FILTEN® 50-25-12,5-6,25-3,125

GADOR

Antihipertensivo y antianginoso. Tratamiento de la insuficiencia cardíaca congestiva (clase ll-lll/NYHA).

Composición.

Cada comprimido contiene carvedilol 50 mg-25 mg-12,5 mg-6,25 mg-3,125 mg respectivamente y excipientes.

Indicaciones.

Tratamiento de la hipertensión arterial leve y moderada. Angina de pecho estable. Insuficiencia cardíaca congestiva (clase II-III/NYHA).

Dosificación.

Hipertensión arterial y angina de pecho: la dosis inicial recomendada es de 12,5 mg dos veces por día. Si esta dosis es bien tolerada podría aumentarse a 25 mg dos veces por día. La titulación de la dosis, debe realizarse en intervalos no menores de 15 días. La dosis máxima recomendada en los adultos es de 50 mg diarios, administrados en una o dos tomas diarias. Ancianos: la dosis inicial recomendada es de 6,25 mg 2 veces por día. Se deberá evaluar la posibilidad de titulación en intervalos no menores a 2 semanas. La dosis máxima recomendada no debe superar los 50 mg/día administrado en una o dos tomas diarias. Insuficiencia cardíaca congestiva: la dosis de carvedilol debe ser individualizada. El paciente debe ser controlado estrictamente. Previo al inicio del tratamiento con carvedilol, deben establecerse las dosis requeridas de diuréticos, digitálicos e inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA). La dosis inicial recomendada es de 3,125 mg dos veces por día, durante 14 días. Si al cabo de este lapso la misma fue bien tolerada (evaluar con control clínico estricto) y respetando siempre un intervalo mayor de 2 semanas, se podrá aumentar a una dosis de 6,25 mg dos veces por día y luego, a una dosis de 12,5 mg dos veces por día. La dosis puede ser incrementada hasta 25 mg, dos veces por día o hasta el máximo tolerado. En los pacientes con peso menor a 85 kg el máximo recomendado es de 25 mg dos veces por día, y en los que pesan más de 85 kg, de 50 mg dos veces por día. Debe advertirse al paciente que pueden presentarse mareos o ligero aturdimiento en las primeras horas del inicio del tratamiento. Se recomienda durante ese lapso, evitar manejar y realizar tareas que pudieran implicar algún riesgo. La dosis de FILTEN® debe ser reducida si el paciente presenta bradicardia (frecuencia cardíaca menor a 55 lat/minutos). Los comprimidos deben ser tomados con abundante líquido, preferentemente con las comidas. Para discontinuar el tratamiento con carvedilol, la dosis debe reducirse gradualmente durante un período de dos semanas, para evitar complicaciones secundarias a un fenómeno de rebote. Pacientes con insuficiencia renal y crónica en hemodiálisis: no requieren modificación de dosis. Pacientes con insuficiencia hepática: la dosis debe ser ajustada en pacientes con deterioro (leve y moderado) de la función hepática. Pacientes pediátricos: no se ha establecido la eficacia y seguridad en niños.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad conocida a los componentes de FILTEN®, bloqueo auriculoventricular (AV) de segundo y tercer grado, bradicardia severa (menos de 45-50 lat/min), hipotensión severa (PAS < 85 mmHg), insuficiencia cardíaca descompensada (clase IV-NYHA), shock cardiogénico, enfermedad del nódulo sinusal, asma bronquial, insuficiencia hepática severa, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) con componente broncoespástico en pacientes que estén recibiendo tratamiento oral o inhalado, shock cardiogénico.

Reacciones adversas.

Trastornos de la sangre y del sistema linfático: Frecuente: anemia. Rara: trombocitopenia. Muy rara: leucopenia. Trastornos cardiacos: Muy frecuente: insuficiencia cardiaca. Frecuente: bradicardia, hipervolemia, sobrecarga de fluidos. Poco frecuente: bloqueo auriculoventricular. Poco frecuente: angina de pecho. Trastornos oculares: Frecuente: alteraciones de la visión, disminución de lagrimeo (ojo seco) irritación ocular. Trastornos gastrointestinales: Frecuente: náusea, diarrea, vómitos, dispepsia, dolor abdominal. Poco frecuente: estreñimiento. Rara: sequedad de boca. Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración: Muy frecuente: astenia (fatiga). Frecuente: edema, dolor. Trastornos hepatobiliares: Muy rara: aumento de alanina aminotransferasa (ALT), aspartato aminotransferasa (AST) y gamma-glutamiltransferasa (GGT). Trastornos del sistema inmunológico: Muy rara: Hipersensibilidad (reacciones alérgicas) Infecciones: Frecuente: neumonía, bronquitis, infección del tracto respiratorio superior, infección del tracto urinario. Trastornos del metabolismo y de la nutrición: Frecuente: incremento de peso, hipercolesterolemia, empeoramiento del control de la glucosa en sangre (hiperglucemia, hipoglucemia) en pacientes con diabetes pre-existente. Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo: Frecuente: dolor en las extremidades. Trastornos del sistema nervioso: Muy frecuente: mareos, cefaleas. Frecuente: síncope. Poco frecuente parestesia. Trastornos psiquiátricos: Frecuente: depresión. Poco frecuente: trastornos del sueño. Trastornos renales y urinarios: Frecuente: insuficiencia renal y anomalías de la función renal en pacientes con enfermedad vascular difusa enfermedad renal subyacente. Rara: trastornos de la micción. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: Frecuente: disnea, edema pulmonar, asma en pacientes predispuestos. Rara: congestión nasal. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Poco frecuente: reacciones cutáneas (p.e. exantema alérgico, dermatitis, urticaria, prurito, reacciones psoriásicas y lesiones cutáneas tipo liquen plano). Trastornos vasculares: Muy frecuente: Hipotensión. Frecuente: hipotensión postural, trastornos de la circulación periférica (extremidades frías, enfermedad vascular periférica, exacerbación de los síntomas en pacientes con claudicación intermitente o fenómeno de Raynaud), hipertensión. Descripción de reacciones adversas seleccionadas: La frecuencia de las reacciones adversas no es dosis dependiente, a excepción de mareos, alteraciones en la visión y bradicardia. Mareos, síncope, dolor de cabeza y astenia normalmente son leves y es más probable que ocurran al principio del tratamiento. En pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva, durante el ajuste de dosis de carvedilol puede ocurrir un empeoramiento de la insuficiencia cardiaca y de la retención de líquidos. La insuficiencia cardiaca fue una reacción adversa notificada muy frecuentemente tanto en los pacientes tratados con placebo (14,5%) como en los pacientes tratados con carvedilol (15,4%), en pacientes con disfunción ventricular izquierda seguida de infarto agudo de miocardio. Se ha observado un deterioro reversible de la función renal durante el tratamiento con carvedilol en pacientes con insuficiencia cardiaca crónica con presión arterial baja, cardiopatía isquémica y enfermedad vascular difusa y/o enfermedad renal subyacente Experiencia post-comercialización: Las siguientes reacciones adversas se han identificado durante el uso post-comercialización de carvedilol. Debido a que estas reacciones se han notificado a partir de una población de tamaño no conocido, no siempre es posible estimar la frecuencia de manera fiable y/o establecer una relación causal a la exposición al medicamento. Trastornos del metabolismo y de la nutrición: Debido a las propiedades betabloqueantes, también es posible que se manifieste una diabetes mellitus latente ( < 1%), que se agrave una diabetes existente y que se inhiba la contrarregulación de la glucosa en sangre. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: alopecia, reacciones cutáneas adversas graves (ej. necrólisis epidérmica tóxica, Síndrome de Stevens-Johnson). Trastornos renales y urinarios: se han notificado casos aislados de incontinencia urinaria en mujeres, que se resuelven interrumpiendo el tratamiento. Ante la presencia de eventos adversos agradeceremos comunicarse telefónicamente al 0800-220-2273 (CARE) o por mail a farmacovigilancia@gador.com.

Efectos indeseables.

Trastornos de la sangre y del sistema linfático: Frecuente: anemia. Rara: trombocitopenia. Muy rara: leucopenia. Trastornos cardiacos: Muy frecuente: insuficiencia cardiaca. Frecuente: bradicardia, hipervolemia, sobrecarga de fluidos. Poco frecuente: bloqueo auriculoventricular. Poco frecuente: angina de pecho. Trastornos oculares: Frecuente: alteraciones de la visión, disminución de lagrimeo (ojo seco) irritación ocular. Trastornos gastrointestinales: Frecuente: náusea, diarrea, vómitos, dispepsia, dolor abdominal. Poco frecuente: estreñimiento. Rara: sequedad de boca. Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración: Muy frecuente: astenia (fatiga). Frecuente: edema, dolor. Trastornos hepatobiliares: Muy rara: aumento de alanina aminotransferasa (ALT), aspartato aminotransferasa (AST) y gamma-glutamiltransferasa (GGT). Trastornos del sistema inmunológico: Muy rara: Hipersensibilidad (reacciones alérgicas). Infecciones: Frecuente: neumonía, bronquitis, infección del tracto respiratorio superior, infección del tracto urinario. Trastornos del metabolismo y de la nutrición: Frecuente: incremento de peso, hipercolesterolemia, empeoramiento del control de la glucosa en sangre (hiperglucemia, hipoglucemia) en pacientes con diabetes pre-existente. Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo: Frecuente: dolor en las extremidades. Trastornos del sistema nervioso: Muy frecuente: mareos, cefaleas. Frecuente: síncope. Poco frecuente parestesia. Trastornos psiquiátricos: Frecuente: depresión. Poco frecuente: trastornos del sueño. Trastornos renales y urinarios: Frecuente: insuficiencia renal y anomalías de la función renal en pacientes con enfermedad vascular difusa y/o enfermedad renal subyacente. Rara: trastornos de la micción. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: Frecuente: disnea, edema pulmonar, asma en pacientes predispuestos. Rara: congestión nasal. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Poco frecuente: reacciones cutáneas (p.e. exantema alérgico, dermatitis, urticaria, prurito, reacciones psoriásicas y lesiones cutáneas tipo liquen plano). Trastornos vasculares: Muy frecuente: Hipotensión. Frecuente: hipotensión postural, trastornos de la circulación periférica (extremidades frías, enfermedad vascular periférica, exacerbación de los síntomas en pacientes con claudicación intermitente o fenómeno de Raynaud), hipertensión. Descripción de reacciones adversas seleccionadas: La frecuencia de las reacciones adversas no es dosis dependiente, a excepción de mareos, alteraciones en la visión y bradicardia. Mareos, síncope, dolor de cabeza y astenia normalmente son leves y es más probable que ocurran al principio del tratamiento. En pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva, durante el ajuste de dosis de carvedilol puede ocurrir un empeoramiento de la insuficiencia cardiaca y de la retención de líquidos. La insuficiencia cardiaca fue una reacción adversa notificada muy frecuentemente tanto en los pacientes tratados con placebo (14,5%) como en los pacientes tratados con carvedilol (15,4%), en pacientes con disfunción ventricular izquierda seguida de infarto agudo de miocardio. Se ha observado un deterioro reversible de la función renal durante el tratamiento con carvedilol en pacientes con insuficiencia cardiaca crónica con presión arterial baja, cardiopatía isquémica y enfermedad vascular difusa y/o enfermedad renal subyacente Experiencia post-comercialización: Las siguientes reacciones adversas se han identificado durante el uso post-comercialización de carvedilol. Debido a que estas reacciones se han notificado a partir de una población de tamaño no conocido, no siempre es posible estimar la frecuencia de manera fiable y/o establecer una relación causal a la exposición al medicamento. Trastornos del metabolismo y de la nutrición: Debido a las propiedades betabloqueantes, también es posible que se manifieste una diabetes mellitus latente ( < 1%), que se agrave una diabetes existente y que se inhiba la contrarregulación de la glucosa en sangre. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: alopecia, reacciones cutáneas adversas graves (ej. necrólisis epidérmica tóxica, Síndrome de Stevens-Johnson). Trastornos renales y urinarios: se han notificado casos aislados de incontinencia urinaria en mujeres, que se resuelven interrumpiendo el tratamiento. Ante la presencia de eventos adversos agradeceremos comunicarse telefónicamente al 0800-220-2273 (CARE) o por mail a farmacovigilancia@gador.com.

Precauciones.

Interacciones con otros medicamentos: Al igual que ocurre con otros agentes con actividad beta-bloqueante, carvedilol puede potenciar el efecto de otros fármacos administrados concomitantemente que tengan una acción antihipertensiva (p.ej. antagonistas de los receptores alfa1) u ocasionen hipotensión como parte de su perfil de efectos adversos. Carvedilol es tanto un substrato como un inhibidor de la glicoproteína P, por lo que la biodisponibilidad de fármacos transportados por la glicoproteína P podría ser incrementada por la administración concomitante de carvedilol. Además, la biodisponibilidad de carvedilol puede ser modificada por inductores o inhibidores de la glicoproteína P. Digoxina: En algunos estudios se ha demostrado un aumento en la exposición de digoxina de hasta el 20% en voluntarios sanos y en pacientes con insuficiencia cardiaca. Se ha observado un efecto significativamente más prolongado en pacientes masculinos que en pacientes femeninas. Por lo tanto, se recomienda un seguimiento de los niveles de digoxina cuando se inicia, se modifica la dosis o se interrumpe el tratamiento con carvedilol. Carvedilol no tiene efecto en la administración intravenosa de digoxina. Ciclosporina: En dos estudios de trasplante de riñón y corazón, los pacientes que recibieron ciclosporina vía oral experimentaron un incremento de la concentración plasmática de ciclosporina tras la iniciación del tratamiento con carvedilol. Parece ser que el carvedilol incrementa la exposición de ciclosporina oral en un 10-20%. Para intentar mantener la concentración plasmática de ciclosporina dentro de los niveles terapéuticos, fue necesario reducir un 10-20% la dosis de ciclosporina en estos pacientes. Se desconoce el mecanismo de interacción pero la inhibición de la glicoproteína P intestinal por el carvedilol puede estar involucrada. Debido a la amplia variabilidad interindividual en el ajuste de dosis, se recomienda monitorizar los niveles de ciclosporina tras el inicio del tratamiento con carvedilol y ajustar la dosis de ciclosporina adecuadamente. No es esperable una interacción entre la administración de ciclosporina vía intravenosa y el tratamiento concomitante con carvedilol. Efectos de otros medicamentos en la farmacocinética de carvedilol: Inhibidores e inductores del CYP2D6 y el CYP2C9 pueden modificar selectivamente el metabolismo sistémico y/o pre sistémico del carvedilol, provocando un incremento o disminución de las concentraciones plasmáticas del R y S-carvedilol. Verapamilo, diltiazem, amiodarona u otros antiarrítmicos: Un estudio in vitro con microsomas hepáticos humanos ha demostrado que la amiodarona y desetilamiodarona inhibieron la oxidación de R y S-carvedilol. La concentración mínima de R y S-carvedilol aumentó significativamente 2,2 veces en pacientes con insuficiencia cardiaca que recibieron carvedilol y amiodarona concomitantemente en comparación con pacientes que recibieron carvedilol en monoterapia. El efecto en S-carvedilol se atribuyó a la desetilamiodarona, un metabolito de la amiodarona, que es un fuerte inhibidor del CYP2C9. Se aconseja un seguimiento de la actividad beta-bloqueante en pacientes tratados con la combinación de carvedilol y amiodarona. Fluoxetina y paroxetina: Inhibidores del CYP2D6, tales como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, fluoxetina y paroxetina, o los antiarrítmicos quinidina o propafenona, pueden incrementar los niveles de carvedilol. En un estudio aleatorizado, cruzado, en 10 pacientes con insuficiencia cardiaca, la administración concomitante de fluoxetina inhibió selectivamente el metabolismo del carvedilol, resultando en un incremento del 77% de media en el AUC del R(+)-carvedilol, y un incremento no estadísticamente significativo del 35% de media en el AUC del S(-)-carvedilol en comparación con el grupo placebo. Este aumento no provocó un aumento de los efectos adversos, presión sanguínea o ritmo cardiaco. Se ha estudiado el efecto de una dosis única de paroxetina (un potente inhibidor de CYP2D6) en la farmacocinética de carvedilol en 12 voluntarios sanos tras una administración oral única. A pesar del incremento significativo en la exposición a Ry S-carvedilol, no se observaron efectos clínicos en estos voluntarios sanos. Rifampicina: En un estudio en 12 voluntarios sanos, la exposición a carvedilol disminuyó alrededor de un 60% durante la administración concomitante con rifampicina y consecuentemente se observó un descenso del efecto de carvedilol en la presión sanguínea sistólica. Se desconoce el mecanismo de interacción pero puede ser debido a la inducción por la rifampicina de la glicoproteína P intestinal. Se recomienda un estrecho seguimiento de la actividad beta-bloqueante en los pacientes que reciben una administración concomitante de carvedilol y rifampicina. Insulina y antidiabéticos orales: Pueden verse potenciados los efectos de la insulina o de los hipoglucemiantes orales. Los signos y los síntomas de una hipoglucemia pueden estar enmascarados o atenuados (especialmente la taquicardia). Por lo tanto se recomienda un control regular de la glucemia. Depresores de Catecolaminas: En pacientes que toman concomitantemente fármacos con propiedades beta-bloqueantes y fármacos depresores de catecolaminas (p.e. reserpina, y los inhibidores de la monoaminooxidasa IMAO) se han observado signos de hipotensión y/o bradicardia severa. Digoxina: El uso combinado de beta-bloqueantes y digoxina puede dar lugar a la prolongación del tiempo de conducción auriculoventricular (AV). Bloqueantes de canales de calcio no dihidropiridínicos: amiodarona u otros antiarrítmicos: En combinación con carvedilol, se puede aumentar el riesgo de alteraciones en la conducción auriculoventricular. Al administrar carvedilol y diltiazem conjuntamente por vía oral, se han observado casos aislados de alteraciones en la conducción (siendo raras las veces en las que estuvo comprometida la hemodinámica). Por lo tanto, y tal como ocurre con otros fármacos que presentan una actividad beta-bloqueante, es importante someter al paciente a una cuidadosa monitorización del electrocardiograma y de la presión arterial al administrarle conjuntamente antagonistas del calcio tipo verapamilo o diltiazem, amiodarona u otros antiarrítmicos. Estos fármacos no deberían administrarse conjuntamente por vía intravenosa. Clonidina: La administración concomitante de clonidina con medicamentos con propiedades beta-bloqueantes, puede aumentar la presión sanguínea y disminuir el ritmo cardiaco. Cuando se va a suspender un tratamiento combinado con carvedilol y clonidina, el primero en ser retirado debería ser carvedilol con varios días de antelación antes de proceder a una disminución paulatina de la dosis de clonidina. Antihipertensivos: Al igual que ocurre con otros agentes con actividad beta-bloqueante, carvedilol puede potenciar el efecto de otros medicamentos administrados concomitantemente con acción antihipertensiva (ej. antagonistas del receptor a1) o que produzcan hipotensión como efecto adverso. Anestésicos: Debido a la sinergia de efectos inotrópicos negativos y efectos hipotensores entre carvedilol y anestésicos, es necesario la monitorización de los signos vitales durante la anestesia. Antiinflamatorios no esteroideos (AINE): El uso conjunto de AINEs y bloqueantes b adrenérgicos puede producir un incremento en la presión sanguínea y un empeoramiento en el control de la presión sanguínea. Broncodilatadores beta-agonistas: Los betabloqueantes no cardioselectivos pueden impedir el efecto broncodilatador de los broncodilatadores b-agonistas. Se recomienda una minuciosa monitorización en estos pacientes.

Advertencias.

Discontinuación del tratamiento: como ocurre con otros b-bloqueantes, se recomienda discontinuar el tratamiento en forma gradual (7-10 días disminuyendo el 50% de la dosis recibida cada 3 días), controlando las actividades físicas del paciente para evitar un agravamiento de su insuficiencia coronaria. Insuficiencia cardíaca: se recomienda especial precaución y control de la insuficiencia cardíaca con digitálicos, diuréticos e IECA, antes de comenzar a utilizar carvedilol. Los digitálicos y el carvedilol retardan la conducción auriculoventricular. Enfermedad arterial periférica: administrarlo con cautela en pacientes con enfermedad arterial periférica avanzada. Diabetes: los pacientes diabéticos cuyas glucemias experimentan marcadas variaciones o deban ser sometidos a estricto ayuno, requieren supervisión médica particular y monitoreo frecuente de sus glucemias. Los b-bloqueantes pueden enmascarar síntomas de hipoglucemia, especialmente la taquicardia. Hipotensión y bradicardia: se ha reportado hipotensión postural con carvedilol en el 1,8% de los pacientes. Esto ocurrió especialmente al inicio del tratamiento o con la titulación de la dosis. Para minimizar este efecto es recomendable iniciar el tratamiento con bajas dosis, realizar una titulación gradual y administrar FILTEN® con las comidas. La dosis de FILTEN® debe ser reducida ante la presencia de bradicardia (menos de 55 lat/min). Broncoespasmo: los pacientes con enfermedades que producen broncoespasmo (bronquitis crónica, enfisema) deben ser cuidadosamente monitoreados. Insuficiencia renal: algunos pacientes tienen un riesgo aumentado de presentar deterioro de la función renal. Ellos son: pacientes con PAS < 100 mmHg, compromiso isquémico coronario y periférico, antecedentes de insuficiencia renal. Las alteraciones renales observadas con el uso de carvedilol desaparecieron con la suspensión del tratamiento. Hipertiroidismo: los b-bloqueantes pueden enmascarar signos de hipertiroidismo como la taquicardia. Feocromocitoma: dado que no hay antecedentes del uso de carvedilol en estos pacientes, debe ser administrado con precaución en pacientes con feocromocitoma. Angina variable de Prinzmetal: los b-bloqueantes no selectivos pueden provocar dolor de pecho en estos pacientes. Si bien este evento no ha sido reportado con el uso de carvedilol, se recomienda especial precaución en estos casos. Reacciones anafilácticas: al igual que con otros b-bloqueantes, existe mayor riesgo de sensibilidad frente a alérgenos o de presentar reacciones anafilácticas con el uso de carvedilol. Insuficiencia hepática: el carvedilol es metabolizado ampliamente en el hígado, por lo que la dosis debe ser ajustada en pacientes con compromiso funcional hepático. Se recomienda precaución para conducir vehículos u operar maquinarias, especialmente cuando se titula la medicación o cuando se inicia el tratamiento.

Presentación.

FILTEN® 25 - 12,5 - 6,25 - 3,125: envases con 28, 30, 56 y 60 comprimidos. FILTEN® 50: envases con 28 y 30 comprimidos.

Revisión.

ANMAT: Dic-2016.

Principios Activos de Filten

Laboratorio que produce Filten