pacientes por sus familiares o quienes estén a cargo de sus cuidados. Si se toma la decisión de discontinuar el tratamiento la medicación debe ser reducida lo más rápidamente posible, pero teniendo en cuenta el esquema indicado para cada principio activo, dado que en algunos casos la discontinuación abrupta puede asociarse con ciertos síntomas de retirada. La seguridad y eficacia en pacientes menores de 18 años no ha sido establecida. Suicidio/pensamientos suicidas o empeoramiento clínico: La depresión se asocia con un riesgo mayor de pensamientos suicidas, autolesiones y suicidio (eventos relacionados con suicidio). Este riesgo persiste hasta que se produzca una remisión significativa. Dado que la mejoría puede no producirse durante las primeras semanas o más de tratamiento, los pacientes deben ser estrechamente monitorizados hasta que se produzca dicha mejoría. Es una experiencia clínica general que el riesgo de suicidio puede aumentar en las primeras etapas de la recuperación. Otras condiciones psiquiátricas para las que se prescribe venlafaxina también pueden estar asociadas con un mayor riesgo de eventos relacionados con suicidio. Además, estas enfermedades pueden ser co-mórbidas con un trastorno depresivo mayor. Las mismas precauciones consideradas al tratar pacientes con trastorno depresivo mayor deben por lo tanto ser consideradas al tratar pacientes con otros trastornos psiquiátricos. Los pacientes con antecedentes de eventos relacionados con suicidio, o aquellos que presenten un grado significativo de ideación suicida antes del comienzo del tratamiento, se sabe que están en mayor riesgo de pensamientos suicidas o intentos de suicidio, y deben ser cuidadosamente vigilados durante el tratamiento. Un meta-análisis de estudios clínicos controlados por placebo de fármacos antidepresivos en pacientes adultos con trastornos psiquiátricos mostró un aumento del riesgo de comportamiento suicida con los antidepresivos en comparación con placebo en pacientes menores de 25 años de edad. Una estrecha vigilancia de los pacientes y, en particular de aquellos de alto riesgo debe acompañar el tratamiento farmacológico especialmente al inicio del tratamiento y tras cambios de dosis. Los pacientes (y cuidadores de los pacientes) deben ser alertados sobre la necesidad de vigilar cualquier empeoramiento clínico, comportamiento o pensamientos suicidas y cambios inusuales en el comportamiento y buscar consejo médico inmediatamente si se presentan estos síntomas. Uso en niños y adolescentes menores de 18 años de edad: Los comprimidos de GANAVAX® no deben utilizarse en el tratamiento de niños y adolescentes menores de 18 años de edad. Se observaron conductas relacionadas al suicidio (intentos de suicidio y pensamientos suicidas) y hostilidad (predominantemente agresión, comportamiento de confrontación e irritación) con más frecuencia en estudios clínicos en niños y adolescentes tratados con antidepresivos en comparación con aquellos tratados con placebo. Si, en base a las necesidades clínicas, no obstante se toma la decisión de realizar el tratamiento, el paciente debe ser cuidadosamente monitorizado para detectar la aparición de síntomas de suicidio. Además, se carece de datos sobre seguridad a largo plazo en niños y adolescentes en relación con el crecimiento, maduración y desarrollo cognitivo y conductual. Síndrome serotoninérgico: Al igual que con otros agentes serotoninérgicos, el síndrome serotoninérgico, una condición potencialmente mortal, puede ocurrir con el tratamiento con venlafaxina particularmente con el uso concomitante de otros agentes, tales como inhibidores de la MAO, que pueden afectar a los sistemas de neurotransmisión serotoninérgicos. Los síntomas del síndrome serotoninérgico pueden incluir cambios en el estado mental (por ejemplo, agitación, alucinaciones, coma), inestabilidad autonómica (por ejemplo, taquicardia, presión arterial inestable, hipertermia), aberraciones neuromusculares (por ejemplo, hiperreflexia, incoordinación) y/o síntomas gastrointestinales (náuseas, vómitos, diarrea). Glaucoma de ángulo estrecho: Puede ocurrir midriasis en asociación con venlafaxina. Se recomienda que los pacientes con presión intraocular elevada o pacientes con riesgo de glaucoma de ángulo estrecho agudo (glaucoma de ángulo cerrado) sean estrechamente monitoreados. Presión arterial: Se han reportado frecuentemente con venlafaxina aumentos en la presión arterial relacionados con la dosis. En algunos casos, se reportó en la experiencia post-comercialización una presión arterial gravemente elevada que requirió tratamiento inmediato. Todos los pacientes deben ser cuidadosamente evaluados para detectar hipertensión arterial y la hipertensión preexistente debe ser controlada antes de iniciar el tratamiento. La presión arterial debe ser revisada periódicamente, después del inicio del tratamiento y después de los aumentos de dosis. Se debe tener precaución en pacientes cuyas condiciones subyacentes puedan verse comprometidas por aumentos en la presión arterial, por ejemplo, aquellos con alteración de la función cardíaca. Frecuencia cardíaca: Puede ocurrir un aumento de la frecuencia cardíaca, especialmente con dosis más altas. Se debe tener precaución en pacientes cuyas condiciones subyacentes puedan verse comprometidas por aumentos en la frecuencia cardíaca. Enfermedad cardíaca y riesgo de arritmia: Venlafaxina no ha sido evaluada en pacientes con un antecedente reciente de infarto de miocardio o enfermedad cardíaca inestable. Por lo tanto, ésta debe utilizarse con precaución en estos pacientes. En la experiencia post-comercialización, se han reportado arritmias cardíacas mortales con el uso de venlafaxina especialmente en casos de sobredosis. Debe considerarse el balance de riesgos y beneficios antes de prescribir venlafaxina a pacientes con alto riesgo de arritmia cardíaca seria. Convulsiones: Pueden ocurrir convulsiones con el tratamiento con venlafaxina. Como con otros antidepresivos, venlafaxina debe introducirse con precaución en pacientes con antecedente de convulsiones, y los pacientes en cuestión deben ser estrechamente monitorizados. El tratamiento debe interrumpirse en cualquier paciente que desarrolle convulsiones. Hiponatremia: Pueden ocurrir casos de hiponatremia y/o síndrome de Secreción Inadecuada de Hormona Antidiurética (SIHAD) con venlafaxina. Esto ha sido reportado con mayor frecuencia en pacientes con depleción de volumen o deshidratados. Los pacientes de edad avanzada, los pacientes que toman diuréticos, y los pacientes que de otro modo presentan depleción de volumen pueden estar en mayor riesgo para este evento. Sangrado anormal: Los fármacos que inhiben la recaptación de serotonina pueden conducir a la reducción de la función plaquetaria. El riesgo de sangrado de piel y membranas mucosas, incluyendo hemorragia gastrointestinal, puede ser mayor en pacientes tratados con venlafaxina. Al igual que con otros inhibidores de la recaptación de serotonina, venlafaxina debe utilizarse con precaución en pacientes con predisposición al sangrado, incluyendo a los pacientes tratados con anticoagulantes y antiagregantes plaquetarios. Colesterol sérico: Se registraron aumentos clínicamente relevantes en el colesterol sérico en el 5,3% de los pacientes tratados con venlafaxina y en el 0,0% de los pacientes con placebo, tratados durante al menos 3 meses en ensayos clínicos controlados con placebo. Debe considerarse la medición de los niveles de colesterol durante el tratamiento a largo plazo. Administración conjunta con agentes para el descenso de peso: La seguridad y eficacia del tratamiento con venlafaxina en combinación con agentes de pérdida de peso, incluyendo fentermina, no han sido establecidas. La administración conjunta de venlafaxina y agentes que inducen descenso de peso no es recomendable. GANAVAX® no está indicada para pérdida de peso sola o en combinación con otros productos. Manía/hipomanía: Puede ocurrir manía/hipomanía en una pequeña proporción de pacientes con trastornos del estado de ánimo que han recibido antidepresivos, incluyendo venlafaxina. Al igual que con otros antidepresivos, venlafaxina debe utilizarse con precaución en pacientes con antecedentes personales o familiares de trastorno bipolar. Agresión: Puede producirse agresión en un pequeño número de pacientes que han recibido antidepresivos, incluyendo venlafaxina. Esto ha sido reportado con la iniciación, los cambios de dosis, y la interrupción del tratamiento. Al igual que con otros antidepresivos, GANAVAX® debe utilizarse con precaución en pacientes con antecedentes de agresión. Interrupción del tratamiento: Los síntomas de abstinencia son frecuentes cuando se interrumpe el tratamiento, particularmente si la interrupción es abrupta. En ensayos clínicos, los efectos adversos observados al interrumpir el tratamiento (con la disminución y después de la disminución gradual) ocurrieron en aproximadamente el 35% de los pacientes tratados con venlafaxina y el 17% de los pacientes que tomaban placebo. El riesgo de síntomas de abstinencia puede depender de varios factores, incluyendo la duración y dosis del tratamiento y la tasa de reducción de la dosis. Las reacciones más frecuentemente reportadas son mareos, alteraciones sensoriales (incluyendo parestesia), trastornos del sueño (incluyendo insomnio y sueños intensos), agitación o ansiedad, náuseas y/o vómitos, temblores y cefalea. Por lo general, estos síntomas son leves o moderados; sin embargo, en algunos pacientes pueden ser graves en intensidad. Normalmente se producen en los primeros días de interrupción del tratamiento, pero se han dado casos muy raros de estos síntomas en pacientes que inadvertidamente olvidaron tomar una dosis. Por lo general, estos síntomas son autolimitados y suelen desaparecer en dos semanas, aunque en algunos individuos pueden prolongarse (2-3 meses o más). Por lo tanto se aconseja que GANAVAX® se disminuya gradualmente durante un período de varias semanas o meses cuando se interrumpe el tratamiento, de acuerdo con las necesidades del paciente. Acatisia / agitación psicomotriz: El uso de venlafaxina se ha asociado con el desarrollo de acatisia, caracterizada por una inquietud subjetivamente desagradable o angustiosa, y la necesidad de movimiento, acompañada a menudo por una incapacidad para permanecer sentado o estar quieto. Esto es más probable que ocurra en las primeras semanas de tratamiento. En los pacientes que desarrollan estos síntomas, el aumento de la dosis puede ser perjudicial. Sequedad de boca: La sequedad de boca es reportada en el 10% de los pacientes tratados con venlafaxina. Esto puede aumentar el riesgo de caries, y los pacientes deben ser advertidos sobre la importancia de la higiene dental. Excipientes de efecto conocido: Los pacientes con problemas hereditarios raros de intolerancia a la galactosa, deficiencia de lactasa Lapp o malabsorción de glucosa-galactosa no deben ingerir este fármaco. GANAVAX®, posee en su formulación excipientes como eritrosina, amarillo ocaso y otros colorantes que pueden causar reacciones alérgicas.

Presentación.

Envases conteniendo: 30 comprimidos.

Revisión.

Disposición ANMAT N° 3774/2013.

Principios Activos de Ganavax

Patologías de Ganavax

Laboratorio que produce Ganavax