DILACOR

TEMIS LOSTALO

Antagonistas de la aldosterona.

Composición.

Dilacor 25: Cada comprimido contiene: Eplerenona 25.00 mg. Excipientes: Lactosa Monohidrato, Celulosa Microcristalina, Croscarmelosa Sódica, Polietilenglicol 6000, Laurilsulfato de Sodio, Amarillo Quinolina L.A., Estearato de Magnesio, Dióxido de Silicio Coloidal c.s. Dilacor 50: Cada comprimido contiene: Eplerenona 50.00 mg. Excipientes: Lactosa Monohidrato, Celulosa Microcristalina, Croscarmelosa Sódica, Polietilenglicol 6000, Laurilsulfato de Sodio, Amarillo Quinolina L.A., Estearato de Magnesio, Dióxido de Silicio Coloidal c.s.

Propiedades.

Farmacodinamia: Eplerenona presenta una selectividad relativa para unirse a los receptores mineralocorticoides humanos recombinantes, comparada con su afinidad por los receptores glucocorticoides humanos recombinantes, receptores androgénicos y de progesterona. Eplerenona impide la unión de la aldosterona, una hormona clave en el sistema renina-angiotensina-aldosterona (SRAA), que está involucrada en la regulación de la tensión arterial y la fisiopatología de la enfermedad cardiovascular. Eplerenona se investigó en el estudio sobre la eficacia y la supervivencia de eplerenona en pacientes con insuficiencia cardíaca post-infarto agudo de miocardio (EPHESUS). EPHESUS fue un estudio doble ciego, controlado con placebo, de 3 años de duración, en 6632 pacientes con infarto agudo de miocardio (IAM), disfunción ventricular izquierda (medida por la fracción de eyección del ventrículo izquierdo [FEVI] ≤ 40%), y signos clínicos de insuficiencia cardíaca. Dentro del período de 3-14 días después de un IAM, los pacientes recibieron eplerenona o placebo además de las terapias estándares con una dosis inicial de 25 mg 1 vez al día e incrementando hasta la dosis óptima de 50 mg 1 vez al día. En este estudio, la eplerenona redujo el riesgo de muerte por cualquier causa en un 15% (RR 0.85; IC 95%, 0.75-0,96; p=0.008) comparado con placebo, principalmente por reducir la mortalidad cardiovascular (CV). El riesgo de muerte CV o de hospitalización CV se redujo en un 13% con eplerenona (RR 0.87; CI 95%, 0.79-0.95; p=0.002). Las reducciones del riesgo absoluto para las variables de mortalidad por cualquier causa y mortalidad u hospitalización CV fueron un 2.3 y un 3.3%, respectivamente. La eficacia clínica se demostró principalmente cuando se inició la terapia con eplerenona en pacientes < 75 años de edad. Los beneficios del tratamiento en aquellos pacientes con más de 75 años de edad no son claros. La clasificación funcional de la NYHA mejoró o se mantuvo estable en una proporción mayor y estadísticamente significativa de pacientes que recibieron eplerenona comparado con placebo. Farmacocinética: Absorción y distribución: Se desconoce la biodisponibilidad absoluta de eplerenona. Las concentraciones máximas en plasma se alcanzan después de aproximadamente 2 horas. Tanto las concentraciones plasmáticas máximas (Cmax) como el área bajo la curva (AUC) son proporcionales a la dosis. La absorción no se ve afectada por los alimentos. La eplerenona se une a las proteínas plasmáticas en un 50% aproximadamente y se une principalmente a las glucoproteínas ácidas alfa 1. El volumen aparente de distribución en el estado estacionario está estimado en 50 (±7) l. Metabolismo y excreción: El metabolismo de eplerenona está mediado en su mayor parte por el CYP3A4. No se han identificado metabolitos activos en el plasma humano. Se recuperó menos del 5% de la dosis de eplerenona como fármaco inalterado en orina y heces. Después de una única dosis oral del fármaco radiomarcado, aproximadamente un 32% de la dosis se excretó en las heces y aproximadamente un 67% se excretó en la orina. La semivida de eliminación de eplerenona es aproximadamente de 3 a 5 horas. El aclaramiento plasmático aparente es de aproximadamente 10 l/h.

Indicaciones.

Eplerenona está indicado, añadido a la terapia estándar incluyendo beta-bloqueantes, para reducir el riesgo de mortalidad y morbilidad cardiovascular en pacientes estables con disfunción ventricular izquierda (FEVI ≤ 40%) y signos clínicos de insuficiencia cardíaca después de un infarto de miocardio reciente.

Dosificación.

Se debe medir el potasio sérico antes de iniciar la terapia con eplerenona, en la primera semana y al mes del inicio del tratamiento o del ajuste de dosis. Posteriormente el potasio sérico se debe valorar periódicamente según necesidad. No debe iniciarse el tratamiento con eplerenona en aquellos pacientes con niveles de potasio sérico > 5.0 mmol/l. En general, la terapia con eplerenona debe iniciarse en los 3-14 días posteriores a un infarto agudo de miocardio. El tratamiento debe iniciarse con 25 mg 1 vez al día e incrementarse hasta la dosis óptima de 50 mg 1 vez al día, preferiblemente en 4 semanas. La dosis de mantenimiento recomendada de eplerenona es de 50 mg 1 vez al día. La dosis se debe ajustar basándose en el nivel de potasio sérico según el siguiente esquema: Potasio sérico < 5.0 mmol/l: Aumentar la dosis inicial de 25 mg al doble o disminuir el intervalo de dosificación a 1 vez por día en caso de que estuviese indicada cada 48 horas. Potasio sérico 5.0 - 5.4 mmol/l: No es necesario el ajuste de dosis. Potasio sérico 5.5 - 5.9 mmol/l: Disminuir la dosis a la mitad o aumentar el intervalo interdosis al doble (en lugar de 1 vez al día, administrarlo cada 48 horas). En pacientes que se encontraban con dosis de 25 mg cada 48 horas suspender el tratamiento. Potasio sérico ≥ 6.0 mmol/l: Suspender el tratamiento. Después de suspender el tratamiento con eplerenona debido a un potasio sérico ≥ 6.0 mmol/l, se puede reiniciar el tratamiento con una dosis de 25 mg cada 2 días, siempre que los niveles de potasio hayan descendido por debajo de 5.0 mmol/l. Eplerenona puede ser administrada con o sin alimentos. Niños y adolescentes: No hay datos para recomendar el empleo de eplerenona en la población pediátrica y por lo tanto, no se recomienda su uso en este grupo de edad. Ancianos: No se requiere ningún ajuste de la dosis inicial en los ancianos. Debido al deterioro de la función renal relacionado con la edad, el riesgo de hiperpotasemia está aumentado en los ancianos. Este riesgo puede estar aumentado cuando también existe una comorbilidad asociada a una elevada exposición sistémica, especialmente en pacientes con insuficiencia hepática de leve a moderada. Se recomienda la monitorización periódica del potasio sérico. Insuficiencia renal: No se requiere ningún ajuste de la dosis inicial en los pacientes con insuficiencia renal leve. Se recomienda la monitorización periódica del potasio sérico. Eplerenona no es dializable. Insuficiencia hepática: No es necesario ningún ajuste de la dosis inicial en los pacientes con insuficiencia hepática leve a moderada. Debido a la aumentada exposición sistémica a eplerenona en pacientes con insuficiencia hepática de leve a moderada, se recomienda la monitorización frecuente y regular del potasio sérico en estos pacientes, especialmente en los ancianos. Tratamiento concomitante: En caso de tratamiento concomitante con inhibidores leves a moderados del CYP3A4, por ejemplo amiodarona, diltiazem y verapamilo, debe empezarse con una dosis inicial de 25 mg al día. Las dosis no deben superar los 25 mg al día.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad a eplerenona o a cualquiera de los excipientes. Pacientes con nivel de potasio sérico > 5.0 mmol/l al inicio del tratamiento. Pacientes con insuficiencia renal moderada a grave (clearance de creatinina < 50 ml/min). Pacientes con insuficiencia hepática grave (Child-Pugh Clase C). Pacientes que están recibiendo tratamiento con diuréticos ahorradores de potasio, suplementos de potasio o con inhibidores potentes del CYP3A4 (por ejemplo itraconazol, ketoconazol, ritonavir, nelfinavir, claritromicina, telitromicina y nefazodona).

Efectos colaterales.

Los acontecimientos adversos que se describen a continuación son aquellos observados en el estudio EPHESUS para los que se sospechó una relación causal con el tratamiento y que superaron a los del grupo tratado con placebo o que fueron graves y significativamente más frecuentes que en el grupo tratado con placebo, junto a los observados durante la experiencia postcomercialización. Los acontecimientos adversos se clasifican por sistema corporal y según su frecuencia absoluta. Las frecuencias se definen como: frecuente > 1/100, < 1/10; poco frecuente > 1/1000, < 1/100. Infecciones e infestaciones: Poco frecuente: Pielonefritis. Trastornos de la sangre y del sistema linfático: Poco frecuente: Eosinofilia. Trastornos del metabolismo y de la nutrición: Frecuente: Hiperpotasemia. Poco frecuente: Hiponatremia, deshidratación, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia. Trastornos psiquiátricos: Poco frecuente: Insomnio. Trastornos del sistema nervioso: Frecuente: Mareos. Poco frecuente: Cefalea. Trastornos cardíacos: Poco frecuente: Infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca izquierda, fibrilación auricular. Trastornos vasculares: Frecuente: Hipotensión. Poco frecuente: Trombosis arterial de miembros inferiores, hipotensión postural. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: Poco frecuente: Faringitis. Trastornos gastrointestinales: Frecuente: Diarrea, náuseas. Poco frecuente: Vómitos, flatulencia. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Frecuente: Exantema. Poco frecuente: Prurito, aumento de sudoración. Frecuencia no conocida: Edema angioneurótico. Trastornos músculo-esqueléticos y del tejido conjuntivo: Poco frecuente: Dolor de espalda, calambres en los miembros inferiores. Trastornos renales y urinarios: Frecuente: Función renal anormal.

Precauciones.

Deterioro de la función renal: Se deben monitorizar los niveles de potasio regularmente en los pacientes con función renal deteriorada, incluyendo la microalbuminuria diabética. El riesgo de hiperpotasemia aumenta con la disminución de la función renal. Aunque los datos del EPHESUS en pacientes con diabetes tipo 2 y microalbuminuria son limitados, se observó un aumento en la aparición de hiperpotasemia en este número limitado de pacientes. Por consiguiente, se debe tratar a estos pacientes con cautela. Eplerenona no se elimina por hemodiálisis. Hiperpotasemia: Consistentemente con su mecanismo de acción, eplerenona puede producir hiperpotasemia. Se deben monitorizar los niveles de potasio sérico en todos los pacientes al inicio del tratamiento y en cualquier cambio de dosis. Posteriormente, se recomienda la monitorización periódica, especialmente en los pacientes con riesgo de desarrollar hiperpotasemia, tales como pacientes (ancianos) con insuficiencia renal y los pacientes con diabetes. No se recomienda el empleo de suplementos de potasio después del inicio de la terapia con eplerenona, debido al aumento del riesgo de hiperpotasemia. Una reducción en la dosis de eplerenona ha demostrado disminuir los niveles de potasio sérico. Deterioro de la función hepática: No se observó ninguna elevación en el potasio sérico por encima de 5.5 mmol/l en los pacientes con insuficiencia hepática leve a moderada (Child-Pugh clase A y B). Se deben monitorizar los niveles de electrólitos en los pacientes con insuficiencia hepática leve a moderada. El empleo de eplerenona en pacientes con insuficiencia hepática grave no ha sido evaluado y por lo tanto, su uso está contraindicado. Embarazo: No existen datos adecuados sobre el uso de eplerenona en mujeres embarazadas. Los estudios en animales no indicaron efectos adversos directos ni indirectos con respecto al embarazo, el desarrollo embriofetal, el parto y el desarrollo postnatal. Se debe prescribir eplerenona con precaución a mujeres embarazadas. Lactancia: Se desconoce si eplerenona se excreta en la leche materna después de la administración por vía oral. No obstante, los datos preclínicos muestran que eplerenona y/o sus metabolitos están presentes en la leche materna de ratas, y que las crías de ratas expuestas por esta vía se desarrollaron con normalidad. Debido al desconocimiento de los efectos adversos potenciales en el lactante, se debe decidir entre suspender la lactancia o suspender la administración del fármaco, teniendo en cuenta la importancia del tratamiento para la madre. Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: No se han realizado estudios sobre el efecto de eplerenona sobre la capacidad para conducir o utilizar maquinaria. Eplerenona no causa somnolencia ni deterioro de la función cognitiva, pero cuando se conduzca un vehículo o se utilice maquinaria, se debe tener presente la posibilidad de la aparición de mareos durante el tratamiento.

Interacciones.

Interacciones farmacodinámicas: Diuréticos ahorradores de potasio y suplementos de potasio: Debido a un riesgo incrementado de hiperpotasemia, no se debe administrar eplerenona a pacientes que reciben diuréticos ahorradores de potasio y/o suplementos de potasio. Los diuréticos ahorradores de potasio pueden potenciar el efecto de los medicamentos antihipertensivos y otros diuréticos. Litio: No se han realizado estudios de interacción de eplerenona con litio. Sin embargo, se ha descrito toxicidad producida por litio en pacientes que tomaban litio de forma concomitante con diuréticos e inhibidores de la ECA. Se debe evitar la administración conjunta de eplerenona y litio. Si esta combinación es necesaria, se deben monitorizar los niveles del litio sérico con frecuencia. Ciclosporina, tacrolimus: La ciclosporina y el tacrolimus pueden dar lugar a una insuficiencia renal y un aumento del riesgo de hiperpotasemia. Debe evitarse el uso concomitante de eplerenona y ciclosporina o tacrolimus con eplerenona. Si es necesario, se recomienda una monitorización frecuente del potasio sérico y de la función renal cuando se administran ciclosporina y/o tacrolimus durante el tratamiento con eplerenona. Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs): El tratamiento con AINEs puede provocar un fallo renal agudo por actuar directamente a nivel de la filtración glomerular, especialmente en pacientes con un mayor riesgo (pacientes ancianos y/o deshidratados). Los pacientes que reciben eplerenona y AINEs se deben hidratar adecuadamente y monitorizar para observar la función renal antes de iniciar el tratamiento. Trimetoprima: La administración concomitante de trimetoprima con eplerenona incrementa el riesgo de hiperpotasemia. Se debe realizar la monitorización del potasio sérico y de la función renal, particularmente en pacientes con insuficiencia renal y en pacientes ancianos. Inhibidores de la ECA, antagonistas de los receptores de angiotensina II (ARAII): La administración conjunta de eplerenona e inhibidores de la ECA o antagonistas de los receptores de angiotensina II se debe realizar con precaución. La combinación de eplerenona con estos fármacos puede incrementar el riesgo de hiperpotasemia en pacientes con un mayor riesgo de padecer insuficiencia renal, por ejemplo, en los ancianos. Se recomienda una monitorización frecuente del potasio sérico y de la función renal. Interacciones farmacocinéticas: Digoxina: La exposición sistémica (AUC) a digoxina aumenta en un 16% (90% CI: 4% - 30%) cuando se administra juntamente con eplerenona. Se debe tener precaución cuando se dosifica la digoxina cerca del límite superior del rango terapéutico. Warfarina: No se han observado interacciones farmacocinéticas clínicamente significativas con warfarina. Se debe tener precaución cuando se dosifica la warfarina cerca del límite superior del rango terapéutico. Inhibidores CYP3A4: Inhibidores potentes del CYP3A4: Pueden ocurrir interacciones farmacocinéticas significativas cuando se administra conjuntamente eplerenona con sustancias que inhiben el enzima CYP3A4. Un inhibidor potente del CYP3A4 (ketoconazol 200 mg 2 veces al día) provocó un incremento del 441% en el AUC de eplerenona. Está contraindicado el uso concomitante de eplerenona con inhibidores potentes del CYP3A4 como ketoconazol, itraconazol, ritonavir, nelfinavir, claritromicina, telitromicina y nefazodona. Inhibidores leves a moderados del CYP3A4: La coadministración con eritromicina, saquinavir, amiodarona, diltiazem, verapamilo y fluconazol ha producido interacciones farmacocinéticas significativas con aumentos de orden ascendente en el AUC desde un 98% a un 187%. Por lo tanto la dosis de eplerenona no debe exceder de 25 mg al día cuando se administran inhibidores leves a moderados de CYP3A4 con eplerenona. Inductores CYP3A4: La coadministración de la hierba de San Juan (un inductor potente del CYP3A4) con eplerenona originó un descenso del 30% en el AUC de eplerenona. Un descenso más pronunciado en el AUC de eplerenona puede ocurrir con inductores potentes del CYP3A4 tales como rifampicina. Debido al riesgo de descenso de la eficacia de eplerenona, no se recomienda el uso concomitante de inductores CYP3A4 (rifampicina, carbamazepina, fenitoína, fenobarbital, hierba de San Juan) con eplerenona. Antiácidos: Basándose en los resultados de un estudio clínico farmacocinético, no se prevé una interacción significativa cuando se administran conjuntamente antiácidos con eplerenona.

Conservación.

Conservar a temperatura inferior a 30°C.

Sobredosificación.

No se ha descrito ningún caso de sobredosis humana con eplerenona. La manifestación de sobredosis más probable sería la hipotensión o la hiperpotasemia. Eplerenona no se elimina por hemodiálisis. Eplerenona ha demostrado unirse de forma considerable al carbón activo. Si ocurriera algún episodio de hipotensión, se debería iniciar tratamiento de soporte. Si se desarrollase hiperpotasemia, se debería iniciar tratamiento estándar. Ante la eventualidad de una posible sobredosificación concurrir al Hospital más cercano o comunicarse con los Centros de Toxicología: Hospital de Pediatría Dr. Ricardo Gutiérrez, Tel.: (011) 4962-6666 / 9247. Hospital Dr. A. Posadas, Tel.: (011) 4654-6648 / 4658-7777; Centro de Asistencia Toxicológica La Plata (0221) 451-5555.

Observaciones.

Mantenga este medicamento fuera del alcance de los niños.

Presentación.

Dilacor 25: Envase conteniendo 30 comprimidos. Dilacor 50: Envase conteniendo 30 comprimidos.

Principios Activos de Dilacor 25

Patologías de Dilacor 25

Laboratorio que produce Dilacor 25