ACIVAL®

GEMINIS FARMAC.

Bloqueante selectivo de los canales de calcio con predominio de acción vascular.

Composición.

Cada comprimido recubierto contiene: Nimodipina Micronizada 30 mg.

Indicaciones.

Prevención y tratamiento del déficit neurológico isquémico secundario a vasoespasmo como consecuencia de una hemorragia subaracnoidea por ruptura aneurismática.

Dosificación.

En la prevención y el tratamiento del déficit neurológico debido al vasoespasmo post-hemorragia subaracnoidea: 2 comprimidos cada 4 horas, durante 7-14 días. Esta posología de orientación podrá ser modificada según el criterio médico. Los intervalos entre las tomas no deben ser inferiores a 4 horas. Los comprimidos se tomarán sin masticar con un poco de líquido, preferentemente 1 hora antes o 2 horas después de las comidas. Las alteraciones graves de la función hepática, en particular la cirrosis, o de la función renal, pueden incrementar la biodisponibilidad y consecuentemente los efectos secundarios, p.ej. la hipotensión arterial. En esos casos, se adaptará la dosis en función de los controles tensionales y, de ser necesario, se reducirá la posología.

Contraindicaciones.

Embarazo. Lactancia. Daño renal severo (filtración glomerular < 20 ml/min). Insuficiencia hepática. Descompensación cardíaca. Hipersensibilidad a cualquier componente de la fórmula. Pacientes con infarto de miocardio en curso o dentro de primer mes de producido. Angor inestable.

Reacciones adversas.

Ocasionalmente se han reportado los siguientes efectos secundarios: 1- SNC: insomnio, cefalea, agitación motora, animo depresivo, excitación, agresividad, somnolencia, mareo, sensación de debilidad. 2- Gastrointestinales: náusea, anorexia, vómitos, malestar gastrointestinal. En muy raros casos: íleo, hemorragia gastrointestinal. 3- Cardiovasculares: bradicardia, taquicardia, hipotensión (especialmente en pacientes que registraban valores altos de TA al comienzo del tratamiento), palpitaciones, edemas periféricos, hipertensión, hematoma, trombosis venosa, insuficiencia cardíaca congestiva. 4- Hepáticos: aumento de las transaminasas, de la fosfatasa alcalina o de la gammaglutaril transferasa, ictericia, hepatitis. 5- Dermatológicos: enrojecimiento de la cara, diaforesis, prurito. 6- Sanguíneos: trombocitopenia, anemia, coagulación intravascular diseminada, hiponatrenia. 7- Pulmonares: sibilancias.

Precauciones.

Uso en la población geriátrica: debe ser administrado con cautela debido a la alta frecuencia con la que presentan alteración a nivel de la función renal, hepática y cardíaca principalmente. Tensión arterial: La nimodipina posee los efectos hemodinámicos de los bloqueantes de los canales de calcio, aunque dichos efectos no son marcados. La tensión arterial debe monitorearse cuidadosamente durante el tratamiento con nimodipina. Enfermedad hepática: El metabolismo de la nimodipina disminuye en pacientes con trastorno de la función hepática. En dichos pacientes la tensión arterial y el pulso deben controlarse cuidadosamente y deben darse dosis menores a las recomendadas. Embarazo: La nimodipina sólo debe usarse durante el embarazo si el beneficio potencial justifica los riesgos potenciales para el feto. Lactancia: las madres medicadas con nimodipina no deben amamantar a sus hijos. Uso pediátrico: La seguridad y eficacia no ha sido establecida.

Advertencias.

Debe ser utilizado con cautela en pacientes que presentan edema cerebral o cuya presión intracraneana se encuentra aumentada. Uso en la población geriátrica: El tratamiento utilizado en pacientes añosos debe ser administrado con cautela debido a la alta frecuencia con la que presentan alteración a nivel de la función renal, hepática y cardíaca principalmente. Tensión arterial: La nimodipina posee los efectos hemodinámicas de los bloqueantes de los canales de calcio, aunque dichos efectos no son marcados. En pacientes con hemorragia subaracnoidea que recibieron nimodipina en ensayos clínicos, se encontró que en un 5% de los mismos se produjo reducción de la tensión arterial y alrededor de 1% abandono el tratamiento debido a este efecto. La tensión arterial debe monitorearse cuidadosamente durante el tratamiento con nimodipina. Enfermedad hepática: El metabolismo de la nimodipina disminuye en pacientes con trastorno de la función hepática. En dichos pacientes la tensión arterial y el pulso deben controlarse cuidadosamente y deben darse dosis menores a las recomendadas. En raras oportunidades se han reportado pseudo-obstrucción intestinal e íleo en pacientes tratados con nimodipina. A pesar de ello no se ha demostrado la relación causal. Este efecto responde a un manejo conservador. Insuficiencia renal: la necesidad de un tratamiento en pacientes con insuficiencia renal severa (filtrado glomerular < 20 ml/min) debe ser cuidadosamente considerada y el paciente debe ser examinado regularmente. Carcinogénesis - Mutagénesis - Trastornos de la fertilidad: Se ha observado en ratas tratadas durante dos años con dosis de 91 a 121 mg/kg/día de nimodipina altas incidencias de adenocarcinoma de células de Leydig. Sin embargo cuando se comparo con el grupo que recibió placebo las diferencias no fueron estadísticamente significativas. La nimodipina, en diversos ensayos con animales, no demostró propiedades mutagénicas. En casos de fertilización "in vitro" se ha asociado a los antagonistas del calcio con cambios bioquímicos reversibles en la porción cefálica de los espermatozoides que podrían resultar en una función espermática alterada. Embarazo: No existen estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas que hayan evaluado el efecto de la nimodipina sobre el feto humano. La nimodipina solo debe usarse durante el embarazo si el beneficio potencial justifica los riesgos potenciales para el feto. Lactancia: La nimodipina y sus metabolitos alcanzan altas concentraciones en leche materna de ratas. Se desconoce si la droga se elimina por leche humana. Por lo tanto las madres medicadas con nimodipina no deben amamantar a sus hijos. Uso pediátrico: La seguridad y eficacia no ha sido establecida. Efectos sobre la capacidad de conducir vehículos y utilizar maquinarias: La habilidad de conducir vehículos o utilizar maquinarias puede verse afectada en relación con la posible aparición de mareos.

Interacciones.

Drogas que afectan a nimodipina: Nimodipina se metaboliza a través del sistema citocromo P450 3A4, localizado tanto en la mucosa intestinal como en el hígado. Los medicamentos que inhiben o inducen este sistema enzimático, pueden por lo tanto alterar la metabolización hepática o la depuración de nimodipina. Rifampicina: es de esperar que la Rifampicina acelere el metabolismo de nimodipina debido a inducción enzimática, por lo tanto, la eficacia de Acival puede verse reducida en forma significativa cuando se administran concomitantemente. La administración concomitante está contraindicada (ver Contraindicaciones). Fenobarbital, fenitoina o carbamazepina: inducen la citocromo P450 3A4. La administración concomitante de antiepilépticos de acción prolongada como fenobarbital, fenitoina o carbamazepina puede reducir marcadamente la biodisponibilidad de la nimodipina oral. Por esta razón no se recomienda la administración simultanea de ACIVAL® (ver Contraindicaciones). Antibióticos macrólidos (Ej: eritromicina): no se realizaron estudios de interacción entre nimodipina y antibióticos macrólidos. Ciertos antibióticos macrólidos inhiben al sistema citocromo P450 por lo que la potencial interacción entre drogas a este nivel no puede descartarse. Por tal razón, los antibióticos macrólidos no deberán utilizarse en combinación con nimodipina. La azitromicina, si bien estructuralmente relacionada con los antibióticos macrólidos, carece de efecto inhibidor sobre el sistema citocromo CYP3A4. Inhibidores de la proteasa del VIH (Ej: ritonavir): no se efectuaron estudios formales de interacción entre nimodipina y los anti VIH inhibidores de las proteasa. Se ha informado que las drogas de esta clase son potentes inhibidores del sistema citocromo P450 3A4. Por tal razón no se puede descartar un potencial, marcado y clínicamente relevante incremento de las concentraciones plasmáticas de nimodipina luego de una coadministración de ambas drogas. Nefazodona: aunque no se han realizado estudios formales de interacción entre nimodipina y nefazodona no se puede descartar un potencial incremento de las concentraciones plasmáticas de nimodipina por la acción inhibitoria del sistema citocromo P450 3A4 por parte de la nefazodona. Fluoxetina: la administración conjunta de nimodipina y fluoxetina produjo una elevación de las concentraciones de nimodipina de alrededor del 50%. La exposición de la fluoxetina decreció marcadamente, mientras su metabolito norfluoxetina no se vio afectado. Quinupristina/dalfopristina: en base a la experiencia con nifedipina, la coadministración de nimodipina con quinupristina/dalfopristina podría llevar a un incremento en la concentración plasmática de nifedipina. Ácido valproico: la administración simultánea del anticonvulsivante puede aumentar la concentración plasmática de nimodipina. Cimetidina: la administración simultánea del antagonista H2 cimetidina puede aumentar la concentración plasmática de nimodipina. Nortriptilina: la administración concomitante contínua de nimodipina y nortriptilina provocó una ligera disminución de la exposición a nimodipina sin que se afectaran las concentraciones plasmáticas de nortriptilina. Efecto de nimodipina sobre otras drogas: Drogas antihipertensivas: En pacientes hipertensos tratados con antihipertensivos, ACIVAL® puede potenciar el efecto del tratamiento hipotensor. Deben evitarse en lo posible combinaciones con otros antagonistas del calcio (p.ej. nifedipina, diltiazem, verapamilo) y la alfa-metildopa. Sin embargo, si la administración combinada fuera inevitable deberá mantenerse al paciente estrictamente controlado. Zidovudina: En un estudio realizado en simios, la administración concomitante de zidovudina y nimodipina produjo un aumento significativo del área bajo la curva de zidovudina, mientras que el volumen de distribución y su eliminación se redujeron significativamente. La asociación de estas dos sustancias deberá emplearse con precaución debido a que se conoce que los efectos adversos de la zidovudina se encuentran relacionados con la dosis. Interacción con alimentos: el jugo de pomelo: inhibe el sistema del citocromo P450 3A4. La administración conjunta provoca concentraciones plasmáticas elevadas y una acción prolongada de nimodipina debido a reducción en el metabolismo de primer paso o reducción del clearence. Por lo tanto, el efecto hipotensor puede resultar aumentado. Se deberá evitar ingerir jugo de pomelo cuando se esté administrando nimodipina. En caso de administración simultánea con medicamentos potencialmente nefrotóxicos (p.ej. los aminoglucósidos y/o las cefalosporinas asociadas a la furosemida), así como en los pacientes cuya función renal es insuficiente, la disfunción puede agravarse. En tales casos, se indica una vigilancia particular de la función renal. El mínimo empeoramiento de la función renal debe hacer considerar la interrupción del tratamiento.

Presentación.

ACIVAL® 30 mg: envases conteniendo 30 y 60 comprimidos recubiertos.

Principios Activos de Acival

Laboratorio que produce Acival