ALLOPURINOL GADOR RETARD

GADOR

Hipouricemiante. Inhibidor de la producción de ácido úrico.

Composición.

Cada comprimido de liberación prolongada contiene: Allopurinol 300 mg. Excipientes: Almidón 1500, Lactosa monohidrato, Povidona K25, Sílica coloidal anhidra, Hidroxipropil metilcelulosa K100LV, Lactosa monohidrato CD, Magnesio estearato vegetal, Laca FD&C Azul N° 2 (EQ100) c.s.

Calim ImpuestosCalim Impuestos

Farmacología.

El allopurinol actúa sobre el catabolismo de las purinas sin modificar su biosíntesis. Reduce la producción de ácido úrico al inhibir las reacciones bioquímicas que conducen a su formación. El allopurinol es un análogo estructural de la base púrica natural hipoxantina y actúa como un inhibidor de la xantina-oxidasa, la enzima responsable de la conversión de hipoxantina a xantina y de xantina a ácido úrico el producto final de catabolismo de las purinas en el hombre. El allopurinol es metabolizado al oxipurinol que también es un inhibidor de la xantina oxidasa. Se ha comprobado que la reutilización de la xantina y de la hipoxantina para la síntesis de los nucleótidos y de los ácidos nucleicos, aumenta notablemente cuando sus oxidaciones son inhibidas por el allopurinol y oxipurinol. Además, como la eliminación renal de hipoxantina y xantina es por lo menos 10 veces más alta que la del ácido úrico, la mayor cantidad de xantina e hipoxantina en la orina, no presenta problemas de nefrolitiasis.

Farmacocinética.

El allopurinol se absorbe por vía digestiva, apareciendo en el plasma 30 a 60 minutos luego de su administración oral. Su biodisponibilidad es del 67 al 90%. Los niveles plasmáticos son máximos aproximadamente a las 1,5 horas y de 3 a 5 horas para el allopurinol y el oxipurinol, respectivamente. El volumen de distribución es cercano a 1,6 l/kg. El allopurinol se metaboliza por la acción de la xantino-oxidasa y aldehído oxidasa a oxipurinol. Aproximadamente el 20% del allopurinol ingerido se excreta en las heces y por orina menos del 10%, sin modificar. La vida media plasmática del allopurinol es de 1 a 2 horas. El oxipurinol tiene una vida media más larga (13-30 horas). Por este motivo se logra la inhibición de la xantina oxidasa durante 24 horas con una única dosis diaria. El oxipurinol se excreta por orina sin alteraciones y se reabsorbe por los túbulos renales. En pacientes de edad avanzada, no se han evidenciado modificaciones en la cinética del fármaco, a excepción de los pacientes con insuficiencia renal. En la insuficiencia renal, la eliminación de oxipurinol y allopurinol se encuentra reducida, con aumento de los niveles plasmáticos cuando el tratamiento es prolongado. Se debe considerar una disminución de la dosis a administrar en estos casos.

Calim ImpuestosCalim Impuestos

Indicaciones.

Tratamiento de la gota. Artropatía urática, gota tofácea, aún cuando se asocia a litiasis úrica, hiperuricosuria o insuficiencia renal. Tratamiento de hiperuricemias sintomáticas primarias o secundarias (hiperuricemia iatrogénica, hemopatías, nefropatías). Litiasis por oxalato de calcio recurrentes, asociadas a hiperuricosuria tras fallar la hidratación y la dietoterapia. Prevención y tratamiento de la litiasis úrica. Déficit de las enzimas hipoxantinaguanina-fosforribosiltransferasa (síndrome de Lesch Nyhan) o glucosa - 6 fosfatasa, con producción aumentada de ácido úrico. En aquellos cuadros con aumento de la destrucción celular, como en las neoplasias y síndromes mieloproliferativos. El incremento en los niveles de uratos puede ocurrir espontáneamente o luego de la quimioterapia.

Dosificación.

La posología de ALLOPURINOL GADOR RETARD se determinará según la gravedad del cuadro. La dosis habitual es de 200 a 300 mg/día para la gota leve. En la gota tofácea moderadamente severa es de 400 a 600 mg/día. Como recomendación se debe iniciar el tratamiento con dosis bajas, para reducir el riesgo de una posible crisis aguda de gota, es decir 100 mg/día e ir aumentado la dosis en forma progresiva. Dosis mínima efectiva:100 a 200 mg/día. Dosis por peso corporal: 2 a 10 mg/kg/día. Dosis máxima: 800 mg/día. ALLOPURINOL GADOR RETARD puede ser administrado en una sola dosis de 300 mg o dividir la dosis en varias tomas al día. Cuando la dosis supera los 300 mg es adecuado administrarlo en forma fraccionada. En pacientes tratados con colchicina y/o antiinflamatorios, se aconseja seguir con éstos fármacos hasta que el nivel sérico de ácido úrico se encuentre dentro del rango normal y no hayan ocurrido crisis agudas de gota en los últimos meses. Este medicamento es mejor tolerado cuando se lo administra después de las comidas. Es aconsejable aportar una cantidad suficiente de líquido, generando de esta forma un volumen urinario no menor de dos litros por día, conservando la neutralidad o alcalinidad de la orina. La dosis recomendada como prevención de la nefropatía por ácido úrico durante una quimioterapia antineoplásica, es de 600 a 800 mg/día por 48 a 72 horas asociado a una hidratación abundante. En aquellos niños entre 6 y 10 años de edad, con hiperuricemia secundaria a cuadros malignos, pueden administrarse 300 mg/día. En pacientes menores de 6 años de edad este producto no debe ser administrado.Tanto el allopurinol como sus metabolitos, se eliminan por vía
renal, por lo cual puede ocurrir su acumulación en pacientes con deterioro de la función renal, siendo necesario reducir la dosis de allopurinol. Se aconseja una dosis de 200 mg/día de allopurinol en pacientes con una eliminación de creatinina, entre 10-20 ml/min. Si la eliminación de creatinina es < 10 ml/min, la dosis recomendada no debe sobrepasar los 100 mg/día o usar dosis únicas de 100 mg a intervalos mayores de un día. Las recomendaciones aportadas previamente para el tratamiento de la gota son útiles para el tratamiento de mantenimiento en la hiperuricemia secundaria. En pacientes de edad avanzada, se indicará la menor dosis que conlleve a una reducción óptima de los niveles de ácido úrico. En pacientes con hiperuricemia con cálculos recurrentes de oxalato de calcio, la dosis de es de 300 mg/día. En aquellos pacientes con insuficiencia hepática, debe reducirse la posología de allopurinol. Se aconseja el control periódicamente de la función hepática, particularmente al comienzo del tratamiento.

Calim ImpuestosCalim Impuestos

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad a sus componentes. Tratamiento de un ataque agudo de gota; la terapia de profilaxis puede ser iniciada una vez que el ataque agudo haya desaparecido por completo y que el paciente se encuentre en tratamiento con agentes antiinflamatorios. Embarazo. Lactancia. Insuficiencia renal severa. Pacientes con intolerancia a la lactosa o al almidón de maíz deberán abstenerse de ingerir éste medicamento.

Reacciones adversas.

Son usualmente raras y la mayoría de carácter leve. La incidencia es mayor en presencia de alteración renal y/o hepática. Según la disposición de ANMAT N° 5904/1996 las reacciones adversas se clasifican en función de su frecuencia en: frecuentes > 10%, ocasionales 1-10%, raras < 1%. Reacciones cutáneas Ocacionales: erupción cutánea. Raras: angioedema, alopecia, necrólisis epidérmica tóxica, decoloración del cabello, síndrome de Stevens Johnson y erupciones cutáneas medicamentosas. Son las más comunes y pueden aparecer en cualquier momento del tratamiento. Estas reacciones pueden ser prurito, maculopápulas, a veces aparece descamación, otras veces aparición de lesiones purpúricas y raramente, exfoliación. El tratamiento con allopurinol deberá interrumpirse inmediatamente si se producen tales reacciones. Después de la recuperación de las reacciones leves, se puede reiniciar el tratamiento a una dosis menor (como 50 mg/día), incrementándola de forma gradual. Si se produce rash, se deberá retirar permanentemente. Hipersensibilidad generalizada Raras: cuadros de hipersensibilidad, linfoadenopatía angioinmunoblástica. Raramente se han producido reacciones cutáneas asociadas con exfoliación, fiebre, linfadenopatía, artralgia y/o eosinofilia que se asemejan al síndrome de Stevens-Johnson y/o al de Lyell. La vasculitis asociada a allopurinol y la respuesta tisular se pueden manifestar de formas diversas incluyendo hepatitis, colangitis aguda, cálculos de xantina e insuficiencia renal y más raramente, epilepsia. El shock anafiláctico ha sido informado muy raramente. Si se producen esas reacciones, el allopurinol se deberá interrumpir de forma inmediata y permanente. Los corticosteroides pueden ser beneficiosos en esas situaciones. Cuando se presentaron reacciones de hipersensibilidad generalizadas, por lo general se produjo también una alteración renal o hepática, particularmente cuando estas reacciones tuvieron una consecuencia fatal. Pueden ocurrir cuadros multiorgánicos con diferentes combinaciones de reacciones de hipersensibilidad de tipo retardado, también llamados DRESS, que pueden incluir los siguientes síntomas y/o signos: vasculitis, artralgias, eosinofilia, fiebre, pruebas anormales de función hepática, paseudolinfoma, erupciones cutáneas, linfoadenopatía, leucopenia, hepato-esplenomegalia, síndrome de desaparición del conducto biliar (con destrucción de los conductos biliares intrahepáticos). Órganos como el páncreas, hígado, miocardio, colon, pulmón, pueden encontrarse comprometidos. En estos casos debe suspenderse la administración en forma inmediata y permanente. Linfadenopatía angioinmunoblástica Muy raramente se ha descrito esta patología tras la biopsia de una linfadenopatía generalizada. Parece ser reversible tras la interrupción del tratamiento con allopurinol. Trastornos hepatobiliares Raras: aumento asintomático de las pruebas de función hepática, hepatitis (tanto necrosis hepática como hepatitis granulomatosa). Se ha descripto la presencia de cuadros de alteración de la función hepática sin evidencia obvia de una hipersensibilidad más generalizada. Alteraciones gastrointestinales Raras: se registraron náuseas, diarrea y vómitos. Las náuseas y vómitos se pueden evitar tomando el allopurinol tras las comidas. Tanto la hematemesis recurrente como la esteatorrea han sido consideradas como efectos adversos raros. Sangre y sistema linfático Raras: trombocitopenia, agranulocitosis y anemia aplásica, particularmente en individuos con la función hepática y/o renal alterada, remarcando la necesidad de precaución especial en este grupo de pacientes. Leucopenia, granulocitosis, leucocitosis, eosinofilia y aplasia pura de células rojas. Misceláneas Se han observado cristales de xantina en tejido muscular de pacientes tomando allopurinol, aunque esto parece no tener significancia clínica. Una buena ingesta de líquidos debería asegurar una adecuada excreción urinaria, ante el incremento de la concentración de xantina resultante de la acción del allopurinol, previo al depósito de la xantina en los tejidos. Otros efectos adversos raros Urolitiasis, fiebre, malestar general, astenia, cefalea, vértigo, ataxia, somnolencia, coma, depresión, parálisis, parestesia, neuropatía, alteraciones visuales, cataratas, cambios maculares, cambio del gusto, estomatitis, cambios en los hábitos intestinales, infertilidad, impotencia, polución nocturna, diabetes mellitus, hiperlipemia, forunculosis, angina, hipertensión, bradicardia, edema, uremia, hematuria, ginecomastia y dolor muscular.

Calim ImpuestosCalim Impuestos

Precauciones.

Generales Durante el tratamiento se deberán realizar controles de la función renal y hepática, especialmente durante el primer mes de tratamiento. La terapia debe estar siempre acompañada por medidas higiénico-dietéticas adecuadas (aumento del aporte hídrico, reducción del aporte de proteínas animales, alimentación rica en sodio y oxalato, aporte excesivo de calcio). Interacciones medicamentosas Anticoagulantes cumarínicos. Tras la administración concomitante con allopurinol, se han notificado un incremento del efecto anticoagulante de la warfarina y anticoagulantes cumarínicos. Deberán realizarse los controles adecuados a aquellos pacientes bajo tratamiento anticoagulante. Arabinósido de adenina. La vida media plasmática del arabinósido de adenina aumenta en presencia de allopurinol. Vigilar más, para reconocer los efectos tóxicos aumentados. Didanosina. Durante el tratamiento conjunto con allopurinol 300 mg/día, se han registrado aumento del AUC y la Cmax plasmática de didanosina cercanos al doble, sin cambios en la vida media. No se recomienda la administración conjunta de estos fármacos. De ser inevitable su uso concomitante, reducir la dosis de didanosina y controlar al paciente. Salicilatos y agentes uricosúricos. El oxipurinol, principal metabolito de allopurinol y activo por sí mismo, se excreta por vía renal de forma similar a los uratos. Por ello, los fármacos con actividad uricosúrica como probenecid, o dosis altas de salicilatos, pueden acelerar la excreción de oxipurinol. Esto puede disminuir la actividad terapéutica del allopurinol. 6-mercaptopurina y azatioprina. Cuando se administran por vía oral concomitantemente con allopurinol, sólo se debe administrar la cuarta parte de la dosis de 6-mercaptopurina o azatioprina, ya que la inhibición de la xantina oxidasa prolongará su actividad. La reducción de la dosis debe efectuarse para evitar llevar la droga a niveles tóxicos. Clorpropamida. Si se administra allopurinol concomitantemente con clorpropamida cuando la función renal es escasa, puede haber un riesgo aumentado de actividad hipoglucémica prolongada. Captopril. El riesgo de reacciones cutáneas puede encontrarse aumentado, tras la administración conjunta de captopril y allopurinol, en especial en pacientes con deterioro crónico de la función renal. Fenitoína. allopurinol puede inhibir la oxidación hepática de fenitoína, pero no se ha demostrado la significación clínica de esto. Teofilina. Se ha reportado inhibición del metabolismo de la teofilina, debido a que la xantino oxidasa interviene en su biotransformación. Los niveles de teofilina deberían ser monitoreados en los pacientes que comienzan o incrementan la terapia con allopurinol. Ciclosporina. Los reportes sugieren que las concentraciones plasmáticas de ciclosporina, pueden ser incrementadas durante el tratamiento combinado con allopurinol. La posibilidad de la toxicidad con la co-administración deberá ser considerada. Ciclofosfamida, doxorrubicina, bleomicina, procarbazina, mecloretamina (hidrocluro de mustina). Se ha reportado entre los pacientes con enfermedad neoplásica (con excepción de leucemia), un incremento de la supresión de la médula ósea, causado por la ciclofosfamida y otros agentes citotóxicos, en presencia de allopurinol. Sin embargo, en un estudio controlado con pacientes tratados con ciclofosfamida, procarbazina, mecloretamina, doxorrubicina y bleomicina, el allopurinol no provocó un aumento en la reacción tóxica de estos agentes. Ampicilina, amoxicilina. El incremento en la frecuencia de rash cutáneo ha sido reportado en pacientes que reciben ampicilina o amoxicilina concomitantemente con allopurinol, comparado con pacientes que no reciben esta combinación. La causa que reporta esta asociación no ha sido establecida, por lo tanto se recomienda la utilización de un antibiótico alternativo a la ampicilina o a la amoxicilina en aquellos pacientes que reciban allopurinol. Embarazo No existe información adecuada sobre la seguridad en humanos de allopurinol durante el embarazo. Los datos provenientes de estudios en animales muestran resultados dispares. Debe utilizarse durante el embarazo sólo en aquellos casos donde el beneficio potencial, justifique el riesgo potencial para la madre y el feto. Lactancia Uso en pediatría Allopurinol y su metabolitos aparecen en la leche humana, es por ello que no se recomienda su uso. Su uso se encuentra limitado a aquellos niños que padecen hiperuricemia secundaria a procesos malignos o a ciertos trastornos congénitos en el metabolismo de las purinas. Efectos en la habilidad para conducir y usar máquinas Se han reportado reacciones adversas tales como somnolencia, vértigo y ataxia en pacientes que recibían allopurinol por lo tanto, hasta que no se establezca que el allopurinol no afecta negativamente el rendimiento, usar con precaución antes de conducir o usar maquinarias

Advertencias.

La hiperuricemia asintomática per se, no es una indicación de allopurinol. Si otras situaciones sugieren la necesidad del allopurinol, se debe empezar con dosis bajas (50 a 100 mg/día) para reducir el riesgo de reacciones adversas y sólo se debe aumentar si la respuesta del urato sérico no es satisfactoria. Se debe tener precaución especial si la función renal está alterada. El allopurinol se deberá interrumpir permanentemente en el momento que aparezcan los primeros signos de intolerancia al fármaco. El allopurinol se deberá interrumpir tan pronto como aparezca una erupción y/o rash cutáneo o se tengan evidencias de hipersensibilidad al compuesto. Estas pueden ocurrir en cualquier momento del tratamiento. Si el cuadro cutáneo ha sido leve y una vez que haya remitido, puede considerarse, de ser necesario, reiniciar el tratamiento con una dosis menor (50 mg/día), con aumentos graduales de la misma. Si el cuadro recidiva, deberá interrumpirse en forma definitiva el tratamiento con allopurinol, ya que pueden ocurrir reacciones de hipersensibilidad más graves. Se deberá considerar la reducción de la dosis en presencia de alteración hepática o renal. Se ha descripto muy raramente trombocitopenia, agranulocitosis y anemia aplásica, especialmente en pacientes con función renal o hepática alterada, por lo cual se debe tener precaución en este grupo de pacientes. Se recomienda utilizar con precaución allopurinol en aquellos pacientes en tratamiento para la hipertensión arterial o insuficiencia cardíaca, con fármacos como inhibidores de la ECA y/o diuréticos, debido a los trastornos en la función renal que pueden presentarse. Ataques agudos de gota. En las etapas iniciales de tratamiento con allopurinol, se puede precipitar un ataque de artrosis gotosa. Por ello, se recomienda dar como profilaxis un agente antiinflamatorio adecuado o colchicina (0,5 mg 3 veces al día), durante al menos un mes (consultar bibliografía correspondiente). No se debería iniciar el tratamiento hasta que el ataque agudo de gota haya transcurrido en forma completa. Si se presenta un ataque agudo en un paciente que recibe allopurinol, se deberá seguir con la misma dosis, al mismo tiempo que se trata el ataque agudo con un antiinflamatorio. Depósito de xantinas. En los procesos clínicos en los que la formación de urato está muy aumentada (p. ej., enfermedades malignas y su tratamiento, síndrome de Lesch-Nyhan, etc.) la concentración absoluta de xantina en la orina, podría, aumentar lo suficiente como para permitir el depósito en el tracto urinario. Este riesgo se puede minimizar mediante una hidratación adecuada para alcanzar la dilución urinaria óptima. Papel del ácido úrico en la litiasis renal. La terapia adecuada con allopurinol conduce a la disolución de los grandes cálculos renales pélvicos de ácido úrico, con la posibilidad remota de que se queden retenidos en el uréter. Mantener un volumen urinario de al menos 2 litros por día y un pH urinario entre 6.4-6.8, en el tratamiento de los cálculos de ácido úrico y en la gota renal. En la práctica clínica el efecto neto de la asociación de allopurinol con un agente uricosúrico puede ser beneficioso en algunos pacientes, siempre y cuando no exceda la capacidad funcional renal para eliminar el ácido úrico. La hiperuricemia puede ser primaria, como en la gota o secundaria a una condición grave como la leucemia, policitemia vera, mieloma múltiple o psoriasis. También puede producirse durante los tratamientos con diuréticos, diálisis renal, lesiones renales o dietas salvajes. La hiperuricemia asintomática no es una indicación para el tratamiento con allopurinol (ver Indicaciones). Tratamiento en los casos de alto recambio de uratos, como neoplasia o síndrome de Lesch-Nyhan. Se aconseja corregir la hiperuricemia existente y/o la hiperuricosuria con allopurinol antes de empezar la terapia citotóxica. Es importante asegurar la hidratación adecuada para mantener la diuresis óptima e intentar la alcalinización de la orina para aumentar la solubilidad de uratos/ácido úrico en orina. Se deberá mantener la dosis de allopurinol en el rango menor. Si una nefropatía por uratos u otra patología ha comprometido la función renal, se deberá seguir las recomendaciones previamente descriptas (ver Posología y Forma de administración). Estas medidas pueden reducir el riesgo de depósito de xantina y/o oxipurinol, que complica la situación clínica. En el caso de desarrollo de linfoadenopatía angioinmunoblástica, esta puede cesar tras la suspensión del fármaco. Síndrome de Stevens Johnson, necrólisis epidérmica tóxica y síndrome de hipersensibilidad. Allopurinol puede producir cuadros de hipersensibilidad desde exantema maculopapular, síndrome de Stevens Johnson, necrólisis epidérmica tóxica, síndrome de hipersensibilidad (DRESS), que pueden presentarse en cualquier momento del tratamiento. En estos casos, allopurinol debe suspenderse en forma inmediata. No se debe reanudar el tratamiento en pacientes que han presentado síndrome de hipersensibilidad, síndrome de Stevens Johnson o necrólisis epidérmica tóxica. Los corticoides pueden ser útiles en los cuadros de hipersensibilidad. Los pacientes deben ser informados sobre los síntomas y signos, así como controlar el desarrollo de cuadros cutáneos. El síndrome de Stevens Johnson y necrólisis epidérmica tóxica suelen presentarse con mayor riesgo en las primeras semanas de tratamiento, y el diagnóstico temprano, así como la interrupción inmediata de cualquier medicamento sospechoso, ha logrado el mejor resultado en el manejo del mismo. Ha sido demostrada la asociación del alelo HLA-B* 5801 con el riesgo de desarrollo de síndrome de Stevens Johnson, necrólisis epidérmica tóxica y síndrome de hipersensibilidad. Si es conocida la portación de este alelo, el uso de allopurinol debe ser considerardo, si los beneficios superan los posibles riesgos. Se deben realizar controles y el paciente debe ser informado de la necesidad de suspender el tratamiento en forma inmediata ante la aparición de síntomas. Este medicamento contiene lactosa. Aquellos pacientes con intolerancia hereditaria a la galactosa, problemas en la absorción de glucosa, insuficiencia de lactasa de Lapp o problemas en la absorción de galactosa no deben tomar este medicamento.

Conservación.

Conservar a temperatura ambiente entre 15°C y 30°C.

Sobredosificación.

No hay disponibles, hasta el momento, reportes de sobredosis o de intoxicación aguda. La reacción más común sería la intolerancia gastrointestinal. La hidratación adecuada para mantener la diuresis óptima facilita la excreción de allopurinol y sus metabolitos. Si se considera necesario, se podrá dializar al paciente. Tratamiento orientativo inicial de la sobredosis: luego de la cuidadosa evaluación clínica del paciente, de la valorización del tiempo transcurrido desde la ingesta o administración, de la cantidad de tóxicos ingeridos y descartando la contraindicación de ciertos procedimientos, el profesional decidirá la realización o no del tratamiento general de rescate: vómito provocado o lavado gástrico, carbón activado, purgante salino (45 a 60 minutos luego del carbón activado), hemodiálisis o aquellos procedimientos terapéuticos que considere necesarios. "Ante la eventualidad de una sobredosificación, concurrir al Hospital más cercano o comunicarse con los centros de Intoxicaciones: Hospital de Pediatría Ricardo Gutiérrez - Buenos Aires: (011) 4962-6666/2247. Hospital Nacional Alejandro Posadas - Haedo (Provincia de Buenos Aires): (011) 4654-6648/4658-7777. Optativamente otros centros de intoxicaciones."

Presentación.

Envases conteniendo 30 comprimidos de liberación prolongada.

Revisión.

11/2014.

Principios Activos de Allopurinol Gador Retard

Patologías de Allopurinol Gador Retard

Laboratorio que produce Allopurinol Gador Retard