FORXIGA®

ASTRAZENECA

Antidiabéticos. Otros hipoglucemiantes, excluyendo insulinas.

Composición.

Cada comprimido recubierto de 10 mg contiene: Dapagliflozina (como dapagliflozina propanodiol monohidrato) 10 mg. Excipientes: Celulosa microcristalina; Lactosa anhidra; Crospovidona; Dióxido de silicio; Estearato de magnesio; Opadry II Amarillo. Alcohol polivinílico; Dióxido de titanio; Macrogol 3350; Talco; Oxido de hierro amarillo.

Indicaciones.

FORXIGA® está indicado para mejorar el control glucémico en adultos de 18 años o más con diabetes tipo 2: Monoterapia: En pacientes en los que se considera inadecuado el uso de la metformina debido a problemas de intolerancia, cuando la dieta y el ejercicio por sí solos no son suficientes para conseguir un control glucémico adecuado. Tratamiento adicional: En combinación con otros hipoglucemiantes (incluida la insulina) cuando éstos, junto con una dieta y ejercicio, no son suficientes para conseguir un control glucémico adecuado.

Dosificación.

Posología: Monoterapia y tratamiento adicional: Se recomienda la dosis de dapagliflozina de 10 mg una vez al día en monoterapia o en combinación con otros hipoglucemiantes (incluida la insulina). Cuando la dapagliflozina se coadministra con insulina o con un secretagogo de insulina, por ejemplo una sulfonilurea, puede administrarse una dosis menor de insulina o del secretagogo para reducir el riesgo de hipoglucemia. Poblaciones especiales: Disfunción renal: La eficacia de la dapagliflozina depende de la función renal; es menor en pacientes con disfunción renal moderada y probablemente deja de manifestarse en pacientes con disfunción renal grave. No se recomienda el uso de FORXIGA® en pacientes con disfunción renal moderada a grave (depuración de creatinina [DEPCr] < 60 ml/min o velocidad de filtración glomerular estimada [VFGe] < 60 ml/min/1.73 m2). No es preciso ajustar la dosis en pacientes con disfunción renal leve. Disfunción hepática: No es necesario ajustar la dosis en pacientes con disfunción hepática leve o moderada. En pacientes con disfunción hepática grave se recomienda una dosis inicial de 5 mg. Si el paciente tolera bien esta dosis, puede aumentarse hasta 10 mg. Pacientes de edad avanzada (≥ 65 años): En general, no se recomienda ajustar la dosis en función de la edad de los pacientes. Deben tenerse en cuenta la función renal y el riesgo de hipovolemia. No se recomienda iniciar un tratamiento con la dapagliflozina en pacientes mayores de 75 años dada la escasa experiencia terapéutica disponible en este grupo de pacientes. Niños: Aún no se han demostrado la seguridad y la eficacia de la dapagliflozina en niños entre 0 y < 18 años. No se dispone de información al respecto. Modo de administración: FORXIGA® puede tomarse una vez al día a cualquier hora por vía oral, con alimentos o sin ellos. Los comprimidos deben ingerirse enteros.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad al principio activo o a cualquiera de los excipientes.

Reacciones adversas.

Resumen del perfil toxicológico: En un meta-análisis predefinido de 12 estudios controlados con placebo, 2360 pacientes recibieron 10 mg de dapagliflozina y 2295 fueron tratados con placebo. La reacción adversa más frecuente fue la hipoglucemia, que dependió del tipo de tratamiento de fondo utilizado en cada estudio. La frecuencia de episodios menores de hipoglucemia fue similar entre los grupos de tratamiento, incluido el del placebo, salvo en los estudios sobre la adición de la dapagliflozina al tratamiento con una sulfonilurea (SU) o con insulina. La frecuencia de hipoglucemia fue más elevada en los pacientes que recibían en forma concomitante una sulfonilurea o insulina (véase el apartado Hipoglucemia a continuación). Lista de reacciones adversas: Las reacciones adversas descritas a continuación se identificaron durante los estudios clínicos controlados con placebo. Ninguna mostró alguna relación con la dosis administrada. Vulvovaginitis, balanitis e infecciones genitales relacionadas. Infección urinaria. Infección por hongos. Hipoglucemia (en caso de coadministración con una SU o insulina). Hipovolemia. Sensación de sed. Cetoacidosis diabética. Mareos. Estreñimiento. Sequedad de boca. Hiperhidrosis. Lumbalgia. Disuria. Poliuria. Nicturia. Insuficiencia renal. Prurito vulvovaginal. Prurito genital. Elevación del hematocrito. Disminución del aclaramiento renal de creatinina. Dislipemia. Elevación de la creatininemia. Elevación de la concentración de urea en sangre. Disminución de peso. Descripción de algunas reacciones adversas seleccionadas: Hipoglucemia: La frecuencia de hipoglucemia dependió del tipo de tratamiento de base utilizado en cada estudio. Para estudios de dapagliflozina en monoterapia, de adición a metformina o de adición a sitagliptina (con o sin metformina), la frecuencia de episodios menores de hipoglucemia fue similar entre los distintos grupos de tratamiento ( < 5%), incluido el grupo placebo hasta la semana 102 de tratamiento. En todos los estudios, los episodios mayores de hipoglucemia fueron poco frecuentes y se repartieron de manera equitativa entre los grupos de la dapagliflozina y el placebo. En los estudios sobre la adición de la dapagliflozina a una sulfonilurea o insulina, fue mayor la incidencia de hipoglucemia. En un estudio sobre la adición de la dapagliflozina al tratamiento con glimepirida, en las semanas 24 y 48, los episodios menores de hipoglucemia fueron más frecuentes en el grupo tratado con 10 mg de dapagliflozina + glimepirida (6.0% y 7.9% respectivamente) que en el grupo que recibió el placebo + glimepirida (2.1% y 2.1% respectivamente). En un estudio sobre la adición de la dapagliflozina al tratamiento con insulina, se notificaron episodios de hipoglucemia grave en 0.5% y 1.0% del grupo de pacientes tratados con 10 mg de dapagliflozina + insulina para la semana 24 y 104, respectivamente, y en 0.5% del grupo de pacientes tratados con placebo + insulina para las semanas 24 y 104. En las semanas 24 y 104, se notificaron episodios de hipoglucemia leve en el 40.3% y 53.1%, respectivamente, del grupo de pacientes que recibió 10 mg de dapagliflozina + insulina, y en el 34.0% y 41.6 %, respectivamente, del grupo que recibió placebo + insulina. En un estudio de hasta 24 semanas sobre la adición de dapagliflozina a metformina y una sulfonilurea, no se reportaron episodios mayores de hipoglucemia. Se reportaron episodios menores de hipoglucemia en 12.8% de pacientes tratados con 10 mg de dapagliflozina + metformina y una sulfonilurea, y en 3.7% de pacientes tratados con placebo + metformina y una sulfonilurea. Hipovolemia: La frecuencia de reacciones adversas de hipovolemia (incluyendo los casos de deshidratación, hipovolemia o hipotensión) fue del 1.1% en el grupo tratado con 10 mg de dapagliflozina y del 0.7% en el grupo placebo; menos del 0.2% de los pacientes presentaron reacciones adversas graves, que se repartieron equitativamente entre el grupo tratado con 10 mg de dapagliflozina y el grupo placebo. Vulvovaginitis, balanitis e infecciones genitales relacionadas: La frecuencia de vulvovaginitis, balanitis e infecciones genitales relacionadas fue del 5.5% en el grupo tratado con 10 mg de dapagliflozina y del 0.6% en el grupo placebo. La mayoría de las infecciones fueron de intensidad leve a moderada, respondieron a un ciclo inicial de tratamiento convencional y sólo en raras ocasiones provocaron la suspensión del tratamiento con la dapagliflozina. Estas infecciones fueron más frecuentes en las mujeres (8.4% en el grupo de la dapagliflozina y 1.2% en el grupo placebo) y la probabilidad de una infección recurrente fue mayor en los pacientes que tenían antecedentes de estas infecciones. Infecciones urinarias: Las infecciones urinarias fueron más frecuentes en el grupo tratado con 10 mg de dapagliflozina que en el grupo placebo (4.7% frente al 3.5%, respectivamente). La mayoría de las infecciones fueron de intensidad leve a moderada, respondieron a un ciclo inicial de tratamiento convencional y sólo en raras ocasiones provocaron la suspensión del tratamiento con la dapagliflozina. Estas infecciones fueron más frecuentes en las mujeres y la probabilidad de una infección recurrente fue mayor en los pacientes que tenían antecedentes de estas infecciones. Aumento de la creatinina: Las reacciones adversas al medicamento relacionadas con el aumento de creatinina fueron agrupadas (disminución del clearence renal de creatinina, insuficiencia renal, incremento de la creatinina sérica, descenso de la tasa de filtración glomerular). Esta agrupación de reacciones se notificó en 3.2% del grupo de pacientes tratados con 10 mg de dapagliflozina, y en 1.8% del grupo de pacientes tratados con placebo. En pacientes con función renal normal o insuficiencia renal leve (valor inicial de eGFR ≥ 60 ml/min/1,73m2) esta agrupación de reacciones adversas se notificó en 1.3% del grupo de pacientes tratados con 10 mg de dapagliflozina, y en 0.8% del grupo de pacientes tratados con placebo, estas reacciones fueron más comunes en pacientes con un valor inicial de eGFR ≥ 30 y < 60 ml/min/1,73m2 (18,5% dapagliflozina 10 mg frente a 9.3% con placebo). Una evaluación adicional de los pacientes que presentaban acontecimientos adversos relacionados con el riñón mostró que la mayoría presentaba cambios en la creatinina sérica de ≤ 0.5 mg/dl desde el valor inicial. Los aumentos en la creatinina fueron generalmente transitorios durante el tratamiento continuado o reversible después de la interrupción del tratamiento. Parathormona (PTH): Se observaron pequeños aumentos de las concentraciones séricas de parathormona (PTH), que fueron más marcados en los pacientes que ya presentaban concentraciones elevadas al inicio del estudio. Los análisis de la densidad mineral ósea de pacientes con función renal normal o con disfunción renal leve no indicaron ninguna pérdida ósea durante un período de tratamiento de dos años. Cáncer: Durante los ensayos clínicos, la proporción total de pacientes con tumores malignos o tumores sin más especificación fue similar entre los pacientes tratados con la dapagliflozina (1.50%) y aquellos tratados con un placebo o un fármaco de referencia (1.50%). En los estudios realizados en animales no se detectó ningún indicio de poder cancerígeno o mutágeno. El riesgo relativo de tumores en diferentes sistemas y órganos asociado a la dapagliflozina fue superior a 1 en algunos tipos de tumores (vejiga, próstata, mama) e inferior a 1 en otros (por ejemplo, sangre y sistema linfático, ovario, riñón); globalmente, no se registró ningún aumento del riesgo total de tumores con la dapagliflozina. Las reducciones y aumentos del riesgo relativo no fueron estadísticamente significativos en ninguno de los sistemas u órganos. Teniendo en cuenta que no se detectaron tumores durante los estudios preclínicos y que el período de latencia entre el inicio de la exposición al medicamento y el diagnóstico del tumor fue muy corto, es poco probable que exista una relación causal entre la dapagliflozina y el riesgo de cáncer. Como el desequilibrio numérico de la incidencia de tumores de mama, vejiga y próstata exige cierta precaución, se seguirá investigando durante los estudios realizados después de la aprobación del producto. Poblaciones especiales: Pacientes de edad avanzada (≥ 65 años): El 7.7% de los pacientes mayores de 65 años que recibieron la dapagliflozina presentaron reacciones adversas relacionadas con la disfunción o insuficiencia renal, frente al 3.8% de aquellos que recibieron un placebo. La reacción adversa más frecuente en relación con la función renal en este subgrupo de pacientes fue la elevación de la concentración sérica de creatinina. La mayoría de estas reacciones fueron transitorias y reversibles. El 1.7% de los pacientes mayores de 65 años tratados con la dapagliflozina y el 0.8% de aquellos que recibieron el placebo presentaron reacciones de hipovolemia, la mayoría de ellas notificadas como “hipotensión”. Notificación de sospechas de reacciones adversas: Es importante notificar sospechas de reacciones adversas al medicamento tras su autorización. Ello permite una supervisión continuada de la relación beneficio/riesgo del medicamento. Se invita a los profesionales sanitarios a notificar las sospechas de reacciones adversas.

Advertencias.

Aspectos generales: FORXIGA® no debe administrarse a pacientes con diabetes tipo 1 ni para el tratamiento de la cetoacidosis diabética. Uso en pacientes con disfunción renal: La eficacia de la dapagliflozina depende de la función renal; es menor en pacientes con disfunción renal moderada y probablemente deja de manifestarse en pacientes con disfunción renal grave. La proporción de pacientes con disfunción renal moderada (DEPCr < 60 ml/min o VFGe < 60 ml/min/1.73 m2) que presentaron reacciones adversas de hipotensión y de elevación de las concentraciones de creatinina, fósforo o paratohormona (PTH) fue mayor en el grupo tratado con la dapagliflozina que en el grupo placebo. No se recomienda el uso de FORXIGA® en pacientes con disfunción renal moderada a grave (DEPCr < 60 ml/min o VFGe < 60 ml/min/1.73 m2). Aún no se han investigado los efectos de FORXIGA® en pacientes con disfunción renal grave (DEPCr < 30 ml/min o VFGe < 30 ml/min/1.73 m2) o con nefropatía terminal (NPT). Se recomienda efectuar una supervisión de la función renal en los siguientes casos: antes de iniciar el tratamiento con la dapagliflozina y luego al menos una vez al año; antes de iniciar un tratamiento con medicamentos concomitantes que podrían alterar la función renal, y luego de manera periódica; si el estado del paciente tiende a una disfunción renal moderada, al menos 2 a 4 veces al año. Debe suspenderse el tratamiento con la dapagliflozina si el valor de DEPCr pasa por debajo de 60 ml/min o el de VFGe por debajo de 60 ml/min/1.73 m2. Uso en pacientes con disfunción hepática: Es escasa la experiencia adquirida en estudios clínicos en pacientes con disfunción hepática. La exposición a la dapagliflozina es mayor en los pacientes con disfunción hepática grave. Uso en pacientes con riesgo de hipovolemia, hipotensión y/o desequilibrios electrolíticos: Debido a su modo de acción, la dapagliflozina aumenta la diuresis provocando una ligera reducción de la presión arterial, que puede ser más pronunciada en pacientes con hiperglucemia muy marcada. No se recomienda el uso de la dapagliflozina en pacientes que reciben diuréticos de asa o que padecen hipovolemia, por ejemplo a raíz de una afección aguda (como una enfermedad gastrointestinal). Debe tenerse cautela si la reducción de la presión arterial provocada por la dapagliflozina podría plantear un riesgo, por ejemplo en caso de enfermedad cardiovascular, antecedentes de hipotensión al recibir un tratamiento antihipertensivo o en pacientes de edad avanzada. En los pacientes tratados con la dapagliflozina que presentan afecciones concomitantes capaces de causar hipovolemia, se recomienda vigilar el volumen sanguíneo (por ejemplo mediante un examen físico, mediciones de la presión arterial, análisis de laboratorio que incluyan el hematocrito) y el equilibrio electrolítico. En caso de hipovolemia, se recomienda interrumpir temporalmente el tratamiento con la dapagliflozina hasta corregir este estado. Cetoacidosis diabética: Se han notificado casos raros de cetoacidosis diabética (CAD), incluyendo casos potencialmente mortales, en pacientes tratados con inhibidores de la SGLT2, incluida dapagliflozina, en ensayos clínicos y tras la comercialización. En varios casos, la presentación del cuadro clínico fue atípico con ascenso moderado de los niveles de glucosa en sangre, por debajo de 14 mmol/l (250 mg/dl). Se desconoce si es más probable que la CAD ocurra con dosis más elevadas de dapagliflozina. El riesgo de cetoacidosis diabética se debe considerar en el caso de síntomas inespecíficos tales como náuseas, vómitos, anorexia, dolor abdominal, sed excesiva, dificultad respiratoria, confusión, fatiga o somnolencia inusuales. Si estos síntomas aparecen, se debe evaluar de forma inmediata a los pacientes para valorar si se trata de una cetoacidosis, independientemente de los niveles de glucosa en sangre. En pacientes en los que se sospecha o diagnostica CAD, se debe de interrumpir inmediatamente el tratamiento con dapagliflozina. Se debe de interrumpir el tratamiento en pacientes que están hospitalizados por un procedimiento quirúrgico mayor o enfermedades agudas graves. En ambos casos, el tratamiento con dapagliflozina se puede reanudar una vez que el estado del paciente se haya estabilizado. Antes de iniciar el tratamiento con dapagliflozina, se deben considerar en los atecedentes del paciente que pueden predisponer a la cetoacidosis. Los pacientes que pueden tener mayor riesgo de CAD son aquellos pacientes con baja reserva funcional de las células-beta (p. ej., pacientes con diabetes tipo 2 con el péptido-C disminuido o con diabetes autoinmune latente del adulto (LADA) o pacientes con antecedentes de pancreatitis), pacientes con situaciones que conducen a la ingesta restrictiva de alimentos o deshidratación grave, que reciban corticoterapia; pacientes para los cuales las dosis de insulina sean reducidas en mayor proporción a la requerida por el paciente y/o pacientes con aumento de las necesidades de insulina debido a enfermedades agudas, cirugía o abuso del alcohol. Los inhibidores SGLT2 se deben de usar con precaución en estos pacientes. No se recomienda reanudar el tratamiento con un inhibidor SGLT2 en los pacientes tratados con el inhibidor de SGLT2 con CAD, a no ser que haya identificado y resuelto otro factor desencadenante claro. La seguridad y la eficacia de dapagliflozina en pacientes con diabetes tipo 1 no se ha demostrado y dapagliflozina no se debe usar para el tratamiento de pacientes con diabetes tipo 1. Los datos limitados de los ensayos clínicos sugieren que la CAD aparece con frecuencia cuando pacientes con diabetes tipo 1 se tratan con inhibidores SGLT2. Infecciones urinarias: En un análisis de datos combinados que abarcaban un período de 24 semanas, las infecciones urinarias fueron más frecuentes en los pacientes tratados con 10 mg de dapagliflozina que en aquellos que recibieron el placebo. La frecuencia de la pielonefritis fue baja y comparable entre el grupo de la dapagliflozina y el grupo placebo. La excreción urinaria de glucosa puede asociarse con un aumento del riesgo de infección urinaria; por lo tanto, debe considerarse la posibilidad de interrumpir temporalmente la dapagliflozina durante el tratamiento de la pielonefritis o la urosepsis. Pacientes de edad avanzada: Los pacientes de edad avanzada tienden a padecer disfunción renal y a recibir medicamentos antihipertensivos que alteran la función renal, como por ejemplo inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y bloqueadores de los receptores de tipo 1 de la angiotensina II (BRA). En lo que se refiere a la función renal, se aplican las mismas recomendaciones para los pacientes de edad avanzada que para el resto de los pacientes. Entre los pacientes mayores de 65 años, la proporción de pacientes con reacciones adversas de disfunción o insuficiencia renal fue mayor en el grupo de la dapagliflozina que en el grupo placebo. La reacción adversa más frecuente relacionada con la función renal consistió en elevaciones de la concentración sérica de creatinina, la mayoría de ellas transitorias y reversibles. Los pacientes de edad avanzada corren un mayor riesgo de hipovolemia y tienden a recibir diuréticos. La proporción de pacientes mayores de 65 años que presentaron reacciones adversas de hipovolemia fue mayor en el grupo de la dapagliflozina. Como se dispone de escasa experiencia en pacientes mayores de 75 años, no se recomienda iniciar el tratamiento con la dapagliflozina en esta población. Insuficiencia cardiaca: Es escasa la experiencia en pacientes con insuficiencia cardíaca de las clases funcionales I o II según la NYHA y los estudios clínicos sobre la dapagliflozina no han incluido ningún paciente de las clases III o IV. Uso en pacientes tratados con la pioglitazona: Si bien es poco probable que exista una relación causal entre la dapagliflozina y el cáncer de vejiga, como medida de precaución no se recomienda coadministrar la dapagliflozina con la pioglitazona. Los datos epidemiológicos disponibles sobre la pioglitazona indican un ligero aumento del riesgo de cáncer de vejiga en los pacientes diabéticos tratados con este medicamento. Elevación del hematocrito: Se ha observado un aumento del hematocrito con la dapagliflozina; en consecuencia, se requiere precaución en pacientes que ya presentan un hematocrito elevado. Asociaciones farmacológicas no estudiadas: No se ha estudiado la dapagliflozina en asociación con análogos del péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1). Análisis de orina: En vista del modo de acción de FORXIGA®, se detectará la presencia de glucosa en la orina de los pacientes tratados con este medicamento. Lactosa: Los comprimidos contienen lactosa anhidra. No deben tomar este medicamento los pacientes con problemas hereditarios raros de intolerancia a la galactosa, deficiencia de lactasa de los lapones o malabsorción de glucosa-galactosa.

Presentación.

Envases con 28 comprimidos recubiertos.

Nota.

En caso de requerir mayor información, consultar la información para prescribir completa o bien contactar al Departamento Médico de AstraZeneca al 0800-333-1247.

Revisión.

Disposición N°12529/17. Versión: 1.

Principios Activos de Forxiga

Patologías de Forxiga

Laboratorio que produce Forxiga