CEFALEX MAX

BAGO

Analgésico. Antiinflamatorio. Antifebril.

Composición.

Cada Comprimido Recubierto contiene: Dexibuprofeno 300 mg, Cafeína 65 mg. Excipientes: Carboximetilcelulosa Cálcica, Hipromelosa, Anhídrido Silícico Coloidal, Talco, Celulosa Microcristalina, Dióxido de Titanio, Triacetina, Rojo Allura A.C., Maltodextrina.

Farmacología.

Acción farmacológica: El Dexibuprofeno (= S(+)-ibuprofeno) es el enantiómero farmacológicamente activo del ibuprofeno, un AINE no selectivo. Se cree que su mecanismo de acción es debido a la inhibición de la síntesis de prostaglandinas. En humanos reduce el dolor, inflamación y fiebre e inhibe reversiblemente la agregación plaquetaria inducida por ADP - y colágeno. La adición de Cafeína aumenta el efecto antinociceptivo del Dexibuprofeno. Farmacocinética: Dexibuprofeno: Absorción: Tras su administración por vía oral, Dexibuprofeno se absorbe bien, principalmente en el intestino delgado. Los niveles plasmáticos máximos se alcanzan a las 2 horas tras su administración oral, similar a las preparaciones convencionales de ibuprofeno. Distribución: El volumen de distribución del Dexibuprofeno es de aproximadamente 10-11 litros y la unión a proteínas plasmáticas es aproximadamente del 99%. El Dexibuprofeno puede atravesar la barrera placentaria y se detectan trazas (1% del nivel plasmático) en la leche materna. Biotransformación y eliminación: Después de su transformación metabólica en el hígado (hidroxilación, carboxilación), los metabolitos farmacológicamente inactivos son excretados en su totalidad, principalmente a través de los riñones (90%), aunque también en la bilis. La vida media de eliminación es de 1,8-3,5 horas. Cafeína: La Cafeína se absorbe rápidamente y por completo después de la administración oral, con picos de concentración máximos entre 5 y 90 minutos después de dosis en ayunas. No hay evidencia de metabolismo presistémico. La eliminación es casi exclusivamente por metabolismo hepático en adultos. En los adultos, se produce una marcada variabilidad en la tasa de eliminación. El promedio de vida media de eliminación plasmática es de 4,9 horas con un rango de 1,9-12,2 horas. La Cafeína se distribuye en todos los fluidos corporales. La media de unión a proteínas plasmáticas es de 35%. La Cafeína se metaboliza casi totalmente a través de la oxidación, desmetilación y acetilación y se excreta en la orina. Los metabolitos principales son 1-metilxantina, 7-metilxantina, 1,7-dimethylxantina (paraxantina). Metabolitos menores incluyen ácido 1-metilúrico 5-acetamilo-6-formilamino-3-methyluracilo (AMFU). Poblaciones especiales: Pacientes con disfunción renal y hepática: Se sugiere una reducción de dosis en pacientes con disfunción renal y especial precaución debido a la inhibición de la síntesis renal de prostaglandinas. La eliminación de Dexibuprofeno y Cafeína puede ser ligeramente inferior en pacientes con cirrosis hepática.

Dosificación.

La dosis se adaptará al criterio médico y al cuadro clínico del paciente. Como posología media de orientación, se aconseja: Adultos a partir de los 18 años: Cefalex Max 1 comprimido recubierto dos o tres veces por día (cada 12 u 8 horas). Si es claramente necesario en pacientes con procesos agudos o exacerbaciones, la dosis puede aumentarse temporalmente hasta 1 comprimido cada 6 horas (dosis diaria máxima: 1200 mg de Dexibuprofeno y 260 mg de Cafeína). Modo de administración: Los comprimidos recubiertos pueden tomarse solos o con alimentos. En general, es preferible tomar los antiinflamatorios no esteroideos durante las comidas para reducir la irritación gastrointestinal, especialmente durante su uso crónico. No obstante, cabe esperar un ligero retraso en el inicio de la acción terapéutica cuando se administra este medicamento durante o inmediatamente después de comidas abundantes. Poblaciones especiales: Niños y adolescentes: No existen estudios en niños y adolescentes (menores de 18 años). Dado que no se ha establecido su seguridad y eficacia en estos grupos de edad, no se recomienda su uso. Pacientes de edad avanzada: No se requiere ajustar la dosis en la población de edad avanzada. Sin embargo, debe considerarse una reducción individual de la dosis y valoración debido al aumento de susceptibilidad a las reacciones adversas gastrointestinales en esta población. Insuficiencia hepática: Los pacientes con disfunción hepática leve o moderada deberán iniciar el tratamiento con dosis reducidas y ser cuidadosamente vigilados. Insuficiencia renal: En pacientes con disfunción renal leve o moderada deberá reducirse la dosis inicial.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad conocida al Dexibuprofeno, a otros AINEs, a la Cafeína o a alguno de los excipientes del producto. Pacientes en los que sustancias de acción similar (por ej., ácido acetilsalicílico u otros AINEs) desencadenen crisis de asma, broncoespasmo, rinitis aguda, o bien sean causa de pólipos nasales, urticaria o edema angioneurótico. Antecedentes de hemorragia digestiva o perforación, relacionada con la administración previa de antiinflamatorios. Úlcera péptica o hemorragia digestiva activa o recurrente (dos ó más episodios distintos con ulceración o sangrado comprobados). Hemorragia cerebrovascular y otras hemorragias activas. Enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, ambas en fase activa. Insuficiencia cardíaca grave. Insuficiencia renal grave (clearance de creatinina < 30 ml/min). Importante deterioro de la función hepática. Embarazo. Lactancia.

Reacciones adversas.

Dexibuprofeno: La experiencia clínica ha demostrado que el riesgo de efectos secundarios inducidos por Dexibuprofeno es comparable al del ibuprofeno racémico. Las reacciones adversas más frecuentes son de naturaleza gastrointestinal. Pueden aparecer úlceras pépticas, perforación o hemorragia gastrointestinal, en ocasiones mortal, particularmente en los pacientes de edad avanzada. Estudios clínicos comparativos y otros estudios de unas dos semanas de duración muestran una frecuencia aproximada de 8 a 20% de los pacientes con mayoritariamente efectos gastrointestinales leves y una frecuencia mucho menor en poblaciones de bajo riesgo, como durante tratamientos cortos o en usos ocasionales. Muy frecuentes ≥1/10. Frecuentes ≥1/100, < 1/10. Poco frecuentes ≥1/1000, < 1/100. Raras ≥1/10 000, < 1/1000. Muy raras < 1/10 000. Desconocida: no puede estimarse a partir de datos disponibles. Infecciones e infestaciones: Muy raras: puede verse agravada la reacción inflamatoria asociada a las infecciones (fascitis necrotizantos). Trastornos de la sangre y del sistema linfático: Puede prolongarse el tiempo de sangrado. Raras: casos de trastornos hematológicos incluyendo trombocitopenia, leucopenia, granulocitopenia, pancitopenia, agranulocitosis, anemia aplásica o anemia hemolítica. Trastornos del sistema inmunológico: Poco frecuentes: púrpura (incluyendo púrpura alérgica), angioedema. Raras: reacción anafiláctica. Muy raras: reacciones de hipersensibilidad generalizada, incluyendo síntomas como fiebre con erupción, dolor abdominal, cefalea, náuseas y vómitos, signos de lesión hepática, e incluso meningitis aséptica. En la mayoría de los casos en los que se ha reportado meningitis aséptica con ibuprofeno algún tipo de enfermedad autoinmune subyacente estaba presente como factor de riesgo (p. ej. lupus eritematoso sistémico u otras enfermedades del colágeno). En caso de reacción de hipersensibilidad generalizada grave puede aparecer tumefacción de cara, lengua y laringe, broncoespasmo, asma, taquicardia, hipotensión y shock. Trastornos psiquiátricos: Poco frecuentes: ansiedad. Raras: reacciones psicóticas, depresión, irritabilidad. Trastornos del sistema nervioso: Frecuentes: somnolencia, cefalea, mareo, vértigo. Poco frecuentes: insomnio, intranquilidad. Raras: desorientación, confusión, agitación. Muy raras: meningitis aséptica (ver alteraciones del sistema inmune). Trastornos oculares: Frecuentes: molestias visuales. Raras: ambliopía tóxica reversible. Trastornos del oído y del laberinto: Poco frecuentes: tinnitus. Raras: hipoacusia. Trastornos gastrointestinales: Muy frecuentes: dispepsia, dolor abdominal. Frecuentes: diarrea, náuseas, vómitos. Poco frecuentes: hemorragias y úlceras gastrointestinales, gastritis, estomatitis ulcerosa, melena. Raras: perforación gastrointestinal, flatulencia, estreñimiento, esofagitis, estenosis esofágica, exacerbación de enfermedad diverticular, colitis hemorrágica inespecífica, colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn. Si se produjera hemorragia gastrointestinal, podría ser causa de anemia y de hematemesis. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Frecuentes: erupción cutánea. Poco frecuentes: urticaria, prurito. Muy raras: eritema multiforme, necrólisis epidérmica, lupus eritematoso sistémico, alopecia, reacciones de fotosensibilidad, reacciones bullosas incluyendo síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica aguda (síndrome de Lyell) y vasculitis alérgica. Trastornos respiratorios, torácicos y del mediastino: Poco frecuentes: rinitis, broncoespasmo. Trastornos renales y urinarios: Muy raras: nefritis intersticial, síndrome nefrótico o insuficiencia renal. Trastornos hepatobiliares: Raras: anomalías de la función hepática, hepatitis e ictericia. Trastornos generales: Frecuentes: astenia. Retención de líquidos, parece haber predisposición en pacientes hipertensos con insuficiencia renal. Se ha reportado edema, hipertensión e insuficiencia cardíaca relacionado con tratamiento con AINEs. Estudios clínicos y datos epidemiológicos sugieren que el uso de ibuprofeno, especialmente a dosis altas (2400 mg diarios), y en tratamiento a largo plazo, puede estar asociado con un pequeño aumento del riesgo de eventos trombóticos arteriales (por ejemplo, infarto de miocardio o ictus).

Advertencias.

Los efectos adversos pueden minimizarse usando la dosis mínima eficaz durante el menor tiempo posible para el control de los síntomas. Debe evitarse el uso concomitante de Dexibuprofeno con otros antiinflamatorios incluyendo los inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa-2. Riesgos gastrointestinales: La población de edad avanzada tiene una mayor frecuencia de reacciones adversas a los AINEs, especialmente sangrado y perforación gastrointestinal que pueden ser fatales. Se han notificado con todos los AINEs casos de sangrado, ulceración y perforación gastrointestinal, que pueden ser fatales, en cualquier momento del tratamiento, con o sin síntomas de alerta o sin historia previa de eventos gastrointestinales serios. El riesgo de sangrado, ulceración o perforación gastrointestinal es mayor con el aumento de la dosis de AINEs, en pacientes con historia de úlcera, particularmente si está complicada con hemorragia o perforación, alcoholismo y en población de edad avanzada. Estos pacientes deben comenzar el tratamiento con la dosis más baja disponible. Para estos pacientes debe considerarse el tratamiento combinado con agentes protectores (por ej. inhibidores de la bomba de protones), al igual que para pacientes que requieren una dosis baja concomitante de aspirina u otros medicamentos que pudieran aumentar el riesgo gastrointestinal. Los pacientes con antecedentes de toxicidad GI, y particularmente la población de edad avanzada, deben notificar la aparición de cualquier síntoma abdominal (especialmente el sangrado gastrointestinal) sobre todo en las etapas iniciales del tratamiento. Se debe recomendar precaución a los pacientes que reciben medicación concomitante que pudiera aumentar el riesgo de ulceración o de sangrado, tales como corticosteroides, anticoagulantes como la warfarina o el acenocumarol, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o agentes antiagregantes como la aspirina. Cuando aparece sangrado o ulceración gastrointestinal en pacientes que están tomando AINEs, el tratamiento debe interrumpirse. Los AINEs deben ser administrados con precaución en pacientes con antecedentes de enfermedad gastrointestinal (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn) con el fin de evitar una exacerbación de sus síntomas. Hipersensibilidad: Como con otros AINEs, también pueden producirse reacciones alérgicas, incluyendo reacciones anafilácticas/anafilactoides, sin exposición previa al medicamento. En pacientes que sufren, o con historia previa, de asma bronquial, los AINEs deben emplearse con precaución ya que éstos pueden causar broncoespasmo en estos pacientes. Efectos cardiovasculares y cerebrovasculares: Debe realizarse un adecuado control y advertencias apropiadas a pacientes con antecedentes de hipertensión y/o insuficiencia cardíaca congestiva leve a moderada dado que se ha informado de casos de retención de líquidos y edemas en asociación con la administración de AINEs. Ensayos clínicos y datos epidemiológicos sugieren que el uso de ibuprofeno, particularmente a dosis elevadas (2400 mg diarios) y en tratamientos prolongados, puede estar asociado con un pequeño incremento en el riesgo de eventos trombóticos arteriales (por ej., infarto de miocardio o accidente cerebrovascular). En conjunto, estudios epidemiológicos no sugieren que ibuprofeno a dosis bajas (por ejemplo, ≤1200 mg diarios) estén asociadas con un incremento en el riesgo de infarto de miocardio. No hay datos suficientes para excluir de dicho riesgo al Dexibuprofeno. Los pacientes con hipertensión no controlada, insuficiencia cardíaca congestiva, cardiopatía isquémica estabilizada, enfermedad arterial periférica y/o enfermedad cerebrovascular sólo deben ser tratados con ibuprofeno tras una cuidadosa consideración. Similar consideración debe realizarse antes de iniciar un tratamiento a largo plazo en pacientes con factores de riesgo cardiovasculares (por ejemplo, hipertensión, hiperlipidemia, diabetes mellitus, fumadores). Efectos renales y hepáticos: La administración a pacientes con enfermedad hepática o renal debe realizarse con precaución; debe considerarse el riesgo de retención de líquidos, edema y deterioro de la función renal. Si se administra en estos pacientes, la dosis de Dexibuprofeno debe ser lo más baja posible y debe controlarse regularmente la función renal. Como con otros AINEs, Dexibuprofeno puede estar asociado a efectos adversos renales, que pueden dar lugar a nefritis glomerular, nefritis intersticial, necrosis papilar renal, síndrome nefrótico e insuficiencia renal aguda. Como con todos los AINEs, Dexibuprofeno puede aumentar los niveles plasmáticos de nitrógeno, de urea y de creatinina. Como con otros AINEs, Dexibuprofeno puede producir pequeños incrementos transitorios de algunos parámetros hepáticos, y también aumentos significativos de la SGOT y la SGPT. En caso de producirse un aumento importante de estos parámetros, deberá suspenderse el tratamiento. En general, el empleo habitual de analgésicos, especialmente la combinación de varios de ellos, puede dar lugar a lesiones renales persistentes, con riesgo de insuficiencia renal (nefropatía por analgésicos). Por tanto, las combinaciones con ibuprofeno u otros AINEs (incluidos los productos de venta libre e inhibidores selectivos de la COX-2) deben evitarse. Reacciones cutáneas: Las reacciones cutáneas graves, que pueden llegar a ser mortales, incluyendo dermatitis exfoliativa, síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica se han descrito muy raramente asociadas al uso de AINEs. El mayor riesgo de aparición de estas reacciones en los pacientes parece ser al inicio de la terapia, iniciándose en la mayoría de los casos en el primer mes de tratamiento. El tratamiento con Dexibuprofeno debe interrumpirse inmediatamente tras la primera aparición de erupción cutánea, lesiones en las mucosas o cualquier otro signo de hipersensibilidad. Coagulación: Al igual que con otros AINEs, Dexibuprofeno puede inhibir de forma reversible la agregación y la función plaquetarias, y prolongar el tiempo de hemorragia. Se recomienda precaución en los pacientes con diátesis hemorrágica y otros trastornos de la coagulación cuando se administre Dexibuprofeno concomitantemente con anticoagulantes orales. Los resultados de estudios preclínicos sugieren que la administración de AINEs como el Dexibuprofeno junto con ácido acetilsalicílico a dosis bajas pueden perjudicar la inhibición de la agregación plaquetaria que produce el ácido acetilsalicílico. Esta interacción puede reducir los efectos cardioprotectores. Por lo tanto, debe tomarse especial precaución si Dexibuprofeno se utiliza por largo tiempo de forma concomitante con bajas dosis de ácido acetilsalicílico. Advertencias adicionales y precauciones de empleo: Si se administra para dolor agudo cuando se requiere un alivio rápido del dolor, algunos pacientes pueden experimentar un retraso en el inicio de la acción debido a que si Dexibuprofeno se toma con alimentos se prolonga el tiempo para alcanzar los niveles plasmáticos máximos. Los pacientes sometidos a tratamiento de larga duración con Dexibuprofeno deberán ser controlados como medida de precaución (funciones renal y hepática, función hematológica/recuentos hemáticos). Dexibuprofeno debe administrarse asimismo con cautela a pacientes con lupus eritematoso sistémico y enfermedad mixta del tejido conjuntivo, por su mayor predisposición a sufrir los efectos adversos de los AINEs a nivel renal y en el SNC, incluyendo meningitis aséptica. Los AINEs pueden enmascarar los síntomas de las infecciones. Excepcionalmente, la varicela puede ser el origen de infecciones cutáneas graves y complicaciones en tejido blando. Hasta la fecha, no puede descartarse el papel de los AINEs en el empeoramiento de estas infecciones. Por lo tanto, es aconsejable evitar la administración de Dexibuprofeno en caso de varicela. Durante tratamiento prolongado con dosis elevadas, la toma no prescripta de analgésicos sin seguir las indicaciones recomendadas, puede producir cefaleas que no deben tratarse en ningún caso aumentando la dosis del medicamento. El uso de fármacos que inhiben la síntesis de prostaglandinas puede perjudicar de forma reversible la fertilidad y no están recomendados en mujeres que están intentando concebir. En mujeres que tienen dificultades para la concepción o se encuentran en tratamiento de fertilidad, debe de valorarse la interrupción del tratamiento con Dexibuprofeno. Debido al contenido de Cafeína, Cefalex Max debe ser administrado con precaución en pacientes con gota, hipertiroidismo y arritmia. Se debe asimismo limitar la ingesta de productos que contengan Cafeína durante su administración, ya que el exceso de Cafeína puede producir nerviosismo, irritabilidad, insomnio y taquicardia ocasional. Carcinogénesis, mutagénesis y trastornos de la fertilidad: En los estudios comparativos de toxicidad por administración única y repetida, toxicidad sobre la reproducción y mutagenicidad, se ha demostrado que el perfil toxicológico de Dexibuprofeno es comparable al de ibuprofeno y no revela otros riesgos de toxicidad específica o carcinogenicidad en humanos. Ibuprofeno inhibió la ovulación en el conejo y perjudicó la implantación en distintas especies animales (conejo, rata, ratón). La administración de inhibidores de la síntesis de prostaglandinas incluido ibuprofeno (en la mayoría de dosis más altas que las utilizadas terapéuticamente) a los animales preñados, da como resultado un aumento de las pérdidas pre- y post-implantación, de la mortalidad embrio-fetal y de la incidencia de malformaciones. A niveles altos de dosis tóxicas para las madres, la Cafeína también ha demostrado efectos teratogénicos en estudios con animales. Embarazo: La inhibición de la síntesis de prostaglandinas puede afectar negativamente el embarazo y/o el desarrollo embrio-fetal. Los datos obtenidos de estudios epidemiológicos sugieren un aumento del riesgo de aborto, malformaciones cardíacas y gastrosquisis tras el uso de un inhibidor de la síntesis de prostaglandinas al comienzo de la gestación. El riesgo absoluto de malformaciones cardiovasculares se incrementó desde menos del 1% hasta aproximadamente el 1,5%. Se cree que el riesgo aumenta con la dosis y la duración del tratamiento. En animales, los resultados tras la administración de un inhibidor de la síntesis de prostaglandinas han mostrado un incremento en la pérdida pre- y post-implantación y en letalidad embrio-fetal. Además, se ha notificado un aumento de la incidencia de varias malformaciones, incluyendo malformación cardiovascular, en animales a los que se ha administrado un inhibidor de la síntesis de prostaglandinas durante el período de organogénesis. Durante el primer y segundo trimestre del embarazo, no deben administrarse AINEs a menos que sea claramente necesario. Si se indican AINES durante el primer o el segundo trimestre del embarazo, la dosis debe ser lo más baja y la duración del tratamiento lo más corta posible. Durante el tercer trimestre del embarazo, todos los inhibidores de la síntesis de prostaglandinas pueden exponer al feto a: Toxicidad cardio-pulmonar (con cierre prematuro del ductus arteriosus e hipertensión pulmonar). Disfunción renal, que puede progresar a insuficiencia renal con oligohidramnios; y pueden exponer a la madre y al recién nacido, al final del embarazo, a: Posible prolongación del tiempo de sangrado, un efecto antiagregante que puede ocurrir incluso a dosis muy bajas, Inhibición de las contracciones uterinas dando lugar a un retraso y prolongación del parto. Por tanto, durante el tercer trimestre de embarazo, el Dexibuprofeno está contraindicado. Se aconseja a las mujeres embarazadas limitar la ingesta de Cafeína al mínimo, ya que los datos disponibles sobre el efecto de la Cafeína en el feto humano sugieren un riesgo potencial. Lactancia: Ibuprofeno y Cafeína se excretan escasamente por la leche materna. Se puede dar el pecho tomando Dexibuprofeno si la dosis es baja y el tratamiento es corto. Debido al contenido en Cafeína, el comportamiento del niño durante la lactancia puede verse influido (excitación, alteración del patrón normal del sueño). Poblaciones especiales: Niños y adolescentes menores de 18 años: La seguridad y eficacia no han sido evaluadas, por lo que no se recomienda su uso en este grupo etario. Pacientes de edad avanzada: En base a consideraciones médicas generales, se debe tener precaución en pacientes de edad avanzada, especialmente en aquellos con bajo peso corporal. Interacciones medicamentosas y otras formas de interacción: Dexibuprofeno: La información descrita en esta sección se basa en la experiencia previa con otros AINE. En general, los AINE deben emplearse con precaución con otros fármacos que pueden aumentar el riesgo de ulceración gastrointestinal, hemorragia gastrointestinal o disfunción renal. No se recomienda su uso concomitante con: Anticoagulantes: los AINEs pueden aumentar los efectos de los anticoagulantes, como la warfarina o el acenocumarol. Deben realizarse tests de coagulación (RIN, tiempo de sangrado) al inicio del tratamiento con Dexibuprofeno y, si es necesario, ajustar la dosis del anticoagulante. Metotrexato: administrado a dosis de 15 mg/semana o superiores: Si se administran AINEs y metotrexato dentro de un intervalo de 24 horas, puede producirse un aumento del nivel plasmático de metotrexato a consecuencia de un descenso de su clearance renal, aumentando así el riesgo potencial de toxicidad por metotrexato. Por ello, en los pacientes que reciben tratamiento con dosis elevadas de metotrexato, el uso concomitante de Dexibuprofeno no está recomendado. Litio: los AINEs pueden incrementar los niveles plasmáticos de litio por reducción de su clearance renal. La administración conjunta no está recomendada. Si la combinación resulta necesaria deberán realizarse frecuentes controles de litio. Debe considerarse la posibilidad de reducir la dosis de litio. Otros AINEs y salicilatos (ácido acetilsalicílico a dosis superiores a las utilizadas para el tratamiento antiagregante, aproximadamente 100 mg/día): debe evitarse el uso simultáneo con otros AINEs, incluyendo los inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa 2, pues la administración de diferentes AINEs puede aumentar el riesgo de úlcera gastrointestinal y de hemorragias. Se recomienda precaución en el uso con: Antihipertensivos: los AINEs pueden reducir la eficacia de los betabloqueantes, posiblemente debido a la inhibición de la formación de prostaglandinas vasodilatadoras. El uso concomitante de AINEs con inhibidores de la ECA o antagonistas del receptor de la angiotensina II, puede asociarse con un aumento del riesgo de insuficiencia renal aguda, especialmente en pacientes con función renal previamente deteriorada. Cuando se administran a pacientes de edad avanzada y/o a pacientes deshidratados, esta combinación puede conducir a un fallo renal agudo por acción directa sobre la filtración glomerular. Al inicio del tratamiento, se recomienda un cuidadoso control de la función renal. Además, la administración crónica de AINEs puede reducir teóricamente el efecto antihipertensivo de los antagonistas del receptor de la angiotensina II, tal como se ha comunicado con los inhibidores de la ECA. Por tanto, se recomienda precaución si se utiliza esta combinación, debiéndose además controlar cuidadosamente la función renal al inicio del tratamiento (debe aconsejarse a los pacientes a que mantengan una adecuada ingesta de líquidos). Ciclosporina, tacrolimus, sirolimus y antibióticos aminoglucósidos: su administración simultánea con AINEs puede aumentar el riesgo de nefrotoxicidad debido a la reducción de la síntesis renal de prostaglandinas. En caso de administrarse concomitantemente, deberá vigilarse estrechamente la función renal, especialmente en pacientes de edad avanzada. Corticosteroides: incremento del riesgo de úlcera o de hemorragia gastrointestinal. Digoxina: los AINEs pueden elevar los niveles plasmáticos de digoxina, aumentando así el riesgo de toxicidad por digoxina. Metotrexato administrado a dosis bajas, inferiores a 15 mg/semana: Dexibuprofeno puede aumentar los niveles de metotrexato. Si se utiliza en combinación con metotrexato a dosis bajas, se vigilarán estrechamente los valores hemáticos del paciente, sobre todo durante las primeras semanas de administración simultánea. Será asimismo necesario aumentar la vigilancia en caso de deterioro de la función renal, por mínimo que sea, y especialmente en pacientes de edad avanzada, así como vigilar la función renal para prevenir una posible disminución del clearance de metotrexato. Fenitoína: algunos AINEs pueden desplazar la fenitoína de los sitios de unión a las proteínas, originando un posible aumento de sus niveles plasmáticos y toxicidad. Aunque la evidencia clínica de esta interacción es limitada, se recomienda un ajuste de la dosis de fenitoína basado en la monitorización de sus concentraciones plasmáticas y/o en la observación de signos de toxicidad. Fenitoína, fenobarbital y rifampicina: la administración concomitante de agentes inductores de la CYP2C8 y CYP2C9 pueden disminuir los efectos de Dexibuprofeno. Agentes antiagregantes e inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS): puede aumentar el riesgo de hemorragia gastrointestinal. Tiazidas, sustancias relacionadas con las tiazidas, diuréticos del asa y diuréticos ahorradores de potasio: el empleo conjunto de AINEs y un diurético puede incrementar el riesgo de fallo renal secundario a una reducción del flujo sanguíneo renal. Fármacos que aumentan los niveles plasmáticos de potasio: se ha notificado que los AINEs aumentan los niveles plasmáticos de potasio. Por lo tanto, se requiere tener especial precaución durante el tratamiento concomitante con otros fármacos que aumenten los niveles séricos de potasio (tales como los diuréticos ahorradores de potasio, inhibidores de la ECA, antagonistas de los receptores de la angiotensina II, inmunosupresores como ciclosporina o tacrolimus, trimetoprima y heparinas) y se deben controlar los niveles séricos de potasio. Trombolíticos, ticlopidina y otros agentes antiagregantes: Dexibuprofeno inhibe la agregación plaquetaria por inhibición de la ciclooxigenasa plaquetaria. Por ello, se recomienda precaución cuando Dexibuprofeno se combine con trombolíticos, ticlopidina y otros antiagregantes debido al riesgo de que aumente el efecto antiplaquetario. Antidiabéticos orales: el uso concomitante de un AINEs y una sulfonilurea puede causar fluctuaciones en el nivel plasmático de glucosa. Por lo tanto, se requiere un control apropiado. Zidovudina (Azidotimidina): se ha reportado que el uso concomitante de AINEs y zidovudina aumenta el riesgo de hemartrosis y hematoma en pacientes con hemofilia. Pemetrexed: dosis altas de AINEs pueden aumentar la concentración de pemetrexed. En pacientes con deterioro de la función renal, el uso concomitante de AINE a dosis altas debe evitarse dos días antes y dos días después de la administración de pemetrexed. Alcohol: un consumo excesivo de alcohol durante el tratamiento con AINE puede aumentar los efectos adversos gastrointestinales. Cafeína: Agentes hipnóticos (por ej. benzodiazepinas, barbitúricos, antihistamínicos, etc.): el uso concomitante puede reducir el efecto hipnótico, o antagonizar el efecto anticonvulsivante de los barbitúricos. El uso concomitante, por lo tanto, no es recomendable. En caso necesario, la combinación podría ser más útil por la mañana. Litio: la supresión de Cafeína aumenta los niveles de litio en suero ya que el clearance renal del litio puede verse incrementado por la Cafeína. De este modo, cuando se retira la Cafeína, puede ser necesario reducir la dosis de litio. El uso concomitante, por tanto, no es recomendable. Disulfiram: los pacientes alcohólicos en deshabituación utilizando tratamiento con disulfiram deben ser advertidos de evitar el uso de Cafeína para evitar el riesgo de empeoramiento del síndrome de abstinencia al alcohol debido a la estimulación cardiovascular y cerebral producida por la Cafeína. Sustancias tipo efedrina: su combinación podría tener un mayor potencial de dependencia. El uso concomitante, por lo tanto, no es recomendable. Simpaticomiméticos o levotiroxina: su combinación podría tener un efecto taquicárdico mayor debido a la sinergia. El uso concomitante, por lo tanto, no es recomendable. Teofilina: el uso concomitante puede reducir la excreción de la teofilina. Antibacterianos del tipo quinolona (ciprofloxacino, enoxacino y ácido pipemídico), terbinafina, cimetidina, fluvoxamina y contraceptivos orales: aumento de la vida media de la Cafeína debido a la inhibición de la vía citocromo P-450 hepática; por lo tanto, los pacientes con trastornos hepáticos, arritmias cardíacas o epilepsia latente deben evitar la ingesta concomitante de Cafeína. Nicotina, fenitoína y fenilpropanolamina: disminuyen la vida media de eliminación de la Cafeína. Clozapina: la Cafeína aumenta los niveles séricos de clozapina debido a la probable interacción a través de mecanismos farmacocinéticos y farmacodinámicos. Los niveles séricos de clozapina deben ser monitorizados. El uso concomitante, por lo tanto, no es recomendable. Exámenes complementarios: la Cafeína puede invertir los efectos del dipiridamol sobre el flujo sanguíneo del miocardio, por lo que interfiere con los resultados de dicha prueba. Se recomienda que la ingesta de Cafeína se suspenda entre 8 y 12 horas antes de la prueba. Efectos sobre la capacidad para conducir vehículos y utilizar maquinarias: Durante el tratamiento con Dexibuprofeno y Cafeína podrían aparecer mareos, fatiga, somnolencia, vértigo o trastornos visuales como efectos adversos provocando una disminución de la capacidad de reacción del paciente. Este hecho debe tenerse en cuenta en condiciones en las que se requiera un estado de alerta, como ocurre al conducir o utilizar maquinaria. Si se administra una sola dosis o durante un período corto por lo general no es necesario adoptar precauciones especiales.

Sobredosificación.

Dexibuprofeno: Dexibuprofeno tiene una toxicidad aguda escasa y los pacientes no han sufrido consecuencias fatales incluso tras la administración de dosis únicas elevadas de hasta 54 g de ibuprofeno (equivalente a 27 g de Dexibuprofeno, aproximadamente). La mayoría de los casos de sobredosis han sido asintomáticos. Existe un riesgo de sintomatología con dosis > 80-100 mg/kg de ibuprofeno. La aparición de los síntomas por sobredosis se produce habitualmente en un plazo de 4 horas. Los síntomas leves son los más comunes, e incluyen dolor abdominal, náuseas, vómitos, letargia, somnolencia, cefalea, nistagmo, tinnitus y ataxia. Raramente han aparecido síntomas moderados o intensos, como hemorragia gastrointestinal, hipotensión, hipotermia, acidosis metabólica, convulsiones, alteración de la función renal, coma, distress respiratorio del adulto y episodios transitorios de apnea (en niños muy pequeños después de ingerir grandes cantidades). El tratamiento es sintomático y no se dispone de antídoto específico. Para cantidades que no son probables que produzcan síntomas (menos de 50 mg/kg de Dexibuprofeno) se puede administrar agua para reducir al máximo las molestias gastrointestinales. En caso de ingestión de cantidades importantes, deberá administrarse carbón activado. El vaciado del estómago mediante emesis sólo deberá plantearse durante los 60 minutos siguientes a la ingestión. Así, no debe plantearse el lavado gástrico, salvo que el paciente haya ingerido una cantidad de fármaco que pueda poner en compromiso su vida y que no hayan transcurrido más de 60 minutos tras la ingestión del medicamento. El beneficio de medidas como la diuresis forzada, la hemodiálisis o la hemoperfusión resulta dudoso, ya que Dexibuprofeno se une intensamente a las proteínas plasmáticas. Cafeína: Los síntomas comunes incluyen ansiedad, nerviosismo, inquietud, insomnio, excitación, temblores musculares, confusión, convulsiones. El consumo de dosis altas de Cafeína, también podría estar asociado a hiperglucemia, taquicardia y arritmia cardíaca. Los síntomas se controlan mediante la reducción de la ingesta de Cafeína o la suspensión de la misma. Ante la eventualidad de una sobredosificación concurrir al Hospital más cercano o comunicarse con un Centro de Toxicología, en especial: Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Tel.: (011) 4962-6666/2247, Hospital Pedro de Elizalde (ex Casa Cuna). Tel.: (011) 4300-2115, Hospital Nacional Prof. Dr. Alejandro Posadas. Tel.: (011) 4654-6648/4658-7777.

Presentación.

Envase conteniendo 10 Comprimidos Recubiertos oblongos, lisos, color rojo.

CEFALEX MAX

BAGO

Analgésico. Antiinflamatorio. Antifebril.

Composición.

Cada Comprimido Recubierto contiene: Dexibuprofeno 300 mg, Cafeína 65 mg. Excipientes: Carboximetilcelulosa Cálcica, Hipromelosa, Anhídrido Silícico Coloidal, Talco, Celulosa Microcristalina, Dióxido de Titanio, Triacetina, Rojo Allura A.C., Maltodextrina.

Farmacología.

Acción farmacológica: El Dexibuprofeno (= S(+)-ibuprofeno) es el enantiómero farmacológicamente activo del ibuprofeno, un AINE no selectivo. Se cree que su mecanismo de acción es debido a la inhibición de la síntesis de prostaglandinas. En humanos reduce el dolor, inflamación y fiebre e inhibe reversiblemente la agregación plaquetaria inducida por ADP - y colágeno. La adición de Cafeína aumenta el efecto antinociceptivo del Dexibuprofeno. Farmacocinética: Dexibuprofeno: Absorción: Tras su administración por vía oral, Dexibuprofeno se absorbe bien, principalmente en el intestino delgado. Los niveles plasmáticos máximos se alcanzan a las 2 horas tras su administración oral, similar a las preparaciones convencionales de ibuprofeno. Distribución: El volumen de distribución del Dexibuprofeno es de aproximadamente 10-11 litros y la unión a proteínas plasmáticas es aproximadamente del 99%. El Dexibuprofeno puede atravesar la barrera placentaria y se detectan trazas (1% del nivel plasmático) en la leche materna. Biotransformación y eliminación: Después de su transformación metabólica en el hígado (hidroxilación, carboxilación), los metabolitos farmacológicamente inactivos son excretados en su totalidad, principalmente a través de los riñones (90%), aunque también en la bilis. La vida media de eliminación es de 1,8-3,5 horas. Cafeína: La Cafeína se absorbe rápidamente y por completo después de la administración oral, con picos de concentración máximos entre 5 y 90 minutos después de dosis en ayunas. No hay evidencia de metabolismo presistémico. La eliminación es casi exclusivamente por metabolismo hepático en adultos. En los adultos, se produce una marcada variabilidad en la tasa de eliminación. El promedio de vida media de eliminación plasmática es de 4,9 horas con un rango de 1,9-12,2 horas. La Cafeína se distribuye en todos los fluidos corporales. La media de unión a proteínas plasmáticas es de 35%. La Cafeína se metaboliza casi totalmente a través de la oxidación, desmetilación y acetilación y se excreta en la orina. Los metabolitos principales son 1-metilxantina, 7-metilxantina, 1,7-dimethylxantina (paraxantina). Metabolitos menores incluyen ácido 1-metilúrico 5-acetamilo-6-formilamino-3-methyluracilo (AMFU). Poblaciones especiales: Pacientes con disfunción renal y hepática: Se sugiere una reducción de dosis en pacientes con disfunción renal y especial precaución debido a la inhibición de la síntesis renal de prostaglandinas. La eliminación de Dexibuprofeno y Cafeína puede ser ligeramente inferior en pacientes con cirrosis hepática.

Dosificación.

La dosis se adaptará al criterio médico y al cuadro clínico del paciente. Como posología media de orientación, se aconseja: Adultos a partir de los 18 años: Cefalex Max 1 comprimido recubierto dos o tres veces por día (cada 12 u 8 horas). Si es claramente necesario en pacientes con procesos agudos o exacerbaciones, la dosis puede aumentarse temporalmente hasta 1 comprimido cada 6 horas (dosis diaria máxima: 1200 mg de Dexibuprofeno y 260 mg de Cafeína). Modo de administración: Los comprimidos recubiertos pueden tomarse solos o con alimentos. En general, es preferible tomar los antiinflamatorios no esteroideos durante las comidas para reducir la irritación gastrointestinal, especialmente durante su uso crónico. No obstante, cabe esperar un ligero retraso en el inicio de la acción terapéutica cuando se administra este medicamento durante o inmediatamente después de comidas abundantes. Poblaciones especiales: Niños y adolescentes: No existen estudios en niños y adolescentes (menores de 18 años). Dado que no se ha establecido su seguridad y eficacia en estos grupos de edad, no se recomienda su uso. Pacientes de edad avanzada: No se requiere ajustar la dosis en la población de edad avanzada. Sin embargo, debe considerarse una reducción individual de la dosis y valoración debido al aumento de susceptibilidad a las reacciones adversas gastrointestinales en esta población. Insuficiencia hepática: Los pacientes con disfunción hepática leve o moderada deberán iniciar el tratamiento con dosis reducidas y ser cuidadosamente vigilados. Insuficiencia renal: En pacientes con disfunción renal leve o moderada deberá reducirse la dosis inicial.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad conocida al Dexibuprofeno, a otros AINEs, a la Cafeína o a alguno de los excipientes del producto. Pacientes en los que sustancias de acción similar (por ej., ácido acetilsalicílico u otros AINEs) desencadenen crisis de asma, broncoespasmo, rinitis aguda, o bien sean causa de pólipos nasales, urticaria o edema angioneurótico. Antecedentes de hemorragia digestiva o perforación, relacionada con la administración previa de antiinflamatorios. Úlcera péptica o hemorragia digestiva activa o recurrente (dos ó más episodios distintos con ulceración o sangrado comprobados). Hemorragia cerebrovascular y otras hemorragias activas. Enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, ambas en fase activa. Insuficiencia cardíaca grave. Insuficiencia renal grave (clearance de creatinina < 30 ml/min). Importante deterioro de la función hepática. Embarazo. Lactancia.

Reacciones adversas.

Dexibuprofeno: La experiencia clínica ha demostrado que el riesgo de efectos secundarios inducidos por Dexibuprofeno es comparable al del ibuprofeno racémico. Las reacciones adversas más frecuentes son de naturaleza gastrointestinal. Pueden aparecer úlceras pépticas, perforación o hemorragia gastrointestinal, en ocasiones mortal, particularmente en los pacientes de edad avanzada. Estudios clínicos comparativos y otros estudios de unas dos semanas de duración muestran una frecuencia aproximada de 8 a 20% de los pacientes con mayoritariamente efectos gastrointestinales leves y una frecuencia mucho menor en poblaciones de bajo riesgo, como durante tratamientos cortos o en usos ocasionales. Muy frecuentes ≥1/10. Frecuentes ≥1/100, < 1/10. Poco frecuentes ≥1/1000, < 1/100. Raras ≥1/10 000, < 1/1000. Muy raras < 1/10 000. Desconocida: no puede estimarse a partir de datos disponibles. Infecciones e infestaciones: Muy raras: puede verse agravada la reacción inflamatoria asociada a las infecciones (fascitis necrotizantos). Trastornos de la sangre y del sistema linfático: Puede prolongarse el tiempo de sangrado. Raras: casos de trastornos hematológicos incluyendo trombocitopenia, leucopenia, granulocitopenia, pancitopenia, agranulocitosis, anemia aplásica o anemia hemolítica. Trastornos del sistema inmunológico: Poco frecuentes: púrpura (incluyendo púrpura alérgica), angioedema. Raras: reacción anafiláctica. Muy raras: reacciones de hipersensibilidad generalizada, incluyendo síntomas como fiebre con erupción, dolor abdominal, cefalea, náuseas y vómitos, signos de lesión hepática, e incluso meningitis aséptica. En la mayoría de los casos en los que se ha reportado meningitis aséptica con ibuprofeno algún tipo de enfermedad autoinmune subyacente estaba presente como factor de riesgo (p. ej. lupus eritematoso sistémico u otras enfermedades del colágeno). En caso de reacción de hipersensibilidad generalizada grave puede aparecer tumefacción de cara, lengua y laringe, broncoespasmo, asma, taquicardia, hipotensión y shock. Trastornos psiquiátricos: Poco frecuentes: ansiedad. Raras: reacciones psicóticas, depresión, irritabilidad. Trastornos del sistema nervioso: Frecuentes: somnolencia, cefalea, mareo, vértigo. Poco frecuentes: insomnio, intranquilidad. Raras: desorientación, confusión, agitación. Muy raras: meningitis aséptica (ver alteraciones del sistema inmune). Trastornos oculares: Frecuentes: molestias visuales. Raras: ambliopía tóxica reversible. Trastornos del oído y del laberinto: Poco frecuentes: tinnitus. Raras: hipoacusia. Trastornos gastrointestinales: Muy frecuentes: dispepsia, dolor abdominal. Frecuentes: diarrea, náuseas, vómitos. Poco frecuentes: hemorragias y úlceras gastrointestinales, gastritis, estomatitis ulcerosa, melena. Raras: perforación gastrointestinal, flatulencia, estreñimiento, esofagitis, estenosis esofágica, exacerbación de enfermedad diverticular, colitis hemorrágica inespecífica, colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn. Si se produjera hemorragia gastrointestinal, podría ser causa de anemia y de hematemesis. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Frecuentes: erupción cutánea. Poco frecuentes: urticaria, prurito. Muy raras: eritema multiforme, necrólisis epidérmica, lupus eritematoso sistémico, alopecia, reacciones de fotosensibilidad, reacciones bullosas incluyendo síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica aguda (síndrome de Lyell) y vasculitis alérgica. Trastornos respiratorios, torácicos y del mediastino: Poco frecuentes: rinitis, broncoespasmo. Trastornos renales y urinarios: Muy raras: nefritis intersticial, síndrome nefrótico o insuficiencia renal. Trastornos hepatobiliares: Raras: anomalías de la función hepática, hepatitis e ictericia. Trastornos generales: Frecuentes: astenia. Retención de líquidos, parece haber predisposición en pacientes hipertensos con insuficiencia renal. Se ha reportado edema, hipertensión e insuficiencia cardíaca relacionado con tratamiento con AINEs. Estudios clínicos y datos epidemiológicos sugieren que el uso de ibuprofeno, especialmente a dosis altas (2400 mg diarios), y en tratamiento a largo plazo, puede estar asociado con un pequeño aumento del riesgo de eventos trombóticos arteriales (por ejemplo, infarto de miocardio o ictus).

Advertencias.

Los efectos adversos pueden minimizarse usando la dosis mínima eficaz durante el menor tiempo posible para el control de los síntomas. Debe evitarse el uso concomitante de Dexibuprofeno con otros antiinflamatorios incluyendo los inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa-2. Riesgos gastrointestinales: La población de edad avanzada tiene una mayor frecuencia de reacciones adversas a los AINEs, especialmente sangrado y perforación gastrointestinal que pueden ser fatales. Se han notificado con todos los AINEs casos de sangrado, ulceración y perforación gastrointestinal, que pueden ser fatales, en cualquier momento del tratamiento, con o sin síntomas de alerta o sin historia previa de eventos gastrointestinales serios. El riesgo de sangrado, ulceración o perforación gastrointestinal es mayor con el aumento de la dosis de AINEs, en pacientes con historia de úlcera, particularmente si está complicada con hemorragia o perforación, alcoholismo y en población de edad avanzada. Estos pacientes deben comenzar el tratamiento con la dosis más baja disponible. Para estos pacientes debe considerarse el tratamiento combinado con agentes protectores (por ej. inhibidores de la bomba de protones), al igual que para pacientes que requieren una dosis baja concomitante de aspirina u otros medicamentos que pudieran aumentar el riesgo gastrointestinal. Los pacientes con antecedentes de toxicidad GI, y particularmente la población de edad avanzada, deben notificar la aparición de cualquier síntoma abdominal (especialmente el sangrado gastrointestinal) sobre todo en las etapas iniciales del tratamiento. Se debe recomendar precaución a los pacientes que reciben medicación concomitante que pudiera aumentar el riesgo de ulceración o de sangrado, tales como corticosteroides, anticoagulantes como la warfarina o el acenocumarol, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o agentes antiagregantes como la aspirina. Cuando aparece sangrado o ulceración gastrointestinal en pacientes que están tomando AINEs, el tratamiento debe interrumpirse. Los AINEs deben ser administrados con precaución en pacientes con antecedentes de enfermedad gastrointestinal (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn) con el fin de evitar una exacerbación de sus síntomas. Hipersensibilidad: Como con otros AINEs, también pueden producirse reacciones alérgicas, incluyendo reacciones anafilácticas/anafilactoides, sin exposición previa al medicamento. En pacientes que sufren, o con historia previa, de asma bronquial, los AINEs deben emplearse con precaución ya que éstos pueden causar broncoespasmo en estos pacientes. Efectos cardiovasculares y cerebrovasculares: Debe realizarse un adecuado control y advertencias apropiadas a pacientes con antecedentes de hipertensión y/o insuficiencia cardíaca congestiva leve a moderada dado que se ha informado de casos de retención de líquidos y edemas en asociación con la administración de AINEs. Ensayos clínicos y datos epidemiológicos sugieren que el uso de ibuprofeno, particularmente a dosis elevadas (2400 mg diarios) y en tratamientos prolongados, puede estar asociado con un pequeño incremento en el riesgo de eventos trombóticos arteriales (por ej., infarto de miocardio o accidente cerebrovascular). En conjunto, estudios epidemiológicos no sugieren que ibuprofeno a dosis bajas (por ejemplo, ≤1200 mg diarios) estén asociadas con un incremento en el riesgo de infarto de miocardio. No hay datos suficientes para excluir de dicho riesgo al Dexibuprofeno. Los pacientes con hipertensión no controlada, insuficiencia cardíaca congestiva, cardiopatía isquémica estabilizada, enfermedad arterial periférica y/o enfermedad cerebrovascular sólo deben ser tratados con ibuprofeno tras una cuidadosa consideración. Similar consideración debe realizarse antes de iniciar un tratamiento a largo plazo en pacientes con factores de riesgo cardiovasculares (por ejemplo, hipertensión, hiperlipidemia, diabetes mellitus, fumadores). Efectos renales y hepáticos: La administración a pacientes con enfermedad hepática o renal debe realizarse con precaución; debe considerarse el riesgo de retención de líquidos, edema y deterioro de la función renal. Si se administra en estos pacientes, la dosis de Dexibuprofeno debe ser lo más baja posible y debe controlarse regularmente la función renal. Como con otros AINEs, Dexibuprofeno puede estar asociado a efectos adversos renales, que pueden dar lugar a nefritis glomerular, nefritis intersticial, necrosis papilar renal, síndrome nefrótico e insuficiencia renal aguda. Como con todos los AINEs, Dexibuprofeno puede aumentar los niveles plasmáticos de nitrógeno, de urea y de creatinina. Como con otros AINEs, Dexibuprofeno puede producir pequeños incrementos transitorios de algunos parámetros hepáticos, y también aumentos significativos de la SGOT y la SGPT. En caso de producirse un aumento importante de estos parámetros, deberá suspenderse el tratamiento. En general, el empleo habitual de analgésicos, especialmente la combinación de varios de ellos, puede dar lugar a lesiones renales persistentes, con riesgo de insuficiencia renal (nefropatía por analgésicos). Por tanto, las combinaciones con ibuprofeno u otros AINEs (incluidos los productos de venta libre e inhibidores selectivos de la COX-2) deben evitarse. Reacciones cutáneas: Las reacciones cutáneas graves, que pueden llegar a ser mortales, incluyendo dermatitis exfoliativa, síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica se han descrito muy raramente asociadas al uso de AINEs. El mayor riesgo de aparición de estas reacciones en los pacientes parece ser al inicio de la terapia, iniciándose en la mayoría de los casos en el primer mes de tratamiento. El tratamiento con Dexibuprofeno debe interrumpirse inmediatamente tras la primera aparición de erupción cutánea, lesiones en las mucosas o cualquier otro signo de hipersensibilidad. Coagulación: Al igual que con otros AINEs, Dexibuprofeno puede inhibir de forma reversible la agregación y la función plaquetarias, y prolongar el tiempo de hemorragia. Se recomienda precaución en los pacientes con diátesis hemorrágica y otros trastornos de la coagulación cuando se administre Dexibuprofeno concomitantemente con anticoagulantes orales. Los resultados de estudios preclínicos sugieren que la administración de AINEs como el Dexibuprofeno junto con ácido acetilsalicílico a dosis bajas pueden perjudicar la inhibición de la agregación plaquetaria que produce el ácido acetilsalicílico. Esta interacción puede reducir los efectos cardioprotectores. Por lo tanto, debe tomarse especial precaución si Dexibuprofeno se utiliza por largo tiempo de forma concomitante con bajas dosis de ácido acetilsalicílico. Advertencias adicionales y precauciones de empleo: Si se administra para dolor agudo cuando se requiere un alivio rápido del dolor, algunos pacientes pueden experimentar un retraso en el inicio de la acción debido a que si Dexibuprofeno se toma con alimentos se prolonga el tiempo para alcanzar los niveles plasmáticos máximos. Los pacientes sometidos a tratamiento de larga duración con Dexibuprofeno deberán ser controlados como medida de precaución (funciones renal y hepática, función hematológica/recuentos hemáticos). Dexibuprofeno debe administrarse asimismo con cautela a pacientes con lupus eritematoso sistémico y enfermedad mixta del tejido conjuntivo, por su mayor predisposición a sufrir los efectos adversos de los AINEs a nivel renal y en el SNC, incluyendo meningitis aséptica. Los AINEs pueden enmascarar los síntomas de las infecciones. Excepcionalmente, la varicela puede ser el origen de infecciones cutáneas graves y complicaciones en tejido blando. Hasta la fecha, no puede descartarse el papel de los AINEs en el empeoramiento de estas infecciones. Por lo tanto, es aconsejable evitar la administración de Dexibuprofeno en caso de varicela. Durante tratamiento prolongado con dosis elevadas, la toma no prescripta de analgésicos sin seguir las indicaciones recomendadas, puede producir cefaleas que no deben tratarse en ningún caso aumentando la dosis del medicamento. El uso de fármacos que inhiben la síntesis de prostaglandinas puede perjudicar de forma reversible la fertilidad y no están recomendados en mujeres que están intentando concebir. En mujeres que tienen dificultades para la concepción o se encuentran en tratamiento de fertilidad, debe de valorarse la interrupción del tratamiento con Dexibuprofeno. Debido al contenido de Cafeína, Cefalex Max debe ser administrado con precaución en pacientes con gota, hipertiroidismo y arritmia. Se debe asimismo limitar la ingesta de productos que contengan Cafeína durante su administración, ya que el exceso de Cafeína puede producir nerviosismo, irritabilidad, insomnio y taquicardia ocasional. Carcinogénesis, mutagénesis y trastornos de la fertilidad: En los estudios comparativos de toxicidad por administración única y repetida, toxicidad sobre la reproducción y mutagenicidad, se ha demostrado que el perfil toxicológico de Dexibuprofeno es comparable al de ibuprofeno y no revela otros riesgos de toxicidad específica o carcinogenicidad en humanos. Ibuprofeno inhibió la ovulación en el conejo y perjudicó la implantación en distintas especies animales (conejo, rata, ratón). La administración de inhibidores de la síntesis de prostaglandinas incluido ibuprofeno (en la mayoría de dosis más altas que las utilizadas terapéuticamente) a los animales preñados, da como resultado un aumento de las pérdidas pre- y post-implantación, de la mortalidad embrio-fetal y de la incidencia de malformaciones. A niveles altos de dosis tóxicas para las madres, la Cafeína también ha demostrado efectos teratogénicos en estudios con animales. Embarazo: La inhibición de la síntesis de prostaglandinas puede afectar negativamente el embarazo y/o el desarrollo embrio-fetal. Los datos obtenidos de estudios epidemiológicos sugieren un aumento del riesgo de aborto, malformaciones cardíacas y gastrosquisis tras el uso de un inhibidor de la síntesis de prostaglandinas al comienzo de la gestación. El riesgo absoluto de malformaciones cardiovasculares se incrementó desde menos del 1% hasta aproximadamente el 1,5%. Se cree que el riesgo aumenta con la dosis y la duración del tratamiento. En animales, los resultados tras la administración de un inhibidor de la síntesis de prostaglandinas han mostrado un incremento en la pérdida pre- y post-implantación y en letalidad embrio-fetal. Además, se ha notificado un aumento de la incidencia de varias malformaciones, incluyendo malformación cardiovascular, en animales a los que se ha administrado un inhibidor de la síntesis de prostaglandinas durante el período de organogénesis. Durante el primer y segundo trimestre del embarazo, no deben administrarse AINEs a menos que sea claramente necesario. Si se indican AINES durante el primer o el segundo trimestre del embarazo, la dosis debe ser lo más baja y la duración del tratamiento lo más corta posible. Durante el tercer trimestre del embarazo, todos los inhibidores de la síntesis de prostaglandinas pueden exponer al feto a: Toxicidad cardio-pulmonar (con cierre prematuro del ductus arteriosus e hipertensión pulmonar). Disfunción renal, que puede progresar a insuficiencia renal con oligohidramnios; y pueden exponer a la madre y al recién nacido, al final del embarazo, a: Posible prolongación del tiempo de sangrado, un efecto antiagregante que puede ocurrir incluso a dosis muy bajas, Inhibición de las contracciones uterinas dando lugar a un retraso y prolongación del parto. Por tanto, durante el tercer trimestre de embarazo, el Dexibuprofeno está contraindicado. Se aconseja a las mujeres embarazadas limitar la ingesta de Cafeína al mínimo, ya que los datos disponibles sobre el efecto de la Cafeína en el feto humano sugieren un riesgo potencial. Lactancia: Ibuprofeno y Cafeína se excretan escasamente por la leche materna. Se puede dar el pecho tomando Dexibuprofeno si la dosis es baja y el tratamiento es corto. Debido al contenido en Cafeína, el comportamiento del niño durante la lactancia puede verse influido (excitación, alteración del patrón normal del sueño). Poblaciones especiales: Niños y adolescentes menores de 18 años: La seguridad y eficacia no han sido evaluadas, por lo que no se recomienda su uso en este grupo etario. Pacientes de edad avanzada: En base a consideraciones médicas generales, se debe tener precaución en pacientes de edad avanzada, especialmente en aquellos con bajo peso corporal. Interacciones medicamentosas y otras formas de interacción: Dexibuprofeno: La información descrita en esta sección se basa en la experiencia previa con otros AINE. En general, los AINE deben emplearse con precaución con otros fármacos que pueden aumentar el riesgo de ulceración gastrointestinal, hemorragia gastrointestinal o disfunción renal. No se recomienda su uso concomitante con: Anticoagulantes: los AINEs pueden aumentar los efectos de los anticoagulantes, como la warfarina o el acenocumarol. Deben realizarse tests de coagulación (RIN, tiempo de sangrado) al inicio del tratamiento con Dexibuprofeno y, si es necesario, ajustar la dosis del anticoagulante. Metotrexato: administrado a dosis de 15 mg/semana o superiores: Si se administran AINEs y metotrexato dentro de un intervalo de 24 horas, puede producirse un aumento del nivel plasmático de metotrexato a consecuencia de un descenso de su clearance renal, aumentando así el riesgo potencial de toxicidad por metotrexato. Por ello, en los pacientes que reciben tratamiento con dosis elevadas de metotrexato, el uso concomitante de Dexibuprofeno no está recomendado. Litio: los AINEs pueden incrementar los niveles plasmáticos de litio por reducción de su clearance renal. La administración conjunta no está recomendada. Si la combinación resulta necesaria deberán realizarse frecuentes controles de litio. Debe considerarse la posibilidad de reducir la dosis de litio. Otros AINEs y salicilatos (ácido acetilsalicílico a dosis superiores a las utilizadas para el tratamiento antiagregante, aproximadamente 100 mg/día): debe evitarse el uso simultáneo con otros AINEs, incluyendo los inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa 2, pues la administración de diferentes AINEs puede aumentar el riesgo de úlcera gastrointestinal y de hemorragias. Se recomienda precaución en el uso con: Antihipertensivos: los AINEs pueden reducir la eficacia de los betabloqueantes, posiblemente debido a la inhibición de la formación de prostaglandinas vasodilatadoras. El uso concomitante de AINEs con inhibidores de la ECA o antagonistas del receptor de la angiotensina II, puede asociarse con un aumento del riesgo de insuficiencia renal aguda, especialmente en pacientes con función renal previamente deteriorada. Cuando se administran a pacientes de edad avanzada y/o a pacientes deshidratados, esta combinación puede conducir a un fallo renal agudo por acción directa sobre la filtración glomerular. Al inicio del tratamiento, se recomienda un cuidadoso control de la función renal. Además, la administración crónica de AINEs puede reducir teóricamente el efecto antihipertensivo de los antagonistas del receptor de la angiotensina II, tal como se ha comunicado con los inhibidores de la ECA. Por tanto, se recomienda precaución si se utiliza esta combinación, debiéndose además controlar cuidadosamente la función renal al inicio del tratamiento (debe aconsejarse a los pacientes a que mantengan una adecuada ingesta de líquidos). Ciclosporina, tacrolimus, sirolimus y antibióticos aminoglucósidos: su administración simultánea con AINEs puede aumentar el riesgo de nefrotoxicidad debido a la reducción de la síntesis renal de prostaglandinas. En caso de administrarse concomitantemente, deberá vigilarse estrechamente la función renal, especialmente en pacientes de edad avanzada. Corticosteroides: incremento del riesgo de úlcera o de hemorragia gastrointestinal. Digoxina: los AINEs pueden elevar los niveles plasmáticos de digoxina, aumentando así el riesgo de toxicidad por digoxina. Metotrexato administrado a dosis bajas, inferiores a 15 mg/semana: Dexibuprofeno puede aumentar los niveles de metotrexato. Si se utiliza en combinación con metotrexato a dosis bajas, se vigilarán estrechamente los valores hemáticos del paciente, sobre todo durante las primeras semanas de administración simultánea. Será asimismo necesario aumentar la vigilancia en caso de deterioro de la función renal, por mínimo que sea, y especialmente en pacientes de edad avanzada, así como vigilar la función renal para prevenir una posible disminución del clearance de metotrexato. Fenitoína: algunos AINEs pueden desplazar la fenitoína de los sitios de unión a las proteínas, originando un posible aumento de sus niveles plasmáticos y toxicidad. Aunque la evidencia clínica de esta interacción es limitada, se recomienda un ajuste de la dosis de fenitoína basado en la monitorización de sus concentraciones plasmáticas y/o en la observación de signos de toxicidad. Fenitoína, fenobarbital y rifampicina: la administración concomitante de agentes inductores de la CYP2C8 y CYP2C9 pueden disminuir los efectos de Dexibuprofeno. Agentes antiagregantes e inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS): puede aumentar el riesgo de hemorragia gastrointestinal. Tiazidas, sustancias relacionadas con las tiazidas, diuréticos del asa y diuréticos ahorradores de potasio: el empleo conjunto de AINEs y un diurético puede incrementar el riesgo de fallo renal secundario a una reducción del flujo sanguíneo renal. Fármacos que aumentan los niveles plasmáticos de potasio: se ha notificado que los AINEs aumentan los niveles plasmáticos de potasio. Por lo tanto, se requiere tener especial precaución durante el tratamiento concomitante con otros fármacos que aumenten los niveles séricos de potasio (tales como los diuréticos ahorradores de potasio, inhibidores de la ECA, antagonistas de los receptores de la angiotensina II, inmunosupresores como ciclosporina o tacrolimus, trimetoprima y heparinas) y se deben controlar los niveles séricos de potasio. Trombolíticos, ticlopidina y otros agentes antiagregantes: Dexibuprofeno inhibe la agregación plaquetaria por inhibición de la ciclooxigenasa plaquetaria. Por ello, se recomienda precaución cuando Dexibuprofeno se combine con trombolíticos, ticlopidina y otros antiagregantes debido al riesgo de que aumente el efecto antiplaquetario. Antidiabéticos orales: el uso concomitante de un AINEs y una sulfonilurea puede causar fluctuaciones en el nivel plasmático de glucosa. Por lo tanto, se requiere un control apropiado. Zidovudina (Azidotimidina): se ha reportado que el uso concomitante de AINEs y zidovudina aumenta el riesgo de hemartrosis y hematoma en pacientes con hemofilia. Pemetrexed: dosis altas de AINEs pueden aumentar la concentración de pemetrexed. En pacientes con deterioro de la función renal, el uso concomitante de AINE a dosis altas debe evitarse dos días antes y dos días después de la administración de pemetrexed. Alcohol: un consumo excesivo de alcohol durante el tratamiento con AINE puede aumentar los efectos adversos gastrointestinales. Cafeína: Agentes hipnóticos (por ej. benzodiazepinas, barbitúricos, antihistamínicos, etc.): el uso concomitante puede reducir el efecto hipnótico, o antagonizar el efecto anticonvulsivante de los barbitúricos. El uso concomitante, por lo tanto, no es recomendable. En caso necesario, la combinación podría ser más útil por la mañana. Litio: la supresión de Cafeína aumenta los niveles de litio en suero ya que el clearance renal del litio puede verse incrementado por la Cafeína. De este modo, cuando se retira la Cafeína, puede ser necesario reducir la dosis de litio. El uso concomitante, por tanto, no es recomendable. Disulfiram: los pacientes alcohólicos en deshabituación utilizando tratamiento con disulfiram deben ser advertidos de evitar el uso de Cafeína para evitar el riesgo de empeoramiento del síndrome de abstinencia al alcohol debido a la estimulación cardiovascular y cerebral producida por la Cafeína. Sustancias tipo efedrina: su combinación podría tener un mayor potencial de dependencia. El uso concomitante, por lo tanto, no es recomendable. Simpaticomiméticos o levotiroxina: su combinación podría tener un efecto taquicárdico mayor debido a la sinergia. El uso concomitante, por lo tanto, no es recomendable. Teofilina: el uso concomitante puede reducir la excreción de la teofilina. Antibacterianos del tipo quinolona (ciprofloxacino, enoxacino y ácido pipemídico), terbinafina, cimetidina, fluvoxamina y contraceptivos orales: aumento de la vida media de la Cafeína debido a la inhibición de la vía citocromo P-450 hepática; por lo tanto, los pacientes con trastornos hepáticos, arritmias cardíacas o epilepsia latente deben evitar la ingesta concomitante de Cafeína. Nicotina, fenitoína y fenilpropanolamina: disminuyen la vida media de eliminación de la Cafeína. Clozapina: la Cafeína aumenta los niveles séricos de clozapina debido a la probable interacción a través de mecanismos farmacocinéticos y farmacodinámicos. Los niveles séricos de clozapina deben ser monitorizados. El uso concomitante, por lo tanto, no es recomendable. Exámenes complementarios: la Cafeína puede invertir los efectos del dipiridamol sobre el flujo sanguíneo del miocardio, por lo que interfiere con los resultados de dicha prueba. Se recomienda que la ingesta de Cafeína se suspenda entre 8 y 12 horas antes de la prueba. Efectos sobre la capacidad para conducir vehículos y utilizar maquinarias: Durante el tratamiento con Dexibuprofeno y Cafeína podrían aparecer mareos, fatiga, somnolencia, vértigo o trastornos visuales como efectos adversos provocando una disminución de la capacidad de reacción del paciente. Este hecho debe tenerse en cuenta en condiciones en las que se requiera un estado de alerta, como ocurre al conducir o utilizar maquinaria. Si se administra una sola dosis o durante un período corto por lo general no es necesario adoptar precauciones especiales.

Sobredosificación.

Dexibuprofeno: Dexibuprofeno tiene una toxicidad aguda escasa y los pacientes no han sufrido consecuencias fatales incluso tras la administración de dosis únicas elevadas de hasta 54 g de ibuprofeno (equivalente a 27 g de Dexibuprofeno, aproximadamente). La mayoría de los casos de sobredosis han sido asintomáticos. Existe un riesgo de sintomatología con dosis > 80-100 mg/kg de ibuprofeno. La aparición de los síntomas por sobredosis se produce habitualmente en un plazo de 4 horas. Los síntomas leves son los más comunes, e incluyen dolor abdominal, náuseas, vómitos, letargia, somnolencia, cefalea, nistagmo, tinnitus y ataxia. Raramente han aparecido síntomas moderados o intensos, como hemorragia gastrointestinal, hipotensión, hipotermia, acidosis metabólica, convulsiones, alteración de la función renal, coma, distress respiratorio del adulto y episodios transitorios de apnea (en niños muy pequeños después de ingerir grandes cantidades). El tratamiento es sintomático y no se dispone de antídoto específico. Para cantidades que no son probables que produzcan síntomas (menos de 50 mg/kg de Dexibuprofeno) se puede administrar agua para reducir al máximo las molestias gastrointestinales. En caso de ingestión de cantidades importantes, deberá administrarse carbón activado. El vaciado del estómago mediante emesis sólo deberá plantearse durante los 60 minutos siguientes a la ingestión. Así, no debe plantearse el lavado gástrico, salvo que el paciente haya ingerido una cantidad de fármaco que pueda poner en compromiso su vida y que no hayan transcurrido más de 60 minutos tras la ingestión del medicamento. El beneficio de medidas como la diuresis forzada, la hemodiálisis o la hemoperfusión resulta dudoso, ya que Dexibuprofeno se une intensamente a las proteínas plasmáticas. Cafeína: Los síntomas comunes incluyen ansiedad, nerviosismo, inquietud, insomnio, excitación, temblores musculares, confusión, convulsiones. El consumo de dosis altas de Cafeína, también podría estar asociado a hiperglucemia, taquicardia y arritmia cardíaca. Los síntomas se controlan mediante la reducción de la ingesta de Cafeína o la suspensión de la misma. Ante la eventualidad de una sobredosificación concurrir al Hospital más cercano o comunicarse con un Centro de Toxicología, en especial: Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Tel.: (011) 4962-6666/2247, Hospital Pedro de Elizalde (ex Casa Cuna). Tel.: (011) 4300-2115, Hospital Nacional Prof. Dr. Alejandro Posadas. Tel.: (011) 4654-6648/4658-7777.

Presentación.

Envase conteniendo 10 Comprimidos Recubiertos oblongos, lisos, color rojo.

CEFALEX MAX

BAGO

Analgésico. Antiinflamatorio. Antifebril.

Composición.

Cada Comprimido Recubierto contiene: Dexibuprofeno 300 mg, Cafeína 65 mg. Excipientes: Carboximetilcelulosa Cálcica, Hipromelosa, Anhídrido Silícico Coloidal, Talco, Celulosa Microcristalina, Dióxido de Titanio, Triacetina, Rojo Allura A.C., Maltodextrina.

Farmacología.

Acción farmacológica: El Dexibuprofeno (= S(+)-ibuprofeno) es el enantiómero farmacológicamente activo del ibuprofeno, un AINE no selectivo. Se cree que su mecanismo de acción es debido a la inhibición de la síntesis de prostaglandinas. En humanos reduce el dolor, inflamación y fiebre e inhibe reversiblemente la agregación plaquetaria inducida por ADP - y colágeno. La adición de Cafeína aumenta el efecto antinociceptivo del Dexibuprofeno. Farmacocinética: Dexibuprofeno: Absorción: Tras su administración por vía oral, Dexibuprofeno se absorbe bien, principalmente en el intestino delgado. Los niveles plasmáticos máximos se alcanzan a las 2 horas tras su administración oral, similar a las preparaciones convencionales de ibuprofeno. Distribución: El volumen de distribución del Dexibuprofeno es de aproximadamente 10-11 litros y la unión a proteínas plasmáticas es aproximadamente del 99%. El Dexibuprofeno puede atravesar la barrera placentaria y se detectan trazas (1% del nivel plasmático) en la leche materna. Biotransformación y eliminación: Después de su transformación metabólica en el hígado (hidroxilación, carboxilación), los metabolitos farmacológicamente inactivos son excretados en su totalidad, principalmente a través de los riñones (90%), aunque también en la bilis. La vida media de eliminación es de 1,8-3,5 horas. Cafeína: La Cafeína se absorbe rápidamente y por completo después de la administración oral, con picos de concentración máximos entre 5 y 90 minutos después de dosis en ayunas. No hay evidencia de metabolismo presistémico. La eliminación es casi exclusivamente por metabolismo hepático en adultos. En los adultos, se produce una marcada variabilidad en la tasa de eliminación. El promedio de vida media de eliminación plasmática es de 4,9 horas con un rango de 1,9-12,2 horas. La Cafeína se distribuye en todos los fluidos corporales. La media de unión a proteínas plasmáticas es de 35%. La Cafeína se metaboliza casi totalmente a través de la oxidación, desmetilación y acetilación y se excreta en la orina. Los metabolitos principales son 1-metilxantina, 7-metilxantina, 1,7-dimethylxantina (paraxantina). Metabolitos menores incluyen ácido 1-metilúrico 5-acetamilo-6-formilamino-3-methyluracilo (AMFU). Poblaciones especiales: Pacientes con disfunción renal y hepática: Se sugiere una reducción de dosis en pacientes con disfunción renal y especial precaución debido a la inhibición de la síntesis renal de prostaglandinas. La eliminación de Dexibuprofeno y Cafeína puede ser ligeramente inferior en pacientes con cirrosis hepática.

Dosificación.

La dosis se adaptará al criterio médico y al cuadro clínico del paciente. Como posología media de orientación, se aconseja: Adultos a partir de los 18 años: Cefalex Max 1 comprimido recubierto dos o tres veces por día (cada 12 u 8 horas). Si es claramente necesario en pacientes con procesos agudos o exacerbaciones, la dosis puede aumentarse temporalmente hasta 1 comprimido cada 6 horas (dosis diaria máxima: 1200 mg de Dexibuprofeno y 260 mg de Cafeína). Modo de administración: Los comprimidos recubiertos pueden tomarse solos o con alimentos. En general, es preferible tomar los antiinflamatorios no esteroideos durante las comidas para reducir la irritación gastrointestinal, especialmente durante su uso crónico. No obstante, cabe esperar un ligero retraso en el inicio de la acción terapéutica cuando se administra este medicamento durante o inmediatamente después de comidas abundantes. Poblaciones especiales: Niños y adolescentes: No existen estudios en niños y adolescentes (menores de 18 años). Dado que no se ha establecido su seguridad y eficacia en estos grupos de edad, no se recomienda su uso. Pacientes de edad avanzada: No se requiere ajustar la dosis en la población de edad avanzada. Sin embargo, debe considerarse una reducción individual de la dosis y valoración debido al aumento de susceptibilidad a las reacciones adversas gastrointestinales en esta población. Insuficiencia hepática: Los pacientes con disfunción hepática leve o moderada deberán iniciar el tratamiento con dosis reducidas y ser cuidadosamente vigilados. Insuficiencia renal: En pacientes con disfunción renal leve o moderada deberá reducirse la dosis inicial.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad conocida al Dexibuprofeno, a otros AINEs, a la Cafeína o a alguno de los excipientes del producto. Pacientes en los que sustancias de acción similar (por ej., ácido acetilsalicílico u otros AINEs) desencadenen crisis de asma, broncoespasmo, rinitis aguda, o bien sean causa de pólipos nasales, urticaria o edema angioneurótico. Antecedentes de hemorragia digestiva o perforación, relacionada con la administración previa de antiinflamatorios. Úlcera péptica o hemorragia digestiva activa o recurrente (dos ó más episodios distintos con ulceración o sangrado comprobados). Hemorragia cerebrovascular y otras hemorragias activas. Enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, ambas en fase activa. Insuficiencia cardíaca grave. Insuficiencia renal grave (clearance de creatinina < 30 ml/min). Importante deterioro de la función hepática. Embarazo. Lactancia.

Reacciones adversas.

Dexibuprofeno: La experiencia clínica ha demostrado que el riesgo de efectos secundarios inducidos por Dexibuprofeno es comparable al del ibuprofeno racémico. Las reacciones adversas más frecuentes son de naturaleza gastrointestinal. Pueden aparecer úlceras pépticas, perforación o hemorragia gastrointestinal, en ocasiones mortal, particularmente en los pacientes de edad avanzada. Estudios clínicos comparativos y otros estudios de unas dos semanas de duración muestran una frecuencia aproximada de 8 a 20% de los pacientes con mayoritariamente efectos gastrointestinales leves y una frecuencia mucho menor en poblaciones de bajo riesgo, como durante tratamientos cortos o en usos ocasionales. Muy frecuentes ≥1/10. Frecuentes ≥1/100, < 1/10. Poco frecuentes ≥1/1000, < 1/100. Raras ≥1/10 000, < 1/1000. Muy raras < 1/10 000. Desconocida: no puede estimarse a partir de datos disponibles. Infecciones e infestaciones: Muy raras: puede verse agravada la reacción inflamatoria asociada a las infecciones (fascitis necrotizantos). Trastornos de la sangre y del sistema linfático: Puede prolongarse el tiempo de sangrado. Raras: casos de trastornos hematológicos incluyendo trombocitopenia, leucopenia, granulocitopenia, pancitopenia, agranulocitosis, anemia aplásica o anemia hemolítica. Trastornos del sistema inmunológico: Poco frecuentes: púrpura (incluyendo púrpura alérgica), angioedema. Raras: reacción anafiláctica. Muy raras: reacciones de hipersensibilidad generalizada, incluyendo síntomas como fiebre con erupción, dolor abdominal, cefalea, náuseas y vómitos, signos de lesión hepática, e incluso meningitis aséptica. En la mayoría de los casos en los que se ha reportado meningitis aséptica con ibuprofeno algún tipo de enfermedad autoinmune subyacente estaba presente como factor de riesgo (p. ej. lupus eritematoso sistémico u otras enfermedades del colágeno). En caso de reacción de hipersensibilidad generalizada grave puede aparecer tumefacción de cara, lengua y laringe, broncoespasmo, asma, taquicardia, hipotensión y shock. Trastornos psiquiátricos: Poco frecuentes: ansiedad. Raras: reacciones psicóticas, depresión, irritabilidad. Trastornos del sistema nervioso: Frecuentes: somnolencia, cefalea, mareo, vértigo. Poco frecuentes: insomnio, intranquilidad. Raras: desorientación, confusión, agitación. Muy raras: meningitis aséptica (ver alteraciones del sistema inmune). Trastornos oculares: Frecuentes: molestias visuales. Raras: ambliopía tóxica reversible. Trastornos del oído y del laberinto: Poco frecuentes: tinnitus. Raras: hipoacusia. Trastornos gastrointestinales: Muy frecuentes: dispepsia, dolor abdominal. Frecuentes: diarrea, náuseas, vómitos. Poco frecuentes: hemorragias y úlceras gastrointestinales, gastritis, estomatitis ulcerosa, melena. Raras: perforación gastrointestinal, flatulencia, estreñimiento, esofagitis, estenosis esofágica, exacerbación de enfermedad diverticular, colitis hemorrágica inespecífica, colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn. Si se produjera hemorragia gastrointestinal, podría ser causa de anemia y de hematemesis. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Frecuentes: erupción cutánea. Poco frecuentes: urticaria, prurito. Muy raras: eritema multiforme, necrólisis epidérmica, lupus eritematoso sistémico, alopecia, reacciones de fotosensibilidad, reacciones bullosas incluyendo síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica aguda (síndrome de Lyell) y vasculitis alérgica. Trastornos respiratorios, torácicos y del mediastino: Poco frecuentes: rinitis, broncoespasmo. Trastornos renales y urinarios: Muy raras: nefritis intersticial, síndrome nefrótico o insuficiencia renal. Trastornos hepatobiliares: Raras: anomalías de la función hepática, hepatitis e ictericia. Trastornos generales: Frecuentes: astenia. Retención de líquidos, parece haber predisposición en pacientes hipertensos con insuficiencia renal. Se ha reportado edema, hipertensión e insuficiencia cardíaca relacionado con tratamiento con AINEs. Estudios clínicos y datos epidemiológicos sugieren que el uso de ibuprofeno, especialmente a dosis altas (2400 mg diarios), y en tratamiento a largo plazo, puede estar asociado con un pequeño aumento del riesgo de eventos trombóticos arteriales (por ejemplo, infarto de miocardio o ictus).

Advertencias.

Los efectos adversos pueden minimizarse usando la dosis mínima eficaz durante el menor tiempo posible para el control de los síntomas. Debe evitarse el uso concomitante de Dexibuprofeno con otros antiinflamatorios incluyendo los inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa-2. Riesgos gastrointestinales: La población de edad avanzada tiene una mayor frecuencia de reacciones adversas a los AINEs, especialmente sangrado y perforación gastrointestinal que pueden ser fatales. Se han notificado con todos los AINEs casos de sangrado, ulceración y perforación gastrointestinal, que pueden ser fatales, en cualquier momento del tratamiento, con o sin síntomas de alerta o sin historia previa de eventos gastrointestinales serios. El riesgo de sangrado, ulceración o perforación gastrointestinal es mayor con el aumento de la dosis de AINEs, en pacientes con historia de úlcera, particularmente si está complicada con hemorragia o perforación, alcoholismo y en población de edad avanzada. Estos pacientes deben comenzar el tratamiento con la dosis más baja disponible. Para estos pacientes debe considerarse el tratamiento combinado con agentes protectores (por ej. inhibidores de la bomba de protones), al igual que para pacientes que requieren una dosis baja concomitante de aspirina u otros medicamentos que pudieran aumentar el riesgo gastrointestinal. Los pacientes con antecedentes de toxicidad GI, y particularmente la población de edad avanzada, deben notificar la aparición de cualquier síntoma abdominal (especialmente el sangrado gastrointestinal) sobre todo en las etapas iniciales del tratamiento. Se debe recomendar precaución a los pacientes que reciben medicación concomitante que pudiera aumentar el riesgo de ulceración o de sangrado, tales como corticosteroides, anticoagulantes como la warfarina o el acenocumarol, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o agentes antiagregantes como la aspirina. Cuando aparece sangrado o ulceración gastrointestinal en pacientes que están tomando AINEs, el tratamiento debe interrumpirse. Los AINEs deben ser administrados con precaución en pacientes con antecedentes de enfermedad gastrointestinal (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn) con el fin de evitar una exacerbación de sus síntomas. Hipersensibilidad: Como con otros AINEs, también pueden producirse reacciones alérgicas, incluyendo reacciones anafilácticas/anafilactoides, sin exposición previa al medicamento. En pacientes que sufren, o con historia previa, de asma bronquial, los AINEs deben emplearse con precaución ya que éstos pueden causar broncoespasmo en estos pacientes. Efectos cardiovasculares y cerebrovasculares: Debe realizarse un adecuado control y advertencias apropiadas a pacientes con antecedentes de hipertensión y/o insuficiencia cardíaca congestiva leve a moderada dado que se ha informado de casos de retención de líquidos y edemas en asociación con la administración de AINEs. Ensayos clínicos y datos epidemiológicos sugieren que el uso de ibuprofeno, particularmente a dosis elevadas (2400 mg diarios) y en tratamientos prolongados, puede estar asociado con un pequeño incremento en el riesgo de eventos trombóticos arteriales (por ej., infarto de miocardio o accidente cerebrovascular). En conjunto, estudios epidemiológicos no sugieren que ibuprofeno a dosis bajas (por ejemplo, ≤1200 mg diarios) estén asociadas con un incremento en el riesgo de infarto de miocardio. No hay datos suficientes para excluir de dicho riesgo al Dexibuprofeno. Los pacientes con hipertensión no controlada, insuficiencia cardíaca congestiva, cardiopatía isquémica estabilizada, enfermedad arterial periférica y/o enfermedad cerebrovascular sólo deben ser tratados con ibuprofeno tras una cuidadosa consideración. Similar consideración debe realizarse antes de iniciar un tratamiento a largo plazo en pacientes con factores de riesgo cardiovasculares (por ejemplo, hipertensión, hiperlipidemia, diabetes mellitus, fumadores). Efectos renales y hepáticos: La administración a pacientes con enfermedad hepática o renal debe realizarse con precaución; debe considerarse el riesgo de retención de líquidos, edema y deterioro de la función renal. Si se administra en estos pacientes, la dosis de Dexibuprofeno debe ser lo más baja posible y debe controlarse regularmente la función renal. Como con otros AINEs, Dexibuprofeno puede estar asociado a efectos adversos renales, que pueden dar lugar a nefritis glomerular, nefritis intersticial, necrosis papilar renal, síndrome nefrótico e insuficiencia renal aguda. Como con todos los AINEs, Dexibuprofeno puede aumentar los niveles plasmáticos de nitrógeno, de urea y de creatinina. Como con otros AINEs, Dexibuprofeno puede producir pequeños incrementos transitorios de algunos parámetros hepáticos, y también aumentos significativos de la SGOT y la SGPT. En caso de producirse un aumento importante de estos parámetros, deberá suspenderse el tratamiento. En general, el empleo habitual de analgésicos, especialmente la combinación de varios de ellos, puede dar lugar a lesiones renales persistentes, con riesgo de insuficiencia renal (nefropatía por analgésicos). Por tanto, las combinaciones con ibuprofeno u otros AINEs (incluidos los productos de venta libre e inhibidores selectivos de la COX-2) deben evitarse. Reacciones cutáneas: Las reacciones cutáneas graves, que pueden llegar a ser mortales, incluyendo dermatitis exfoliativa, síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica se han descrito muy raramente asociadas al uso de AINEs. El mayor riesgo de aparición de estas reacciones en los pacientes parece ser al inicio de la terapia, iniciándose en la mayoría de los casos en el primer mes de tratamiento. El tratamiento con Dexibuprofeno debe interrumpirse inmediatamente tras la primera aparición de erupción cutánea, lesiones en las mucosas o cualquier otro signo de hipersensibilidad. Coagulación: Al igual que con otros AINEs, Dexibuprofeno puede inhibir de forma reversible la agregación y la función plaquetarias, y prolongar el tiempo de hemorragia. Se recomienda precaución en los pacientes con diátesis hemorrágica y otros trastornos de la coagulación cuando se administre Dexibuprofeno concomitantemente con anticoagulantes orales. Los resultados de estudios preclínicos sugieren que la administración de AINEs como el Dexibuprofeno junto con ácido acetilsalicílico a dosis bajas pueden perjudicar la inhibición de la agregación plaquetaria que produce el ácido acetilsalicílico. Esta interacción puede reducir los efectos cardioprotectores. Por lo tanto, debe tomarse especial precaución si Dexibuprofeno se utiliza por largo tiempo de forma concomitante con bajas dosis de ácido acetilsalicílico. Advertencias adicionales y precauciones de empleo: Si se administra para dolor agudo cuando se requiere un alivio rápido del dolor, algunos pacientes pueden experimentar un retraso en el inicio de la acción debido a que si Dexibuprofeno se toma con alimentos se prolonga el tiempo para alcanzar los niveles plasmáticos máximos. Los pacientes sometidos a tratamiento de larga duración con Dexibuprofeno deberán ser controlados como medida de precaución (funciones renal y hepática, función hematológica/recuentos hemáticos). Dexibuprofeno debe administrarse asimismo con cautela a pacientes con lupus eritematoso sistémico y enfermedad mixta del tejido conjuntivo, por su mayor predisposición a sufrir los efectos adversos de los AINEs a nivel renal y en el SNC, incluyendo meningitis aséptica. Los AINEs pueden enmascarar los síntomas de las infecciones. Excepcionalmente, la varicela puede ser el origen de infecciones cutáneas graves y complicaciones en tejido blando. Hasta la fecha, no puede descartarse el papel de los AINEs en el empeoramiento de estas infecciones. Por lo tanto, es aconsejable evitar la administración de Dexibuprofeno en caso de varicela. Durante tratamiento prolongado con dosis elevadas, la toma no prescripta de analgésicos sin seguir las indicaciones recomendadas, puede producir cefaleas que no deben tratarse en ningún caso aumentando la dosis del medicamento. El uso de fármacos que inhiben la síntesis de prostaglandinas puede perjudicar de forma reversible la fertilidad y no están recomendados en mujeres que están intentando concebir. En mujeres que tienen dificultades para la concepción o se encuentran en tratamiento de fertilidad, debe de valorarse la interrupción del tratamiento con Dexibuprofeno. Debido al contenido de Cafeína, Cefalex Max debe ser administrado con precaución en pacientes con gota, hipertiroidismo y arritmia. Se debe asimismo limitar la ingesta de productos que contengan Cafeína durante su administración, ya que el exceso de Cafeína puede producir nerviosismo, irritabilidad, insomnio y taquicardia ocasional. Carcinogénesis, mutagénesis y trastornos de la fertilidad: En los estudios comparativos de toxicidad por administración única y repetida, toxicidad sobre la reproducción y mutagenicidad, se ha demostrado que el perfil toxicológico de Dexibuprofeno es comparable al de ibuprofeno y no revela otros riesgos de toxicidad específica o carcinogenicidad en humanos. Ibuprofeno inhibió la ovulación en el conejo y perjudicó la implantación en distintas especies animales (conejo, rata, ratón). La administración de inhibidores de la síntesis de prostaglandinas incluido ibuprofeno (en la mayoría de dosis más altas que las utilizadas terapéuticamente) a los animales preñados, da como resultado un aumento de las pérdidas pre- y post-implantación, de la mortalidad embrio-fetal y de la incidencia de malformaciones. A niveles altos de dosis tóxicas para las madres, la Cafeína también ha demostrado efectos teratogénicos en estudios con animales. Embarazo: La inhibición de la síntesis de prostaglandinas puede afectar negativamente el embarazo y/o el desarrollo embrio-fetal. Los datos obtenidos de estudios epidemiológicos sugieren un aumento del riesgo de aborto, malformaciones cardíacas y gastrosquisis tras el uso de un inhibidor de la síntesis de prostaglandinas al comienzo de la gestación. El riesgo absoluto de malformaciones cardiovasculares se incrementó desde menos del 1% hasta aproximadamente el 1,5%. Se cree que el riesgo aumenta con la dosis y la duración del tratamiento. En animales, los resultados tras la administración de un inhibidor de la síntesis de prostaglandinas han mostrado un incremento en la pérdida pre- y post-implantación y en letalidad embrio-fetal. Además, se ha notificado un aumento de la incidencia de varias malformaciones, incluyendo malformación cardiovascular, en animales a los que se ha administrado un inhibidor de la síntesis de prostaglandinas durante el período de organogénesis. Durante el primer y segundo trimestre del embarazo, no deben administrarse AINEs a menos que sea claramente necesario. Si se indican AINES durante el primer o el segundo trimestre del embarazo, la dosis debe ser lo más baja y la duración del tratamiento lo más corta posible. Durante el tercer trimestre del embarazo, todos los inhibidores de la síntesis de prostaglandinas pueden exponer al feto a: Toxicidad cardio-pulmonar (con cierre prematuro del ductus arteriosus e hipertensión pulmonar). Disfunción renal, que puede progresar a insuficiencia renal con oligohidramnios; y pueden exponer a la madre y al recién nacido, al final del embarazo, a: Posible prolongación del tiempo de sangrado, un efecto antiagregante que puede ocurrir incluso a dosis muy bajas, Inhibición de las contracciones uterinas dando lugar a un retraso y prolongación del parto. Por tanto, durante el tercer trimestre de embarazo, el Dexibuprofeno está contraindicado. Se aconseja a las mujeres embarazadas limitar la ingesta de Cafeína al mínimo, ya que los datos disponibles sobre el efecto de la Cafeína en el feto humano sugieren un riesgo potencial. Lactancia: Ibuprofeno y Cafeína se excretan escasamente por la leche materna. Se puede dar el pecho tomando Dexibuprofeno si la dosis es baja y el tratamiento es corto. Debido al contenido en Cafeína, el comportamiento del niño durante la lactancia puede verse influido (excitación, alteración del patrón normal del sueño). Poblaciones especiales: Niños y adolescentes menores de 18 años: La seguridad y eficacia no han sido evaluadas, por lo que no se recomienda su uso en este grupo etario. Pacientes de edad avanzada: En base a consideraciones médicas generales, se debe tener precaución en pacientes de edad avanzada, especialmente en aquellos con bajo peso corporal. Interacciones medicamentosas y otras formas de interacción: Dexibuprofeno: La información descrita en esta sección se basa en la experiencia previa con otros AINE. En general, los AINE deben emplearse con precaución con otros fármacos que pueden aumentar el riesgo de ulceración gastrointestinal, hemorragia gastrointestinal o disfunción renal. No se recomienda su uso concomitante con: Anticoagulantes: los AINEs pueden aumentar los efectos de los anticoagulantes, como la warfarina o el acenocumarol. Deben realizarse tests de coagulación (RIN, tiempo de sangrado) al inicio del tratamiento con Dexibuprofeno y, si es necesario, ajustar la dosis del anticoagulante. Metotrexato: administrado a dosis de 15 mg/semana o superiores: Si se administran AINEs y metotrexato dentro de un intervalo de 24 horas, puede producirse un aumento del nivel plasmático de metotrexato a consecuencia de un descenso de su clearance renal, aumentando así el riesgo potencial de toxicidad por metotrexato. Por ello, en los pacientes que reciben tratamiento con dosis elevadas de metotrexato, el uso concomitante de Dexibuprofeno no está recomendado. Litio: los AINEs pueden incrementar los niveles plasmáticos de litio por reducción de su clearance renal. La administración conjunta no está recomendada. Si la combinación resulta necesaria deberán realizarse frecuentes controles de litio. Debe considerarse la posibilidad de reducir la dosis de litio. Otros AINEs y salicilatos (ácido acetilsalicílico a dosis superiores a las utilizadas para el tratamiento antiagregante, aproximadamente 100 mg/día): debe evitarse el uso simultáneo con otros AINEs, incluyendo los inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa 2, pues la administración de diferentes AINEs puede aumentar el riesgo de úlcera gastrointestinal y de hemorragias. Se recomienda precaución en el uso con: Antihipertensivos: los AINEs pueden reducir la eficacia de los betabloqueantes, posiblemente debido a la inhibición de la formación de prostaglandinas vasodilatadoras. El uso concomitante de AINEs con inhibidores de la ECA o antagonistas del receptor de la angiotensina II, puede asociarse con un aumento del riesgo de insuficiencia renal aguda, especialmente en pacientes con función renal previamente deteriorada. Cuando se administran a pacientes de edad avanzada y/o a pacientes deshidratados, esta combinación puede conducir a un fallo renal agudo por acción directa sobre la filtración glomerular. Al inicio del tratamiento, se recomienda un cuidadoso control de la función renal. Además, la administración crónica de AINEs puede reducir teóricamente el efecto antihipertensivo de los antagonistas del receptor de la angiotensina II, tal como se ha comunicado con los inhibidores de la ECA. Por tanto, se recomienda precaución si se utiliza esta combinación, debiéndose además controlar cuidadosamente la función renal al inicio del tratamiento (debe aconsejarse a los pacientes a que mantengan una adecuada ingesta de líquidos). Ciclosporina, tacrolimus, sirolimus y antibióticos aminoglucósidos: su administración simultánea con AINEs puede aumentar el riesgo de nefrotoxicidad debido a la reducción de la síntesis renal de prostaglandinas. En caso de administrarse concomitantemente, deberá vigilarse estrechamente la función renal, especialmente en pacientes de edad avanzada. Corticosteroides: incremento del riesgo de úlcera o de hemorragia gastrointestinal. Digoxina: los AINEs pueden elevar los niveles plasmáticos de digoxina, aumentando así el riesgo de toxicidad por digoxina. Metotrexato administrado a dosis bajas, inferiores a 15 mg/semana: Dexibuprofeno puede aumentar los niveles de metotrexato. Si se utiliza en combinación con metotrexato a dosis bajas, se vigilarán estrechamente los valores hemáticos del paciente, sobre todo durante las primeras semanas de administración simultánea. Será asimismo necesario aumentar la vigilancia en caso de deterioro de la función renal, por mínimo que sea, y especialmente en pacientes de edad avanzada, así como vigilar la función renal para prevenir una posible disminución del clearance de metotrexato. Fenitoína: algunos AINEs pueden desplazar la fenitoína de los sitios de unión a las proteínas, originando un posible aumento de sus niveles plasmáticos y toxicidad. Aunque la evidencia clínica de esta interacción es limitada, se recomienda un ajuste de la dosis de fenitoína basado en la monitorización de sus concentraciones plasmáticas y/o en la observación de signos de toxicidad. Fenitoína, fenobarbital y rifampicina: la administración concomitante de agentes inductores de la CYP2C8 y CYP2C9 pueden disminuir los efectos de Dexibuprofeno. Agentes antiagregantes e inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS): puede aumentar el riesgo de hemorragia gastrointestinal. Tiazidas, sustancias relacionadas con las tiazidas, diuréticos del asa y diuréticos ahorradores de potasio: el empleo conjunto de AINEs y un diurético puede incrementar el riesgo de fallo renal secundario a una reducción del flujo sanguíneo renal. Fármacos que aumentan los niveles plasmáticos de potasio: se ha notificado que los AINEs aumentan los niveles plasmáticos de potasio. Por lo tanto, se requiere tener especial precaución durante el tratamiento concomitante con otros fármacos que aumenten los niveles séricos de potasio (tales como los diuréticos ahorradores de potasio, inhibidores de la ECA, antagonistas de los receptores de la angiotensina II, inmunosupresores como ciclosporina o tacrolimus, trimetoprima y heparinas) y se deben controlar los niveles séricos de potasio. Trombolíticos, ticlopidina y otros agentes antiagregantes: Dexibuprofeno inhibe la agregación plaquetaria por inhibición de la ciclooxigenasa plaquetaria. Por ello, se recomienda precaución cuando Dexibuprofeno se combine con trombolíticos, ticlopidina y otros antiagregantes debido al riesgo de que aumente el efecto antiplaquetario. Antidiabéticos orales: el uso concomitante de un AINEs y una sulfonilurea puede causar fluctuaciones en el nivel plasmático de glucosa. Por lo tanto, se requiere un control apropiado. Zidovudina (Azidotimidina): se ha reportado que el uso concomitante de AINEs y zidovudina aumenta el riesgo de hemartrosis y hematoma en pacientes con hemofilia. Pemetrexed: dosis altas de AINEs pueden aumentar la concentración de pemetrexed. En pacientes con deterioro de la función renal, el uso concomitante de AINE a dosis altas debe evitarse dos días antes y dos días después de la administración de pemetrexed. Alcohol: un consumo excesivo de alcohol durante el tratamiento con AINE puede aumentar los efectos adversos gastrointestinales. Cafeína: Agentes hipnóticos (por ej. benzodiazepinas, barbitúricos, antihistamínicos, etc.): el uso concomitante puede reducir el efecto hipnótico, o antagonizar el efecto anticonvulsivante de los barbitúricos. El uso concomitante, por lo tanto, no es recomendable. En caso necesario, la combinación podría ser más útil por la mañana. Litio: la supresión de Cafeína aumenta los niveles de litio en suero ya que el clearance renal del litio puede verse incrementado por la Cafeína. De este modo, cuando se retira la Cafeína, puede ser necesario reducir la dosis de litio. El uso concomitante, por tanto, no es recomendable. Disulfiram: los pacientes alcohólicos en deshabituación utilizando tratamiento con disulfiram deben ser advertidos de evitar el uso de Cafeína para evitar el riesgo de empeoramiento del síndrome de abstinencia al alcohol debido a la estimulación cardiovascular y cerebral producida por la Cafeína. Sustancias tipo efedrina: su combinación podría tener un mayor potencial de dependencia. El uso concomitante, por lo tanto, no es recomendable. Simpaticomiméticos o levotiroxina: su combinación podría tener un efecto taquicárdico mayor debido a la sinergia. El uso concomitante, por lo tanto, no es recomendable. Teofilina: el uso concomitante puede reducir la excreción de la teofilina. Antibacterianos del tipo quinolona (ciprofloxacino, enoxacino y ácido pipemídico), terbinafina, cimetidina, fluvoxamina y contraceptivos orales: aumento de la vida media de la Cafeína debido a la inhibición de la vía citocromo P-450 hepática; por lo tanto, los pacientes con trastornos hepáticos, arritmias cardíacas o epilepsia latente deben evitar la ingesta concomitante de Cafeína. Nicotina, fenitoína y fenilpropanolamina: disminuyen la vida media de eliminación de la Cafeína. Clozapina: la Cafeína aumenta los niveles séricos de clozapina debido a la probable interacción a través de mecanismos farmacocinéticos y farmacodinámicos. Los niveles séricos de clozapina deben ser monitorizados. El uso concomitante, por lo tanto, no es recomendable. Exámenes complementarios: la Cafeína puede invertir los efectos del dipiridamol sobre el flujo sanguíneo del miocardio, por lo que interfiere con los resultados de dicha prueba. Se recomienda que la ingesta de Cafeína se suspenda entre 8 y 12 horas antes de la prueba. Efectos sobre la capacidad para conducir vehículos y utilizar maquinarias: Durante el tratamiento con Dexibuprofeno y Cafeína podrían aparecer mareos, fatiga, somnolencia, vértigo o trastornos visuales como efectos adversos provocando una disminución de la capacidad de reacción del paciente. Este hecho debe tenerse en cuenta en condiciones en las que se requiera un estado de alerta, como ocurre al conducir o utilizar maquinaria. Si se administra una sola dosis o durante un período corto por lo general no es necesario adoptar precauciones especiales.

Sobredosificación.

Dexibuprofeno: Dexibuprofeno tiene una toxicidad aguda escasa y los pacientes no han sufrido consecuencias fatales incluso tras la administración de dosis únicas elevadas de hasta 54 g de ibuprofeno (equivalente a 27 g de Dexibuprofeno, aproximadamente). La mayoría de los casos de sobredosis han sido asintomáticos. Existe un riesgo de sintomatología con dosis > 80-100 mg/kg de ibuprofeno. La aparición de los síntomas por sobredosis se produce habitualmente en un plazo de 4 horas. Los síntomas leves son los más comunes, e incluyen dolor abdominal, náuseas, vómitos, letargia, somnolencia, cefalea, nistagmo, tinnitus y ataxia. Raramente han aparecido síntomas moderados o intensos, como hemorragia gastrointestinal, hipotensión, hipotermia, acidosis metabólica, convulsiones, alteración de la función renal, coma, distress respiratorio del adulto y episodios transitorios de apnea (en niños muy pequeños después de ingerir grandes cantidades). El tratamiento es sintomático y no se dispone de antídoto específico. Para cantidades que no son probables que produzcan síntomas (menos de 50 mg/kg de Dexibuprofeno) se puede administrar agua para reducir al máximo las molestias gastrointestinales. En caso de ingestión de cantidades importantes, deberá administrarse carbón activado. El vaciado del estómago mediante emesis sólo deberá plantearse durante los 60 minutos siguientes a la ingestión. Así, no debe plantearse el lavado gástrico, salvo que el paciente haya ingerido una cantidad de fármaco que pueda poner en compromiso su vida y que no hayan transcurrido más de 60 minutos tras la ingestión del medicamento. El beneficio de medidas como la diuresis forzada, la hemodiálisis o la hemoperfusión resulta dudoso, ya que Dexibuprofeno se une intensamente a las proteínas plasmáticas. Cafeína: Los síntomas comunes incluyen ansiedad, nerviosismo, inquietud, insomnio, excitación, temblores musculares, confusión, convulsiones. El consumo de dosis altas de Cafeína, también podría estar asociado a hiperglucemia, taquicardia y arritmia cardíaca. Los síntomas se controlan mediante la reducción de la ingesta de Cafeína o la suspensión de la misma. Ante la eventualidad de una sobredosificación concurrir al Hospital más cercano o comunicarse con un Centro de Toxicología, en especial: Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Tel.: (011) 4962-6666/2247, Hospital Pedro de Elizalde (ex Casa Cuna). Tel.: (011) 4300-2115, Hospital Nacional Prof. Dr. Alejandro Posadas. Tel.: (011) 4654-6648/4658-7777.

Presentación.

Envase conteniendo 10 Comprimidos Recubiertos oblongos, lisos, color rojo.